El tenis español agradecerá a la larga que el Mutua Madrid Open no le haya regalado nada

·5  min de lectura
MADRID, SPAIN - MAY 05: Rafael Nadal of Spain saludates to Carlos Alcaraz of Spain after his Men's Singles match, round of 32, against Carlos Alcaraz of Spain on the ATP Masters 1000 - Mutua Madrid Open 2021 at La Caja Magica on May 5, 2021 in Madrid, Spain (Photo by Oscar J. Barroso / Europa Press Sports via Getty Images)
Rafael Nadal y Carlos Alcaraz están inscritos en el Mutua Madrid Open. Foto: Oscar J. Barroso / Europa Press Sports via Getty Images

Contaba Àlex Corretja en una reciente entrevista a la revista JotDown que sus entrenadores no querían que progresara en el ránking recibiendo invitaciones ("wild cards") de los torneos. Querían que se lo ganara en las rondas de clasificación, que jugara y eliminara a los que estaban luchando como él en ese nivel, que se curtiera en lo que era el circuito y no viviera en una burbuja de privilegios. Así fue como se formó el carácter de uno de los mejores tenistas españoles de la historia y así fue subiendo poco a poco puestos en el ranking, a base de puntitos de previas más alguna sonada victoria en primera ronda de algún torneo grande que le iba poniendo en el mapa.

Por supuesto, el enfoque de Javier Duarte y compañía partía del convencimiento de que tenían bajo su ala a una superestrella, un tipo que acabaría ganando el Masters y jugando dos finales de Grand Slam. Eso es una rareza absoluta. ¿Saben cuántos tenistas españoles han ganado el Masters de fin de año? Dos. Corretja y Orantes. ¿Saben cuántos han jugado dos o más finales de Grand Slam? Ampliamos a Nadal, por supuesto, Bruguera, Santana, Gimeno, Moyà y Ferrero. Digamos que no es lo más habitual del mundo.

Lo normal es que el tenista español medio -como el de cualquier otra nacionalidad- que está empezando y necesita puntos o que, pese a una larga carrera, no ha conseguido ese golpe de suerte o de talento para meterse en los puestos que dan acceso directo a un gran torneo, no aspiren a ser Corretja sino que aspiren, simplemente, a ganarse un dinero, jugar ante su público y, tal vez, hacer un buen torneo que le haga subir en la clasificación ATP. Por eso, la gran mayoría de tenistas de clase media de nuestro país han protestado esta semana por la decisión del Mutua Madrid Open de apenas dar invitaciones a jugadores españoles: solo Carlos Gimeno accederá de esta manera al cuadro principal. Otros tres hombres y una mujer podrán jugar la qualy pese a no tener el ránking requerido.

Que conste que a mí este tipo de protestas me parecen normal. Cada uno lucha por lo suyo y la oportunidad nunca se sabe cuándo se va a dar. En Roma, por ejemplo, lo tienen claro: casi todas sus invitaciones van para jóvenes promesas italianas. En un momento de esplendor del tenis de su país, quieren subirse a la ola y buscar talentos debajo de una piedra. Además, la gente de Roma quiere ver italianos, lo que supone más entradas, más ambiente y más emoción.

STUTTGART, GERMANY - APRIL 21:Paula Badosa of Spain in action against Elena Rybakina of Kazakhstan during her second round match on Day 4 of the Porsche Tennis Grand Prix Stuttgart 2022 at Porsche Arena on April 21, 2022 in Stuttgart, Germany (Photo by Robert Prange/Getty Images)
Paula Badosa dio un giro a su carrera tras recibir una wild card el año pasado en el Mutua Madrid Open y plantarse en semifinales (Photo by Robert Prange/Getty Images)

Al parecer, la nueva dirección del Mutua Open Madrid no piensa lo mismo. No cree que la invitación a españoles vaya a traducirse en más dinero y considera que la protección del tenis español es cosa de otros. No sé si tiene razón en lo primero, pero sí lo tiene en el segundo. El tenista español medio viene de tener la oportunidad de lucirse en el Conde de Godó, por ejemplo, y en los muchísimos challengers y futures que se celebran en nuestro país. Hablamos de un auténtico transatlántico que es normal que mire por sus intereses... y si estos coinciden con los de la agencia de representación IMG, así sea.

Por otro lado, ha habido desde los medios en los últimos años una tendencia a reducir todo el tenis español a sus jugadores más exitosos... y eso puede haber hecho daño a la clase media. Por volver a los tiempos de Corretja, había al menos diez jugadores de los que se hablaba con cierta frecuencia. Hablamos de los tiempos que van desde los últimos años de Emilio Sánchez-Vicario a los primeros del propio Rafa Nadal. Sin embargo, la presencia de Rafa ha eclipsado todo lo demás y no se ha hecho un buen trabajo de pedagogía: jugadores como Feliciano López o Fernando Verdasco han sido tratados como "perdedores" solo por no ser Nadal. Tipos habituales en el top 15 o el top 20, como Roberto Bautista, apenas se ganan un titular cuando le ponen en apuros al Djokovic de turno.

No sé si se ha creado una conciencia nacional en el tenis español de cara a los aficionados. Es lógico que quieran ver a Andy Murray porque es una leyenda, pero es que lo mismo les da ver a Jack Draper que a Carlos Taberner porque no saben quién es el segundo. ¿Es obligación del Mutua Madrid Open hacer esa labor de pedagogía? Ellos creen que no y a mí me cuesta llevarles la contraria. Lo que dice, por las bravas, el torneo madrileño a los tenistas españoles es "ganároslo". Les dice: "Id a la previa, ganad tres partidos y os esperamos... y si no os da para meteros en la previa, tenéis doce meses para volver aquí".

Por supuesto, suena duro y, por supuesto, nos perdemos irrupciones como la de Paula Badosa el año pasado que prácticamente le cambió la vida profesional... pero puede que a la larga no venga mal. Puede que, efectivamente, ante la perspectiva de no ser invitado al torneo de su país, el joven de turno interiorice que no le queda otra que luchar a muerte en un circuito lleno de tiburones. Un baño de realidad. Un baño duro, de agua fría, y con comparaciones -no solo Roma- algo injustificables, pero mejor eso que crear burbujas de estabilidad y conformismo. Los mejores, como siempre, saldrán adelante. No les va a quedar otra.

Vídeo | Djokovic avanza a semifinales tras remontar a Kecmanovic

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.