Nick Kyrgios volvió a ser campeón, tres años después: “He estado en lugares oscuros y muchos me ayudaron a salir”

·6  min de lectura
Nick y Costeen, de vacaciones en Nassau
Nick y Costeen, de vacaciones en Nassau

Siempre polémico. Se lleva bastante mal con los umpires. Grita en la cancha. Gesticula. Se queja en las conferencias de prensa del trato que recibe de parte de los medios, sobre todo cuando lo critican por sacar de abajo. “No hacen lo mismo cuando eso lo practican otros jugadores”. A veces, con situaciones ridículas, como en el último Wimbledon, cuando se puso a comer una vianda de sushi en medio del contacto con los medios posterior a un partido y casi sin alzar la vista. El australiano Nick Kyrgios es un personaje muy particular del ATP Tour y no va a cambiar a los 27 años.

Kyrgios y su novia, Costeen, en la sala de prensa
Kyrgios y su novia, Costeen, en la sala de prensa

Hace poco más de un mes vivió un Grand Slam espectacular: fue finalista de Wimbledon. Un certamen especial, que no otorgó puntos esta vez (por la decisión del ATP Tour de proscribir a tenistas rusos y bielorrusos a causa de la invasión a Ucrania), pero que jamás perderá la gloria que implica triunfar en el All England. La victoria no fue suya: quedó en manos del serbio Novak Djokovic (su título 21 de Grand Slam), con quien mantuvo un enfrentamiento público por años. Pero terminaron a las bromas en la cancha central de la Catedral luego del partido decisivo, recordando los mensajes previos en las redes sociales y hasta pactando una comida juntos. Ambos hablaron con humor del nuevo “Bromance” del mundo del tenis.

Kyrgios se tomó sus vacaciones, merecidas, en Bahamas con su actual pareja, la bella influencer Costteen Hatzi, de 21 años y oriunda de Brisbane. Considerada como la “Victoria Beckham del tenis”, por sus permanentes presentaciones de marcas de indumentaria, es graduada en psicología y le gusta presumir en las redes sociales. No es precisamente un personaje de bajo perfil. Pero pocos se animarían a decir en su entorno que perjudica a un personaje irascible como Kyrgios: por el contrario, afirman que en Costeen encuentra una contención, oídos que captan sus necesidades en los tiempos de soledad y de interrogantes. Que le cambió la cabeza luego de su traumática y delicada relación con la italiana Chiara Passari, que lo acusó de agresión. Otra parece ser la vida que transita junto a Costeen: disfrutan durante los torneos de salir juntos a pasear, ir de compras a las grandes tiendas, compartir comidas románticas. Juntos disfrutaron de ese momento de esparcimiento junto al mar en Nassau, un lugar soñado. Para recargar energías.

Kyrgios pide consejos una espectadora: una receta repetida en Washington
Kyrgios pide consejos una espectadora: una receta repetida en Washington - Créditos: @Carolyn Kaster

Y volvió renovado. Hacía tres años que no ganaba un título de ATP. Demasiado tiempo para un talentoso como él. Curiosamente había sido en el Citi Open, en Washington, un ATP 500 sobre canchas duras, que sirve como preparación para el US Open, el último Grand Slam de la temporada. Y vaya coincidencia, aquella vez Kyrgios protagonizó un momento peculiar que repitió esta vez: consultarle a un aficionado/a sobre dónde ejecutar su servicio en el siguiente punto. Aquella vez en un partido ante el griego Stefanos Tsitsipas; ahora, frente a Marcos Girón. Como una suerte de coach momentáneo.

Cábala o no, Kyrgios volvió a ser campeón en Washington. Fue su título número 7, todos sobre cemento. Y lo consiguió sin ceder el saque en toda la semana, lo cual habla a las claras de su nivel. Sacó 64 veces en sus seis partidos y todos los games fueron suyos. En la final, “el excéntrico”, como lo llaman algunos en el circuito, con un total de 12 aces, derrotó al japonés Yoshihito Nishioka (96° del mundo) por 6-4 y 6-3, en 1h21m. Un triunfo que le permitirá escalar en el ranking mundial más de 20 puestos, para meterse desde este lunes en el top 40. Será el 37°, para ser precisos. Todavía lejos de 13° lugar que llegó a ocupar a fines de 2016. Pero también distante del 95° con el que cerraba la temporada en 2021. La etapa de las tinielas, según propia consideración.

Kyrgios recargado: no perdió el saque en toda la semana en Washington
Kyrgios recargado: no perdió el saque en toda la semana en Washington

Durante el partido, Kyrgios regaló parte de su magia. Como en ocasión de su victoria anterior sobre el local frances Tiafoe. Una maravilla de la que siguió hablándose cada día en el club. Ahora, Kyrgios volvió a ganarle a Nishioka: es la cuarta vez en igual cantidad de enfrentamientos. Bromeó con él en la entrega de premios y el japonés celebró la humorada con una carcajada: “Espero que no te retires después de esto”.

Una locura de punto ante Tiafoe

Hasta que le tocó mirar hacia adentro y, siempre sin filtro, sincero, Kyrgios dijo ante el público: “He estado en lugares oscuros, mucha gente me ha ayudado a salir. Estoy demostrando una fortaleza que me da la posibilidad de ganar torneos como este”, señaló. “Quiero agradecer a los jueces de silla, con los que siempre tengo problemas, pero nos hemos llevado bien esta semana”, agregó con una sonrisa.

“Es simplemente muy emotivo para mí. Ver dónde estaba el año pasado a ahora es simplemente una transformación increíble. Salí con mucha energía. Sabía que tenía la experiencia de mi lado hoy. Me encanta esta cancha, he jugado muchos partidos buenos aquí, así que estoy muy contento conmigo”, prosiguió Kyrgios.

“Como dije, he estado en lugares muy oscuros. Sólo ser capaz de darle la vuelta... Hay mucha gente que me ha ayudado a llegar ahí, pero yo misma he demostrado una gran fortaleza para continuar y perseverar y superar todos esos momentos y ser capaz de seguir actuando y ganar torneos como éste”.

Beso de campeón: Kyrgios y Costeen
Beso de campeón: Kyrgios y Costeen

En su camino hacia el título, Kyrgios se deshizo del estadounidense número 53 del mundo Marcos Giron y del 14º cabeza de serie Tommy Paul. Luego venció al cuarto cabeza de serie, Riley Opelka, y al décimo, Frances Tiafoe, el mismo día, antes de derrotar a Mikael Ymer en la semifinal.

Incluyendo su subcampeonato en Wimbledon, Kyrgios ha alcanzado al menos las semifinales en cinco de sus últimos seis torneos.

Y después de ganar la semana pasada en Atlanta su segundo título de dobles con su compatriota Thanasi Kokkinakis, Kyrgios repitió en Washington junto con el estadounidense Jack Sock: vencieron al croata Ivan Dodig y al estadounidense Austin Krajicek en la final por 7-5 y 6-4.

Un lugar paradisíaco luego del subcampeonato en Wimbledon para Nick y Costleen
Un lugar paradisíaco luego del subcampeonato en Wimbledon para Nick y Costleen

La victoria en dobles de Kyrgios también se suma a su triunfo en el Abierto de Australia con su compatriota Thanasi Kokkinakis en enero. Esta semana, Kyrgios tiene previsto jugar en el Masters 1000 de Montreal (debutará ante el argentino Sebastian Báez), antes del comienzo del US Open el 29 de agosto.

El punto de la victoria de Kyrgios