Murray estampó su firma en los Cardinals por una extensión hasta 2028

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Después del tire y afloje en las tratativas, el final fue feliz para Kyler Murray y Arizona Cardinals. Es que el quarterback acordó la renovación de su contrato con el equipo de Phoenix y se convirtió en uno de los mejores pagados en la NFL.

Tras el anuncio de los Redbirds, y a pesar de que los términos del acuerdo no fueron revelados, ESPN informó que se llegó a un pacto por 230.5 millones de dólares por cinco años, con 160 garantizados, que se extenderá hasta la temporada 2028.

El salario promedio anual de Murray será de 46.1 millones, siendo el segundo más alto en la competición, sólo detrás de los 50.3 del dos veces MVP reinante de la liga, Aaron Rodgers.

Este arreglo entre el mariscal de campo y los Cards se dio después de que el medio mencionado develara, en febrero, que el jugador estaba frustrado por la falta de progreso en las conversaciones de renovación y por las críticas que recibió, luego de la derrota en los playoffs ante los que finalizarían con el título, Los Angeles Rams.

A este descontento, el QB lo plasmó en hechos y fue con su ausencia en la primera semana de entrenamientos voluntarios, en mayo. Sin embargo, sí participó en el mini-campamento obligatorio del mes pasado.

El ganador del Trofeo Heisman, de 2018, fue titular en todos los juegos de Arizona, menos en dos desde que ingresó a la NFL, y ayudó a los Cardinals a aumentar su total de victorias en cada una de sus tres temporadas, coronadas por un final de 11-6 en 2021 y la primera aparición de la franquicia en los playoffs en seis años.

Murray comenzó el curso pasado como uno de los primeros candidatos al MVP, después de llevar al equipo a un comienzo de 7-0, aunque su juego y el del cuadro de Kliff Kingsbury se desplomaron en la segunda mitad con una persistente lesión en el tobillo, un factor en sus problemas.

El jugador de 24 años produjo un índice de pasador de 116,8 con un porcentaje de pases completos del 73,5% y 17 envíos de touchdown durante la racha de siete victorias consecutivas.

La calificación del nacido en Texas bajó a 86.5 cuando Arizona tuvo marca de 2-5 en sus siguientes siete aperturas, y lanzó sólo siete pases de touchdown en ese lapso con una tasa de pases completos significativamente más baja del 65.5%.

Su mala racha continuó en la postemporada cuando completó apenas 19 de 34 pases para 137 yardas sin touchdowns y dos intercepciones en la derrota de los Cardenales por 34-11 en la primera ronda ante los Rams.

La ex estrella de la Universidad de Oklahoma aún obtuvo una segunda nominación consecutiva al Pro Bowl, después de terminar segundo en la NFL en porcentaje de pases completos (69.2 por ciento) y registrar un índice de pasador de 100.6, el más alto de su carrera.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.