Neuville, Tanak y Sordo: primer triplete de Hyundai en el Mundial de Rallys

·3  min de lectura

Redacción deportes, 11 sep (EFE).- El belga Thierry Neuville, el estonio Ott Tänak y el español Dani Sordo consiguieron para la escudería surcoreana Hyundai el primer triplete de su historia en el Mundial de Rallys al copar el podio en el Acrópolis, retrasando la consecución del título por parte del finlandés Kalle Rovanperä, que tuvo un fin de semana complicado, víctima de un accidente el sábado, y se va de Grecia sin puntuar.

Neuville, ganador con 15 segundos de ventaja sobre Tänak y 1:49.7 sobre Sordo, sólo podía mantenerse en la lucha por el título si en Grecia superaba a Rovanperä en al menos ocho puntos, como ha sucedido, y Tänak tampoco ha dicho su última palabra en el campeonato, mientras que Sordo encadenó su cuarto podio consecutivo y el número 39 de su carrera.

"Esta vez ha habido suerte, porque se han retirado muchos, pero estoy feliz por el equipo. Si hemos hecho triplete es que el equipo se lo merece. Tuvimos algunos malos momentos al principio y la gente de la fábrica se merecía un resultado así", comentó el piloto español.

A falta de tres pruebas, Rovanperä lidera ahora el Mundial con 207 puntos, seguido de Tänak (154) y Neuville (131). Sordo es octavo con 49 unidades.

La retirada del británico Elfyn Evans, por problemas en el turbo de su Toyota Yaris antes de la primera especial del domingo, situaba al equipo Hyundai ante la oportunidad de conseguir el primer triplete de su historia en el Mundial de rallys, y no la dejó escapar.

El galés iba cuarto en la general, y con su abandono el margen de Dani Sordo sobre el cuarto en la general, el francés Pierre-Louis Loubet (Ford Puma), superaba los tres minutos, de ahí que el español adoptara un pilotaje conservador en las dos últimas especiales. Por delante, otros dos pilotos de Hyundai, separados por 29 segundos a falta del último dos tramo: Neuville y Ott, que buscaba su tercera victoria consecutiva en el campeonato.

La decimosexta y última especial, la Wolf Power Stage de 16,9 km, ganada por Tänak, no modificó las posiciones de podio.

El equipo Hyundai había sido el principal beneficiado de un sábado plagado de contratiempos bajo un calor agobiante (casi 40 grados en la Grecia central), con el abandono, por avería mecánica, del nueve veces campeón mundial francés Sébastien Loeb (Ford) cuando iba líder, el accidente del finlandés Kalle Rovanperä y el pinchazo de Loubet.

Rovanperä (Toyota), líder del presente campeonato y vencedor de la edición anterior del Acrópolis, fue otro de los pilotos damnificados en la mañana del sábado, al terminar el tercer tramo del día con importantes daños en la parte trasera del coche tras chocar con un árbol.

El finlandés ya tuvo el mes pasado, en el rally de Bélgica, una primera ocasión para convertirse en el campeón más joven del Mundial, con 21 años, pero un vuelco en la primera jornada de dejó sin opciones.

Sobre las pistas de tierra del norte de Atenas Rovanperä, con 72 puntos de ventaja sobre Ott Tänak al comienzo de esta décima prueba, necesitaba superar al estonio en al menos 18 puntos, pero no se va de Grecia sin puntuar (duodécimo), y habrá de esperar a la próxima cita, el rally de Nueva Zelanda, que comienza el 29 de septiembre, para intentar una nueva sentencia del título.

"He tenido fines de semana buenos y malos, pero este ha sido el peor que he tenido", aseguró Rovanperä.

(c) Agencia EFE