Murray se mostró "decepcionado" por su eliminación en la tercera ronda

Getty Images

Luego de caer ante Roberto Bautista Agut por 6-1, 6-7 (9-7), 6-3 y 6-4, Andy Murray no ocultó su frustración por despedirse en la tercera ronda del Abierto de Australia.

El escocés venía de ganar dos extensos partidos en sus primeras dos presentaciones en Melbourne y, consultado por cómo lo afectó el desgaste acumulado, señaló: "Es imposible decir cuánto, pero sí, no ayudó".

"Dormí solo de 6 a 9 de la mañana, lo cual, no fue suficiente. Tuve que venir al torneo porque tenía como siete u ocho ampollas que me tenían que explotar para quitarme el líquido de dentro. Tuve que venir para que me las trataran. Me volví al hotel y dormí un par de horas más", continuó en referencia a lo sucedido tras la victoria ante Thanasi Kokkinakis.

Y completó: "Luego entrené 15 minutos e hice un baño de hielo, y después me vi con el fisio. No me sentía bien. Las piernas sí estaban bien, no estaban mal, pero me dolía mucho la parte baja de la espalda. Eso afectó a mi saque. Eso fue realmente lo peor para mí hoy. No podía flexionar para sacar. No podía hacer saque con kick. En los rallies estaba bien, lo peor era el saque".

Al tener que hacer un balance de su rendimiento en el primer Grand Slam de la temporada, Murray explicó que tenía "sensaciones encontradas". En este sentido, agregó: "Dejé todo lo que tenía dentro en este torneo. Estoy orgulloso de eso. No se puede controlar el resultado de todo lo que haces, lo único que sí puedes controlar es el esfuerzo que le pones a las cosas".

"Yo di todo lo que tenía en cada uno de los tres partidos. Estoy decepcionado también porque trabajé mucho este año y venía jugando como para haber llegado lejos aquí. Hoy, por ejemplo, incluso con las circunstancias y todo, le competí al 20 del mundo. Creo que habría llegado más lejos en el cuadro", concluyó.

Foto: Getty Images