Nahuel Molina: Boca lo dejó libre, explotó en Udinese, Atlético de Madrid lo pagó 15 millones de euros y es fijo en la selección argentina para el Mundial de Qatar

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Molina festeja con la camiseta de Udinese un gol que le convirtió a Juventus
Molina festeja con la camiseta de Udinese un gol que le convirtió a Juventus - Créditos: @Gentileza Udinese

Boca lo cedió dos veces a préstamo, primero a Defensa y Justicia y después a Rosario Central, hasta que a mediados de 2020 decidió dejarlo libre por falta de acuerdo económico para renovar el contrato. Más que una cuestión de dinero, Nahuel Molina Lucero (24 años) y su padre lo tomaron como una muestra de desinterés y falta de buena voluntad de los dirigentes para mantener el vínculo. Pero después de aquellos malos momentos, la furiosa actualidad indica que el lateral se suma a Atlético de Madrid procedente de Udinese, en una operación que ascendería a unos 15 millones de dólares, según los medios españoles. Superó la revisión médica y esta tarde se sumará al entrenamiento, a las órdenes de Diego Simeone.

Pero vale la pena recordar todo lo que atravesó junto con su padre. Como lejos estuvieron de forzar una salida del club al que había llegado con 11 años desde Embalse (Córdoba), ambos se fueron mascullando bronca. En mayo de 2021, el lateral que acaba de incorporarse al club colchonero decía en una entrevista con LA NACION: “Se dio de una manera que no me gustó. Nunca pudimos arreglar el contrato, fue el momento más amargo de mi carrera. No me peleé con nadie, nunca tuve un problema, conozco a todo el mundo, no solo a los dirigentes. Me hubiese gustado jugar muchísimo más”. En esa misma época, su papá Hugo subía los decibeles contra los dirigentes de Boca: “Fui a una entrevista cuando recién entraba la comisión nueva, el grupo de Román (Riquelme), Cascini, Bermúdez y el Chelo Delgado. Con 22 años le ofrecían un contrato como si fuera el primero que firmaba. Hicimos dos contrapropuestas y lo mandaron a entrenarse con la reserva. Nahuel quería sacarse las ganas de jugar y afirmarse en Boca. Eso se lo dijo por teléfono a Cascini. Pero esta gente no te escucha, te decían ‘es esto, o nada y te vas a entrenar con la reserva’. Ellos piensan que como venimos del interior somos nada y están equivocados. Son muy soberbios”.

Molina al ataque, durante la Copa América de Brasil
Molina al ataque, durante la Copa América de Brasil - Créditos: @EVARISTO SA

De aquel desengaño, la carrera de Molina tuvo una progresión geométrica en el nivel de club y de la selección argentina. Boca no lo supo valorar, pero sí lo hizo Udinese, uno de los clubes europeos con un scouting muy afinado para detectar en los mercados emergentes, contratar a bajo costo, potenciar en la cancha y vender con un importante plusvalía. Dos temporadas después de haber puesto por primera vez un pie en Europa, Molina, por un expreso pedido de Diego Simeone. Necesitado de cubrir el hueco que dejó la partida del inglés Kieran Trippier, el Cholo quiso ganarle al interés que habían mostrado otros clubes, entre ellos Juventus, por el lateral que dice inspirarse en Alexander Arnold (Liverpool) y José Cancelo (Manchester City). El entrenador argentino recupera a un lateral de características similares a las de Juanfrán, un insustituible en sus primeros años en el banco del Aleti.

Un lateral con proyección y gol

Por méritos propios, Molina se puso en la vidriera en la que posan su mirada los grandes clubes europeos: fue el defensor que marcó más goles (8) en las cinco principales ligas. Una productividad ofensiva que no respondió a un único recurso. Definió desde fuera del área, de tiro libre, de contraataque, de zurda, con una emboquillada desde 35 metros.

