Néstor Gorosito apuntó contra el sistema de juego de Sarmiento, el próximo rival de Gimnasia, en otro capítulo de sus expresiones fuera de protocolo

·5  min de lectura
Néstor Gorosito no se calla nada; el DT de Gimnasia y Esgrima La Plata dijo abiertamente lo que piensa del sistema de juego de Sarmiento, el rival del domingo
Néstor Gorosito no se calla nada; el DT de Gimnasia y Esgrima La Plata dijo abiertamente lo que piensa del sistema de juego de Sarmiento, el rival del domingo - Créditos: @Luna Alfredo

A la luz de las últimas declaraciones de Néstor Gorosito, entrenador de Gimnasia, sobre el juego de Sarmiento, el aire se cortará con una navaja este domingo en Junín cuando el Lobo visite al local por la 16ta fecha de la Liga Profesional. Pipo no usa filtro cuando declara, se sale del molde, gambetea al sistema. Y aunque siempre se lo ve con buen color, no es porque se ponga colorado por lo que sostiene.

Su equipo, segundo a tres puntos del líder Atlético Tucumán, pelea por el campeonato y tiene un duelo aparte por la clasificación a la próxima Copa Libertadores en la tabla general con su archirrival, Estudiantes. Israel Damonte, DT del Verde, está muy identificado con el Pincha. ¿Habrá algo de eso detrás de la evaluación previa de lo que será ese juego? “Vamos a enfrentar a un rival con jugadores que se van a tirar, van a hacer tiempo, van a tirar la pelota afuera… Van a desaparecer las pelotas. Pero todas esas cosas no nos tienen que sacar del partido”, lanzó el técnico tripero.

Fueron 15 segundos sin vacilar, con palabras que salieron con claridad, como un ataque punzante de sus delanteros luego de una habilitación de las que suele ejecutar con precisión Brahian Alemán. El martes pasado, al recibir a Aldosivi, el gol no llegó y el 0-0 con los marplatenses que lo distanció en la persecución del Decano en las posiciones sirvió de alarma. “Vamos a tener que estar mentalizados tres veces más, porque será otro partido difícil”, comparó Pipo.

Sarmiento navega en la mitad de la tabla de este torneo y la ambición es sostenerse en la categoría. Nadie le salió a responder públicamente. En privado, algunos recuerdan que la última vez que se vieron las caras fue en abril pasado, por la Copa de la Liga, y los dirigidos por Damonte vencieron por 3-1 en el Bosque. La munición gruesa la guardan para el momento en el que el juego comience.

Gimnasia cayó con Sarmiento el 14 de abril pasado, por la Copa de la Liga, y Gorosito se fue molesto con el rendimiento; los progresos fueron enormes desde entonces
Gimnasia cayó con Sarmiento el 14 de abril pasado, por la Copa de la Liga, y Gorosito se fue molesto con el rendimiento; los progresos fueron enormes desde entonces - Créditos: @Fotobaires

Ya hay un precedente de un entrenador quejándose sobre el juego de Sarmiento. En este mismo certamen, Marcelo Gallardo apuntó contra los juninenses luego de la derrota de River por 2-1 en el Monumental, el mes pasado, y el hombre del pelo platinado sí se defendió de los cuestionamientos: “No es hacer tiempo, es control del tiempo. Ellos controlan el tiempo de una manera, cuando la pelota se va afuera los chicos se la dan rápido para que saquen. Eso es un control de tiempo rápido. Pero a nosotros, cuando estábamos 0-0, no nos la daban rápido, te esperaban. Hay jugadas en las que vos tenés para hacer un lateral rápido y no te la dan rápido, es control del tiempo rápido. Nosotros tenemos otro control del tiempo”.

Gorosito reflotó ese cruce desde su estilo sin protocolos. Pipo no esconde la pelota cuando responde u opina. No importa el tema. Puede romper la armonía con pronósticos de ese estilo o exteriorizar su indignación con la ausencia de Lionel Messi entre los 30 nominados al Balón de Oro. “Siento tanta admiración por él. Para mí Messi es el yerno ideal, el hijo ideal, el hermano ideal, el amigo ideal... En cualquier momento me caso con Messi”, dijo la semana pasada. “Es el único ídolo que tengo en el fútbol. El único”, subrayó. Todos sonríen alrededor con algunas de sus ocurrencias, pero lo suyo es genuino. Aunque apele al humor, apunte con dardos o pueda creerse que construye un personaje. Su incondicionalidad con Leo no es nueva. Es eterna y sin fecha de vencimiento.

Claro, además, ahora lo respaldan los resultados, la excelente campaña que está haciendo Gimnasia, puntero e invicto gran parte del torneo. Hoy acumula ocho triunfos, cinco empates, dos derrotas y tiene una de las vallas menos vencidas (7 goles recibidos en 15 encuentros). ¿Un francotirador o un provocador? Para muchos, auténtico, sin pelos en la lengua. Aunque pueda quedar desestabilizado, como cuando dirigía a Tigre en un gran momento y le abría las puertas de par en par a un posible regreso a San Lorenzo, el club de sus amores.

En el debut de Carlos Tevez como DT, fue a su encuentro, lo abrazó y le dijo al oído que ser entrenador era lo mejor que le podía suceder en una cancha luego de haber jugado. Fue casi un reconocimiento ante alguien que gran parte del fútbol miraba con recelo en su nueva función. Pipo es de los que sostienen que haber competido profesionalmente le genera anticuerpos para el cargo. En cambio, observa con una mueca a quienes no fueron futbolistas. Ariel Holan y Sebastián Beccacece lo sintieron en carne propia, aunque no los mencionara.

El saludo de Néstor Gorosito con Carlos Tevez, en el debut del Apache como DT en Rosario Central; una charla al oído con complicidades
El saludo de Néstor Gorosito con Carlos Tevez, en el debut del Apache como DT en Rosario Central; una charla al oído con complicidades

A ellos apuntaba hacía tres años, claramente. “Uno fue a ver a (Jürguen) Klopp y se cree entrenador; yo fui a ver a Andrea Bocelli y no tengo idea de cómo cantar” o “no necesito un dron para saber que le ganan la espalda al cuatro; algunos lo hacen porque sin esos métodos no hubieran dirigido nunca”, son ejemplos.

Implacable y demoledor, aseguró por entonces: “Hay una generación nueva, que la mayoría no jugó a la pelota, que se creen que ganan ellos. Entonces hoy juegan con tres atrás, mañana con cuatro y pasado, con cinco. Quieren mostrar que hacen algo diferente”. Las capas superficiales no lo intimidan ni lo hacen sonrojar. Gorosito cree en las condiciones, en la experiencia, en el fútbol. Y, como cuando jugaba, va para adelante también en sus expresiones. Aunque eso provoque que, en casos como éste, Damonte y Sarmiento vayan a recibirlo con los dientes apretados. Acaso un poco más de lo habitual.