Es la Nº 2 del mundo, perdió contra Serena Williams en el US Open y se ganó el aplauso al mejor posteo

·3  min de lectura
Es la Nº 2 del mundo, perdió contra Serena Williams en el US Open, pero se ganó el aplauso al mejor posteo. Foto/ Instagram: @zendaya @anett_kontaveit
Es la Nº 2 del mundo, perdió contra Serena Williams en el US Open, pero se ganó el aplauso al mejor posteo. Foto/ Instagram: @zendaya @anett_kontaveit

Esta semana se desarrolló la segunda y tercera ronda del US Open femenino, en los Estados Unidos. Uno de los partidos más atractivos de este miércoles fue el de Anett Kontaveit, Nº 2 en el ranking ATP, que se enfrentó a la legendaria Serena Williams, quien transita sus últimos pasos en el tenis a los 40 años. Contra cualquier pronóstico, Serena le ganó en tres sets a la número dos del mundo. Pese a eso, Kontaveit publicó un posteo en Instagram que se llevó los aplausos de todos los fans del deporte.

El duro encuentro, que duró dos horas y media, finalizó 7(7)-6(4), 2-6 y 6-2 para la norteamericana, quien al ser consultada sobre si estaba sorprendida de su nivel, respondió: "¿Qué? No, ya lo sé. Quiero decir, soy Serena Williams", para las risas del público.

Anett Kontaveit celebrando un punto frente a Serena Williams en el US Open
Anett Kontaveit celebrando un punto frente a Serena Williams en el US Open - Créditos: @Instagram: @anett_kontaveit

Sin embargo, esto no fue el único dato de color del partido, ya que una vez terminado, su rival, de 26 años, compartió un peculiar posteo en su cuenta personal de Instagram como si se tratara de un viaje de placer, de una semana de vacaciones en Nueva York o de una deportista con espíritu amateur.

Anett Kontaveit disfrutando de un té junto a su madre en Nueva York
Anett Kontaveit disfrutando de un té junto a su madre en Nueva York

"Un día estás en el Soho bebiendo boba con tu mamá, al día siguiente estás jugando al tenis contra Serena frente a Zendaya. La vida es una locura", escribió la número dos del mundo, luego de su experiencia en el US Open. En el carrusel de fotos compartió una imagen de ella festejando un punto, otra junto a Serena Williams, otra bebiendo un té junto a su madre a la luz del sol y otras imágenes características de Nueva York.

Cabe mencionar que la actriz Zendaya, quien protagonizó Spider-Man: No Way Home, no fue la única famosa internacional que fue a ver el partido. En las gradas se vieron fotos del cineasta Spike Lee y el golfista Tiger Woods disfrutando de la performance de la norteamericana. Lo cierto es que la estonia no olvidará jamás que jugó de igual a igual contra la leyenda del deporte en su último torneo oficial, a los ojos de una de sus actrices favoritas.

Serena Williams, una bestia competitiva que demuestra su grandeza hasta el final de la película

Grande hasta el final. Con estilo y fogosidad hasta la última gota de sudor derramada. Serena Williams, que en pocos días cumplirá 41 años y que antes del US Open había jugado, apenas, cuatro partidos en la temporada, escribe los últimos capítulos de su cinematográfica vida deportiva con el corazón en la mano, dejándolo todo, incluso, ante una de las dos mejores raquetas del mundo de la actualidad. La leyenda estadounidense, que se despide del tenis en este major neoyorquino, emocionó a los miles de espectadores que poblaron el estadio Arthur Ashe.

Supliendo las limitaciones atléticas con coraje y ejerciendo un dominio psicológico ante una rival mucho menos experta como la estonia Anett Kontaveit (26 años), Serena sumó otra victoria, la número 858 en su carrera, para avanzar a la 3a ronda, donde la esperará hoy la australiana Ajla Tomljanovic (46°).

“Todavía queda un poco de fuego en el interior de este cuerpo. Ya veremos para qué más...”, soltó Serena en la entrevista al pie del cemento neoyorquino, ese mismo escenario que la coronó seis veces (la primera, en 1999, cuando solo tenía 17 años). Claro que si continúa jugando como esta noche es imposible adivinar cuándo detendrá su marcha. Ágil, agresiva, con muy buena movilidad, sin temor de subirse al ring para intercambiar golpes, tomando decisiones inteligentes, jugando profundo; así lució la campeona de 23 trofeos individuales de Grand Slam ante una rival mucho más fresca desde las piernas, pero menos maliciosa en lo mental.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Nadal: "Perdi la sensación en mi cabeza"