Los 10 defensores más goleadores en las cinco grandes ligas europeas en 2021/22

  1. Nahuel Molina (Udinese): 8 en 37 partidos.

  2. Domenico Criscito (Genoa): 7 en 21 partidos.

  3. Pau Torres (Villarreal): 6 en 47 partidos.

  4. Andrei Girotto (Nantes): 6 en 41 partidos.

  5. Reece James (Chelsea): 6 en 39 partidos.

  6. Alberto Moreno (Villarreal): 6 en 35 partidos.

  7. Rami Bensebaïni (Borussia M’bach): 6 en 24 partidos.

  8. Antonio Rüdiger (Chelsea): 5 en 54 partidos.

  9. Marquinhos (Paris Saint Germain): 5 en 40 partidos.

  10. Juan Cuadrado (Juventus): 5 en 45 partidos.

Antes de todo este repertorio atacante, Lionel Scaloni ya se había fijado en él tras la primera temporada en Udinese, en la que marcó dos tantos. Walter Samuel, integrante del cuerpo técnico del seleccionado, le había hecho un seguimiento, como también ocurrió con Cristian Romero cuando estaba en Atalanta. Molina recuerda que fueron Rodrigo De Paul y Joaquín Correa los que le avisaron de su primera convocatoria al seleccionado, el 15 de mayo de 2021. Debutó en la lista de citados junto con Romero, Emiliano Buendía y José Luis Palomino. Se venía la doble fecha por las eliminatorias ante Chile y Colombia y enseguida la Copa América de Brasil.

Quien en un primer momento parecía una alternativa para Gonzalo Montiel, se terminó adueñando del lateral derecho y hoy es titular en la línea de cuatro que se recita de memoria: Molina, Romero, Otamendi y Acuña. Suma 17 partidos -16 oficiales entre Copa América, eliminatorias y la Finalissima contra Italia-, pero todavía no se estrenó en el arco rival. “Lo vengo diciendo bastante seguido: creo que Nahuel nos da más profundidad y velocidad”, responde Scaloni cuando lo consultan por su elección.

Molina ya había pasado por la experiencia de vestir la camiseta del seleccionado en una competencia internacional. Integró el seleccionado Sub 20 que disputó el Sudamericano de Ecuador 2017. Como ocurría en la época de José Pekerman, de ese plantel juvenil hay varios que dieron el salto al seleccionado mayor. Además de Molina estaban Romero, Lisandro Martínez, Lautaro Martínez y Juan Foyth.

Un grupo unido hasta de vacaciones: los jugadores del seleccionados compartieron un momento en Ibiza; Molina, entre Tagliafico y Lautaro Martínez
Un grupo unido hasta de vacaciones: los jugadores del seleccionados compartieron un momento en Ibiza; Molina, entre Tagliafico y Lautaro Martínez

Aquel Sub 20 lo dirigió Claudio Úbeda, que respondió a la consulta de este diario sobre un Molina con 18 años: “Yo lo tenía muy visto de cuando dirigía a la reserva de Racing y enfrentábamos a la de Boca. Lo conocía perfectamente. Era un chico con un gran potencial físico, rápido para pasar al ataque y con buena pegada para tirar centros. Por ahí, en las sus primeras épocas se lo notaba frágil para la marca, pero fue mejorando con el tiempo. Evolucionó de una manera increíble. Salir en préstamo a Rosario Central fue una experiencia muy importante”.

Para Úbeda, los dos años en Udinese fueron otra etapa clave: “Y en Italia terminó de consolidarse en lo físico y futbolístico de una manera notable. Por eso lo fueron a buscar equipos grandes. Es el típico lateral del fútbol moderno, con buena técnica y proyección. Le agregó lo que le faltaba: fortaleza para marcar y ser agresivo en la recuperación de la pelota. Se le notaba una personalidad de querer llegar a algo importante en el fútbol. Eso lo ayudó a ser un gran jugador. En esa defensa lo teníamos a él, al Cuti Romero, a Foyth, a Lisandro Martínez, a Milton Valenzuela. Jugadores con mucha proyección, es una alegría ver ahora donde llegaron”.

De bajo perfil fuera de la cancha, respetuoso para seguir a los líderes del seleccionado, Molina se desata con una pelota y campo por delante, lo que le negaron en Boca. Después, a quienes confiaron en él no los defraudó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.