Robert Sarver y el ocaso de un hombre fuerte de la NBA obligado a salirse del juego: misoginia, racismo y otras conductas inapropiadas

·4  min de lectura
El propietario de los Suns, Robert Sarver, suspendido un año y multado con $ 10 millones por mala conducta, decidió poner en venta a la franquicia
El propietario de los Suns, Robert Sarver, suspendido un año y multado con $ 10 millones por mala conducta, decidió poner en venta a la franquicia - Créditos: @Harry How

Envuelto en una polémica que sacude al mundo de la NBA, Robert Sarver, dueño de los Phoenix Suns y Mercury en la WNBA, fue suspendido por un año y multado con $10 millones por parte de la liga como resultado de la investigación sobre la franquicia, debido a que se lo involucra en lo que la liga llamó “mala conducta en el lugar de trabajo y deficiencias organizacionales”. Por este motivo, el empresario anunció que ya comenzó el proceso para vender ambas franquicias de la ciudad de Phoenix con equipos en la NBA y la WNBA.

Los hallazgos de un informe hecho por la NBA, y que fueron publicados el pasado martes, se produjeron casi un año después de que la liga de básquetbol más importante del mundo le pidiera a un grupo de abogados que investigase las denuncias que Sarver tenía. En la investigación se entrevistó a más de 300 personas y se analizaron unos 80.000 documentos. La causa tiene que ver con incidentes racistas, misóginos y hostiles que habrían ocurrido durante su mandato de casi dos décadas al frente de la franquicia.

La NBA anunció el castigo el martes y dijo que su investigación, que comenzó en noviembre de 2021, encontró que durante su tiempo con las organizaciones Suns y Mercury, Sarver usó palabras racistas al menos cinco veces “al contar las declaraciones de otros”. También hubo “casos de conducta injusta hacia empleadas”, añadió la liga en su comunicado, incluidos “comentarios sexuales” e inapropiados sobre la apariencia de las mujeres.

El estudio hecho por la NBA también concluyó que Sarver usó un lenguaje degradante hacia las empleadas, que incluyó decirle a una embarazada que no podría hacer su trabajo después de convertirse en madre; se constataron comentarios subidos de tono y bromas sobre sexo y anatomía, y “gritó y maldijo a los empleados de maneras que se considerarían intimidación según los estándares del lugar de trabajo”.

Una de las resoluciones de la liga fue que el banquero no puede estar presente en ninguna instalación de equipo de la NBA o la WNBA, incluida cualquier oficina, estadio o instalación de práctica; asistir o participar en cualquier evento o actividad de la NBA o la WNBA, incluidos partidos, entrenamientos o actividades de socios comerciales; representar a los Suns o Mercury en cualquier capacidad pública o privada; o tener alguna participación en las operaciones comerciales de ambas franquicias.

Robert Sarver venderá A los Phoenix Suns y Mercury tras ser acusado de racismo y misoginia
Robert Sarver venderá A los Phoenix Suns y Mercury tras ser acusado de racismo y misoginia - Créditos: @Christian Petersen

Por su parte, Sarver dijo que “aceptará las consecuencias de la decisión de la liga” y se disculpó por las “palabras y acciones que ofendieron a nuestros empleados”. De todos modos, señaló que no estaba de acuerdo con algunos de los hallazgos del informe. Por este incidente, el polémico empresario estadounidense fue sancionado por la NBA con 10 millones de dólares y obligado a estar alejado un año de la dirección de las franquicias. Por otra parte, La liga anunció que donaría ese dinero “a organizaciones que se comprometan a abordar cuestiones de raza y género dentro y fuera del lugar de trabajo”.

Por estos motivos que desataron el escándalo en Estados Unidos, Sarver ha decido dar un paso al costado y abandonar de manera definitiva los Phoenix Suns y Phoenix Mercury. El banquero, que también es uno de los propietarios del equipo de fútbol de España Mallorca, anunció a través de una carta que ha empezado el proceso de búsqueda de compradores para desvincularse de ambas franquicias.

Devin Booker y Chris Paul, jugadores de Phoenix Suns, franquicia de la que es propietaria Sarver, pero que ya confirmó que puso en venta
Devin Booker y Chris Paul, jugadores de Phoenix Suns, franquicia de la que es propietaria Sarver, pero que ya confirmó que puso en venta

“No quiero ser una distracción para estos dos equipos y las excelentes personas que trabajan tan duro para llevar la alegría y la emoción del baloncesto a los aficionados de todo el mundo. Quiero lo mejor para estas dos organizaciones, los jugadores, los empleados, los aficionados, la comunidad, mis compañeros propietarios, la NBA y la WNBA. Esta es la mejor decisión para todos”, explicó Robert Sarver a través de su comunicado.

Es probable que el empresario salga mucho más rico de su reinado de 17 años como propietario de ambos equipos de Phoenix. Compró los equipos por 401 millones de dólares en 2004. Forbes valoró más recientemente a los Suns en .800 millones de dólares. Sarver es el propietario principal de los equipos, con una participación de un tercio.