Neozelandesa Hubbard se convierte en primera atleta olímpica transgénero, pero se despide rápido

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Por Martin Petty

TOKIO, 2 ago (Reuters) - Laurel Hubbard, de Nueva Zelanda, hizo historia el lunes al convertirse en la primera atleta abiertamente transgénero que compite en unos Juegos Olímpicos, pero sufrió una decepción al quedar fuera rápidamente de la prueba femenina de más de 87 kilos.

A sus 43 años, Hubbard era la competidora de mayor edad en la prueba de halterofilia de Tokio, en la que su inclusión había suscitado un intenso debate sobre la equidad para las mujeres, la identificación de género y la inclusividad.

Hubbard, quien nació hombre, retomó la halterofilia tras un largo periodo de ausencia del deporte. Era señalada como candidata a una medalla en Tokio tras haber ganado una plata en el campeonato mundial en 2017 y un oro en el campeonato de Oceanía en 2019.

Pero su participación terminó a los 10 minutos de su primer intento, sin lograr levantamientos en sus tres primeros esfuerzos. En el segundo intento superó la barra por encima de su cabeza y lo celebró con los puños cerrados en medio de una fuerte ovación antes de que el movimiento fuera declarado como no válido.

Hubbard no aceptó preguntas de los periodistas tras su salida, pero en breves comentarios agradeció a Japón y al Comité Olímpico Internacional (COI) por su papel en lo que, según ella, hace que el deporte sea accesible para todos.

"No soy del todo ajena a la controversia que rodea mi participación en estos Juegos", dijo Hubbard.

"Y como tal, me gustaría dar las gracias en particular al COI, porque creo que realmente afirma su compromiso con los principios del olimpismo y establece que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y es accesible".

La aparición de Hubbard atrajo a una gran cantidad de medios de prensa a la sede del concurso, con más del triple de asistencia de la que se había visto hasta ahora en la arena para la competición de halterofilia.

Una medalla habría convertido a Hubbard en la levantadora de pesas de mayor edad en subir a un podio olímpico.

Hubbard era elegible para competir en los Juegos desde 2015, cuando el COI emitió unas directrices que permiten a cualquier atleta transgénero competir como mujer siempre que sus niveles de testosterona estuvieran por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de su primera prueba.

(Rreporte adicional de Junko Fujita. Editado en español por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.