Negocios con Abu Dhabi: cómo el fútbol brasileño podría construir su propia Premier League

Gabriel Barbosa, Flamengo, una de las estrellas de la nueva Liga brasileña con modelo Premier League
Gabriel Barbosa, Flamengo, una de las estrellas de la nueva Liga brasileña con modelo Premier League - Créditos: @Fernando Vergara

La percepción de que el fútbol brasileño le saca cada vez más ventaja al fútbol argentino -a nivel de clubes, por supuesto que no desde la perspectiva de sus seleccionados-, podría llegar a ser cada vez más real si los principales clubes brasileños deciden reorganizar su liga profesional en los próximos años. El plan de reestructuración implica cambiar el modo de venta de derechos televisivos, diseñar un esquema de reparto que contemple a 40 clubes y abrirse a una inyección de dinero que el fútbol argentino rechaza por cultura y convicción: capitales extranjeros y fondos de inversión.

La organización de una nueva liga de fútbol profesional en Brasil lleva más de un año de discusiones, pero según afirma un artículo de Financial Times, los tiempos parecen haberse acelerado a partir de dos proyectos que compiten entre sí, para darle cauce a una inversión de 890 millones de dólares del fondo soberano de Abu Dhabi.

No son datos que resulten del todo extraños en las canchas argentinas: AFA también tiene su propio acuerdo de ingresos millonarios con el Consejo de Deportes de Abu Dhabi, que incluyó el amistoso previo al Mundial del Seleccionado -¿una nueva cábala?- y próximas ediciones de la final de la Supercopa Argentina, que pronto jugarán por primera vez Boca y Racing. Brasil analiza ofrecer toda su casa para la negociación, mientras que el fútbol argentino sólo libera algunas habitaciones.

Palmeiras, uno de los equipos fuertes de la Serie A de Brasil que quiere tener un modelo similar al de la Premier League: un campeonato de 20 equipos
Palmeiras, uno de los equipos fuertes de la Serie A de Brasil que quiere tener un modelo similar al de la Premier League: un campeonato de 20 equipos

El modelo al que apunta la actual Serie A de Brasil está espejado en el origen de la Premier League: un campeonato de 20 equipos, controlado por con una mesa chica de clubes donde nadie les discute el liderazgo inicial a Flamengo y Palmeiras. Ese esquema no se desentiende de 20 clubes de segunda división, lo cual le da sentido al espíritu de la Premier League: los equipos que descienden lo hacen con un paracaídas económico que les permita soportar un primer año en la nueva categoría sin mayores contratiempos.

El otro vector del proyecto es la venta centralizada de los derechos. A diferencia de la Argentina y al igual que en México, en Brasil los clubes negocian por separado la transmisión de sus partidos. En 2025, cuando concluyan la mayoría de los actuales acuerdos, los clubes estarían en condiciones de ponerse bajo un mismo paraguas, cuyo mango suele tenerlo la poderosa cadena Globo.

Según los análisis de la consultora Sports Value, los 20 clubes brasileños de primera división ingresaron un total de 1.250 millones de dólares en 2021 y podrían alcanzar una facturación conjunta de 2.600 millones de dólares en los primeros cinco años bajo el nuevo sistema. La consultora también ubica a la actual Serie A en el top 5 global de audiencia y seguidores en el mundo de medios y entretenimiento, pero la coloca en el puesto 15 al comparar sus niveles de ingresos con otras ligas profesionales de fútbol.

El acuerdo entre Palmeiras y Real Madrid por Endrick -16 años- confirma que sus jugadores se negocian cada vez más temprano.
El acuerdo entre Palmeiras y Real Madrid por Endrick -16 años- confirma que sus jugadores se negocian cada vez más temprano. - Créditos: @FABIO MENOTTI

La Liga Brasileña -“LiBra” es la marca sugerida por uno de los dos proyectos en pugna- quiere ganar mercados conquistados por el Big 5 europeo. Brasil es el líder global en exportación de talento: 16.877 futbolistas transferidos internacionalmente en el período 2011-2021 según el TMS de FIFA. El acuerdo entre Palmeiras y Real Madrid por Endrick -16 años- confirma que sus jugadores se negocian cada vez más temprano.

Al mismo tiempo, Brasil demuestra que sus clubes tienen fuerza económica para retener y recuperar a jugadores competitivos propios y ajenos. Esa cualidad la padecen los clubes argentinos en Copa Libertadores y Copa Sudamericana: los equipos brasileños tienen capacidad para “desarmar” a sus rivales argentinos con adquisiciones específicas de jugadores.

Si Brasil le llega a abrir su liga de par en par a Abu Dhabi, la ventaja económica podría motivar que en las próximas curvas perdamos de vista a los clubes brasileños.