Murray, sorprendido con su habilidad para competir a pesar de su caída en Nueva York

·1  min de lectura

Cuando parecía que habría una remontada, Matteo Berrettini sacó a relucir su raqueta y sentenció la historia: 6-4, 6-4, 6-7 (1) y 6-3 frente a un Andy Murray que igualmente se fue contento por su rendimiento en el US Open.

Luego del encuentro, el tenista escocés, ex número uno del ranking ATP, comentó: "Tengo una cadera de metal. No es fácil jugar con eso. Es realmente difícil. Me sorprende que todavía pueda competir con rivales que están en la cima".

Y añadió: "Estoy muy orgulloso de lo que hice. Por otra parte estoy decepcionado de no haber pasado de ronda, pero esto me recuerda cosas como que es la primera vez que llego a tercera ronda acá desde el 2016. Fueron seis años difíciles para mí".

El camino del británico fue una victoria limpia en tres sets contra Francisco Cerúndolo en la primera ronda, mientras que en la segunda le costó apenas un poquito más contra el local Emilio Nava, a quien eliminó en cuatro parciales.

"Estoy muy orgulloso del esfuerzo que hice para volver a estar en estas posiciones. Ahora espero que en el futuro pueda llegar más lejos. Pero considerando lo hecho en este torneo, lo hice bien", afirmó.

Por último, Murray cerró: "Muchas de las cosas se sienten igual que antes, pero obviamente no soy capaz del tipo de movimiento y físico que tenía hace cinco o seis años. Aunque tampoco esperaba que así sea. En cuanto a tiros, no hay nada que me impida hacer los mismos que antes"

Foto: Getty Images