Mundial Qatar 2022: un periodista estadounidense denunció que lo demoraron por su remera

El periodista estadounidense denunció en redes que no lo dejaron entrar por su remera
El periodista estadounidense denunció en redes que no lo dejaron entrar por su remera

El respetado periodista deportivo estadounidense Grant Wahl utilizó las redes para informar que el personal del Estadio Ahmad Bin Ali prohibieron su ingreso por lucir una remera colores de la comunidad LGBTQI+. El hecho se dio después de que los siete equipos europeos que habían previsto portar un brazalete de colores One Love a favor de la inclusión y contra la discriminación renunciaron el lunes a hacerlo frente a la amenaza de “sanciones deportivas, durante el Mundial de Qatar, anunciaron a pocas horas del partido Inglaterra-Irán.

“Ahora: el guardia de seguridad se niega a dejarme entrar al estadio de EE. UU.-Gales”, informó Wahl esta tarde cuando se disponía a ingresar al estadio Ahmed Bin. El periodista aseguró que el personal qatarí le dijo: “‘Tienes que cambiarte de camisa. No está permitido’”.

Según precisó más tarde Wahl, el periodista fue demorado durante unos 25 minutos por autoridades qataríes.

“Cuando llegué a la entrada de los medios del estadio para cubrir el partido de la Copa Mundial entre Estados Unidos y Gales hoy con una camiseta con un balón de fútbol arcoíris que apoyaba a la comunidad LGBTQ, los guardias de seguridad se negaron a dejarme entrar, me detuvieron durante 25 minutos y me exigieron enojados que me quietara la remera”, resumió Wahl, al repasar el episodio que vivió en la previa del partido.

Y siguió: “Las relaciones entre personas del mismo sexo son ilegales en Qatar. Pero la FIFA ha sido clara al decir que la bandera del arcoíris sería bienvenida en la Copa del Mundo. Sin embargo, el régimen de Qatar ha dicho muy poco sobre el tema, lo que genera preocupaciones de que las cosas serían diferentes en el terreno”.

Después de publicar su mensaje en Twitter, donde se le había denegado el ingreso por usar una remera con la bandera LGBTQI+, Wahl dijo: “Un momento después de tuitear eso, un guardia me arrancó a la fuerza el teléfono de las manos”.

“Pasó casi media hora. Un guardia de seguridad me dijo que mi camisa era ‘política’ y no estaba permitida. Otro se negó continuamente a devolverme mi teléfono. Otro guardia me gritó mientras estaba de pie encima mío (ya estaba sentado en una silla) que tenía que quitarme la camisa”, repasó, y señaló: “Le dije que no”.

El episodio incluyó otro periodista demorado, Andrew Das, reportero del New York Times. “También lo detuvieron”, dijo Wahl, en su historia publicada en su sitio oficial.

“Finalmente, dejaron ir a Andy. Y luego se me acercó un comandante de seguridad. Dijo que me estaban dejando pasar y se disculpó. Nos dimos la mano”, dijo, y agregó: “Uno de los guardias de seguridad me dijo que solo estaban tratando de protegerme de los fanáticos que podían dañarme por usar la camiseta”.

Wahl también señaló que después de haber protagonizado este episodio, un representante de la FIFA también se disculpó con él.

“One Love”

La detención monetaria de Wahl se dio después de que los siete equipos europeos que habían previsto portar un brazalete de colores One Love a favor de la inclusión y contra la discriminación renunciaron el lunes a hacerlo frente a la amenaza de “sanciones deportivas”, durante el Mundial de Qatar, anunciaron a pocas horas del partido Inglaterra-Irán.

“La FIFA ha sido muy clara, impondrá sanciones deportivas si nuestros capitanes portan los brazaletes sobre el campo. Como federaciones nacionales, no podemos pedir a nuestros jugadores que se arriesguen a sanciones deportivas, incluidas tarjetas amarillas”, escribieron estas siete federaciones.

Foto de archivo de Harry Kane, capitán de la Selección Inglesa, usando el brazalete con la inscripción "One Love" a favor de la igualdad y la inclusión
Foto de archivo de Harry Kane, capitán de la Selección Inglesa, usando el brazalete con la inscripción "One Love" a favor de la igualdad y la inclusión - Créditos: @MARCO BERTORELLO

Inglaterra, Gales, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Suiza han renunciado por ello a que sus respectivos capitanes reciban una tarjeta amarilla por este brazalete inclusivo, sintiéndose “frustrados” por la inflexibilidad de la FIFA.

“No se quiere que el capitán empiece el partido con una tarjeta amarilla. Por eso, con mucho dolor, como grupo de trabajo de la UEFA (...) y como equipo, hemos tenido que decidir abandonar nuestro plan”, dijo la Federación Holandesa (KNVB) en un comunicado.