NBA: la gran jugada de Facundo Campazzo y el bloqueo salvador de Nikola Jokic en el último segundo de Denver Nuggets vs. Houston Rockets

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Facundo Campazzo en acción durante el partido que su equipo, Denver Nuggets, le ganó a Houston Rockets en la NBA.
GARRETT ELLWOOD

A Denver Nuggets no le sobró nada, pero volvió a la victoria. Venció por 95-94 a Houston Rockets y ahora tiene registro de 5-4 en este amanecer de la temporada de NBA. El partido dejó algunos destellos del cordobés Facundo Campazzo, autor de 8 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 1 robo y un par de acciones de fantasía, típicas suyas, en 18 minutos de acción. Y además Denver contó con la inestimable tarea del MVP del campeonato 2020/2021, Nikola Jokic, que consiguió un doble-doble: 28 puntos y 14 rebotes.

Campazzo volvió a iluminar la base de Nuggets a fuerza de talento e improvisación, como en una asistencia de faja, una marca registrada a la que acostumbró al público, su público. Por algo lo apodan “El Mago” (”The Magician”, en inglés). El líder de la selección argentina mejoró en sus tiros de tres puntos, con una efectividad de 40%. Uno de sus dos aciertos –sobre cinco intentos– fue una bomba desde mucho más allá del perímetro, celebrada por todos.

Lo mejor de Campazzo contra Houston

De todas maneras, los medios de Denver señalan preocupación por el nivel de Nuggets. A priori, Houston no entrañaba una oposición difícil y, sin embargo, el equipo dirigido por Mike Malone precisó que su máxima figura, Jokic, se empleara a fondo para lograr la victoria. La última ofensiva del partido, que podía servir para conseguir un margen más amplio en el marcador, terminó con un lanzamiento forzado, cuando el reloj de tiro estaba por expirar. Los nervios de Denver le abrieron la puerta a Rockets, que a punto estuvo de aprovecharlos y llevarse el triunfo.

Bandeja de Nikola Jokic; un bloqueo del serbio cuando el partido terminaba le dio la victoria a Denver sobre Houston.
GARRETT ELLWOOD


Bandeja de Nikola Jokic; un bloqueo del serbio cuando el partido terminaba le dio la victoria a Denver sobre Houston. (GARRETT ELLWOOD/)

Denver le debe a Jokic su quinta victoria en nueve encuentros. Una tapa suya in extremis, en la última jugada del encuentro, impidió que Houston diera vuelta el marcador como visitante. El banco del equipo texano no podía creer la acción del gigante serbio, que privó a la franquicia de su segundo éxito en el certamen (marca de 1-8). Ese tapón provocó euforia en el estadio y sus compañeros fueron a felicitar a Jokic, el mejor del partido.

El tapón de Jokic que le dio el triunfo a Denver

Esa acción sobre la chicharra hizo que en Denver se volviera a hablar de Jokic y sólo de Jokic. El MVP lleva nueve fechas en un nivel galáctico, con progreso de su juego defensivo, lo que era su punto más débil. La cuenta de Twitter de la franquicia se preguntó: “MVP y... ¿Jugador Defensivo del Año?”.

Al talento que ya se conocía ahora suma un rigor en la marca del que adolecía. Jokic bien puede aspirar a repetir el premio MVP, ahora al parecer como un jugador más completo. Y Campazzo, que se entiende muy bien con el pivote europeo, sabe aprovechar –y aprovecharse de– su juego. Denver necesita a ambos. Y que otros den un paso adelante, también.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.