Mundial Qatar 2022: la noche de los puños apretados al aire y la fiesta interminable en Doha

Argentina vs Países Bajos por los cuartos de final de la copa de mundo Qatar 2022 en el estadio Lusail de Doha

Emiliano Martínez
Argentina vs Países Bajos por los cuartos de final de la copa de mundo Qatar 2022 en el estadio Lusail de Doha Emiliano Martínez - Créditos: @Aníbal Greco

DOHA (enviado especial).- Ahí estaban todos en un mismo estadio. Abrazados y revoleando los puños apretados al aire. Los campeones del ‘78, con Mario Kempes como emblema gritando “vamos carajo”. La generación del ‘86, con Jorge Valdano al borde de las lágrimas. El “Pupi” Zanetti, que sufrió en Francia ‘98 la eliminación sobre el final del alargue contra el mismo rival de hoy. Allí estaba también Hernán Crespo, que transformó en alegría aquellas lágrimas de tristeza en la temprana eliminación del 2002. No paraban de saltar Sorín y Cambiasso, emblemas de la generación de oro de José Pekerman, que vio truncado su sueño de campeón en el 2006.

Abajo, en el césped, otro representante de la final del 2014 y de las salidas tempranas en 2010 y 2018 era uno más en la ronda que formaron los jugadores de Scaloni: el “Kun” Agüero también se sentía parte de este pase a las semifinales de Qatar 2022.

Argentina vs Países Bajos por los cuartos de final de la copa de mundo Qatar 2022 en el estadio Lusail de Doha
\
Argentina vs Países Bajos por los cuartos de final de la copa de mundo Qatar 2022 en el estadio Lusail de Doha \ - Créditos: @Aníbal Greco
Lionel Messi celebra al marcar el segundo gol de su equipo desde el punto de penales durante el partido de fútbol de cuartos de final de la Copa Mundial Qatar 2022 entre Holanda y Argentina en el Estadio Lusail
Lionel Messi celebra al marcar el segundo gol de su equipo desde el punto de penales durante el partido de fútbol de cuartos de final de la Copa Mundial Qatar 2022 entre Holanda y Argentina en el Estadio Lusail - Créditos: @FRANCK FIFE

Ese festejo de Lusail parecía contener a los más de veinte mil hinchas presentes en el estadio y a los 45 millones de argentinos que lo sufrieron y celebraron a más de 14 mil kilómetros de distancia.

“Dibu”, el héroe de la noche, Lautaro Martínez, quebrado a un costado con las dos manos tapándose la cara. Messi, el gran capitán, exhausto y cantando como un chico el tema que los extranjeros graban con sus celulares cada vez que se escucha en la calle, en el subte o en las tribunas: “En Argentina nací, tierra de Diego y Lionel”.

Argentina vs Países Bajos por los cuartos de final de la copa de mundo Qatar 2022 en el estadio Lusail de Doha

Emiliano Martínez
Argentina vs Países Bajos por los cuartos de final de la copa de mundo Qatar 2022 en el estadio Lusail de Doha Emiliano Martínez - Créditos: @Aníbal Greco

Otra vez el ritual de aquella noche en el Maracaná, cuando la Selección le regaló a Messi y Scaloni el primer título en la mayor. Bocas tapadas, palabras al oído y un abrazo de varios minutos cerca del círculo central. Como si el DT, que antes consoló las lágrimas de su hijo, le dijera al mejor jugador del mundo: “Esta vez es tuya”.

Argentina fue un abrazo conmovedor en la noche qatarí. Hubo que esperar más de veinte minutos desde la definición por penales para saber cuántos eran los argentinos entre los casi 88 mil espectadores en el estadio. Ya se habían ido los neutrales, los hinchas prestados de la Selección, esos que declararon su amor por Messi y que una derrota esta noche, al fin de cuentas, no los hubiera impactado. Ahí seguían los argentinos envueltos en un mar de lágrimas, abrazos y remeras al viento en la fresca noche de Doha.

El Pato Filiol compartió la foto de los campeones del 78 en la previa contra Países Bajos
El Pato Filiol compartió la foto de los campeones del 78 en la previa contra Países Bajos - Créditos: @Twitter

A dos pasos

La Selección se quedará en Qatar hasta el último fin de semana. El martes, frente a la dura Croacia, se sabrá si la excursión mundialista por Medio Oriente terminará el sábado o el domingo. Messi, la figura global y casi excluyente de esta copa, seguirá a paso firme en busca del objetivo. El que pensó desde aquella tarde en el estadio Olímpico de Berlín, cuando terminó viendo desde el banco la eliminación en los cuartos de final ante Alemania por penales. También sufrió por aquella goleada cuatro años después con Maradona como DT. O la final del Maracaná, que se escapó en los últimos minutos del suplementario.

La salida temprana de Rusia 2018 lo enfrentó a su reto deportivo y emocional más anhelado. Levantar la copa. Por eso quiso ponerse la presión desde el arranque. Dijo que este, el de Qatar, sería su última oportunidad.

El rosarino juega con la cabeza, su habilidad y también con el corazón. Es el emblema de un equipo que no debió sufrir para eliminar a los neerlandeses. Minuto 35, partido cerrado, genialidad del 10, control de zurda y gol de derecha de lateral Nahuel Molina. El penal convertido por el capitán, que lo igualó con Gabriel Batistuta (quien también está aquí en Qatar) como el máximo goleador de la Selección, parecía llevar a la Argentina sin sobresaltos a meterse entre los cuatro mejores del mundo.

Pero no. Hubo que sufrir el empate en el décimo minuto de descuento. Descontrol de jugadores y cuerpo técnico antes de arrancar el tiempo suplementario. Temple en esos minutos de alargue y la definición por penales que quedará guardada en la memoria, como la de Italia ‘90 con Sergio Goycochea, o la de Brasil 2014, con “Chiquito” Romero.

La previa de esta semana interminable en Doha se vivió con argentinos paseando por varios puntos de la ciudad, a la espera del choque que les habilitara la llave para estar entre los cuatro mejores del Mundial. Desde la mañana del domingo hasta este viernes a la noche, estuvieron desperdigados. Los que tenían resto, aprovecharon para hacer algunas compras, visitas a museos o excursiones al desierto. La gran mayoría de los llegados desde Ezeiza trataron estirar los ajustados presupuestos en pesos en una ciudad que puede resultar inalcanzable para un bolsillo con pesos argentinos.

El quinto partido de la Selección en este Mundial marcó además una renovación de hinchas. La primera parte sostuvo su excursión a Medio Oriente durante los tres partidos de la fase de grupos y octavos de final. Esta semana, arribaron al aeropuerto de Doha nuevos vuelos con argentinos, la hinchada más numerosa en Qatar.

La noche pintaba para fiesta. Especialmente con el aperitivo que significó la derrota de Brasil, el eterno rival que ya se sentía hexacampeón. Los penales pateados en el Education City, el estadio ubicado a 30 minutos de Lusail, desataron la euforia de los argentinos, que cuatro horas después desataron su propio carnaval en la fresca noche en el desierto qatarí.

A la salida del estadio, padres, hijos, amigas, hermanos, muchos estaban haciendo cuentas mientras festejaban. El dilema será cómo conseguir resto y extender los pasajes y comprar entradas para la semifinal del martes.