Mundial Qatar 2022: el plantel de Países Bajos busca refugio en la fe gracias al liderazgo espiritual de dos de sus emblemas

Memphis Depay (de espaldas) y Cody Gapko (de frente) celebran un gol con su ritual: los índices hacia el cielo
Memphis Depay (de espaldas) y Cody Gapko (de frente) celebran un gol con su ritual: los índices hacia el cielo - Créditos: @ap

El gesto llama la atención: los dedos en las orejas después de cada gol. Memphis Depay salió a explicar por qué celebra así sus conquistas en la selección neerlandesa: “Indico que me aíslo de todo y también señalo al cielo. Esto demuestra que leo la Biblia y sigo viviendo en la palabra de Jesús. Por lo que dice el mundo exterior, me he vuelto sordo y ciego”.

El delantero de Barcelona no oculta sus creencias ni su fe. Lo que sí llamó la atención es que Cody Gapko, el delantero revelación de Países Bajos en el Mundial de Qatar, imitara el gesto de su compañero. No es casualidad, ya que ambos son algo así como los líderes espirituales del plantel, y quienes suelen concertar reuniones religiosas en la concentración en Doha, donde más de la mitad de los futbolistas dan el presente.

La cuestión no pasa por requerir de una ayuda divina para los partidos, sino que los encuentros están centrados en leer la Biblia, reflexionar sobre algunos versículos en particular y compartir servicios religiosos que encuentran en YouTube, con la intención de que los ayude a bajar la intensidad del día a día y resolver las presiones que conlleva la participación en un torneo tan exigente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Para el entrenador, Louis Van Gaal, es positivo este tipo de iniciativas entre su dirigidos, aunque desde hace años haya manifestado que perdió la fe. Fue a partir de la pérdida de su primera esposa, Fernanda, que murió de cáncer. “Cuando tu mujer hace todo lo posible por sobrevivir y no funciona. Y es tan buena persona. ¿Dónde está ese Dios entonces?”, había declarado en el programa Hoge Bomen.

La gran figura de Países Bajos ante Estados Unidos, Denzel Dumfries, autor de un gol y dos asistencias, admitió todo lo que hizo Gakpo para acercarlo a la fe: “Cody es una persona muy religiosa, en los últimos días hemos rezado mucho con él, nos ha hecho partícipes de su fe. Cómo se encuentra en ella. Las sesiones fueron muy especiales, eso me dio mucha fuerza y estoy muy agradecido por ello”, dijo, según consigna el medio neerlandés de Volkskrant.

Anteriormente, Gakpo había hablado de su fe a la revista Helden: “Intento leer la Biblia todos los días, rezo todos los días, me gusta ir a la iglesia y leo muchos libros sobre la fe. También hablamos a menudo con los jugadores entre nosotros sobre la fe. Cómo interpretamos los pasajes de la Biblia que describen situaciones de la vida. Lo compartimos entre nosotros. Crea un vínculo cuando aún no te conoces tan bien”.

Cody Gapko, la revelación de Países Bajos en el Mundial, y uno de los líderes espirituales del plantel
Cody Gapko, la revelación de Países Bajos en el Mundial, y uno de los líderes espirituales del plantel - Créditos: @Moises Castillo

Los no cristianos también son bienvenidos a las sesiones del hotel, según admite Frenkie de Jong a de Volkskrant. “Hay chicos que van porque les gusta estar juntos, antes del partido. Yo también he pensado en ir alguna vez. Pero hasta ahora no he seguido ese plan”. Según consignan desde la delegación, 15 de los 26 futbolistas acude a estas reuniones.

De todos ellos, algunos traen la fe desde la crianza en sus hogares, como Justin Timber, Cody Gakpo y Stefan de Vrij. Y algunos la fueron encontrando en el camino de la vida, como Depay, que según de Volkskrant, fue llevado a Dios por “alguien” en 2016. “Gracias a eso, cambié en un sentido positivo. Dios siempre estuvo a mi lado. Simplemente no estaba allí para él”, explicó el delantero de Barcelona. Otro es Wout Weghorst, delantero de Besiktas, que descubrió la religión durante un paseo por Borne, su pueblo natal, según declaró anteriormente a de Volkskrant. “Había una pequeña capilla. Fui a echar un vistazo y me gustó. Me gusta que haya alguien ahí arriba”, señaló el atacante, que tiene tatuada una oración en un brazo.

El seleccionado neerlandés busca salir de las presiones en el refugio de la fe. Gracias a dos líderes no solo en lo futbolístico, sino también en lo espiritual. Uno de ellos, y tal vez su figura más marketinera, Memphis Depay, cree que esto puede servir de estímulo más allá de sus compañeros: “Inspiro a mucha gente, especialmente a la generación joven. La gente me dice cosas que no se atrevería a decir a nadie más. Es agradable ayudar a alguien”.