La NBA tiene en la mira a los “antivacunas”, les hará pruebas semanales

·2  min de lectura

Las ligas profesionales del deporte en Estados Unidos, buscan recuperarse después de más de dos años de complicaciones debido a la pandemia de covid-19 y este año, aunque ya no habrá restricciones para los asistentes a los encuentros, continúan haciendo frente a los contagios.

Para ello, la NBA anunció el martes que tanto los jugadores como los empleados de la liga que no se encuentren vacunados, tendrán que someterse a pruebas semanales de covid-19 en la temporada 2022 - 2023, que está por iniciar.

Podrán estar exentos de las pruebas, aquellas personas que, sin contar con la vacuna, se hayan “recuperado recientemente” de la enfermedad.

El testeo no se requerirá para el resto del personal y de los jugadores, a menos que sea “instruido por el médico del equipo o un médico de la liga o autoridad del gobierno”, se lee en el memorándum de la liga.

“Parece que estaremos en nuestro sendero normal respecto a cuándo comienza la temporada, en términos de los protocolos para el juego, especialmente sobre la salud y seguridad de nuestros jugadores “, expresó en julio el comisionado Adam Silver.

Por su parte, el uso de las mascarillas, si bien no será obligatorio, sí será recomendado al interior de los espacios cerrados y en las áreas en las que las autoridades consideran elevado el nivel de riesgo de contagio.

Según la NBA, en el 2021 el 92 por ciento de sus jugadores estaban inmunizados con al menos una dosis.

Los “antivacunas de la NBA”

Aunque que fueron los menos, la liga de baloncesto contó con figuras mediáticas que, a pesar de todas las sanciones, se opusieron a la vacunación.

Tal fue el caso de Kyrie Irving, uno de los jugadores más valiosos de los Nets de Nueva York, quien no pudo jugar en varios encuentros locales debido al requerimiento que impuso el estado para los eventos deportivos.

El jugador de 30 años, ganador de un anillo de campeonato y siete veces elegido como All-Star, se declaró terraplanista en el 2018 creando una polémica que lo obligó a pedir perdón de forma pública por sus declaraciones.

También creó una controversia al afirmar que John F. Kennedy fue asesinado por intereses financieros, pues se disponía a terminar con el lobby bancario.

En lo que respecta al covid-19, Irving sostiene la teoría de que existen sociedades secretas imponiendo la vacunación para poder conectar a las personas afroamericanas a un gran ordenador central.

Andrew Wiggins, alero de los Warrios, también se unió a la cruzada antivacunas, alegando sus “creencias religiosas”, igual que sucedió con Jonathan Isaac, el joven pivote de Orlando Magic quien dijo ser “muy religioso y orgulloso de ser antivacunas”.