Mundial Qatar 2022. Lionel Scaloni, los lesionados y la lista de 26: se incomodó, salió de su libreto y lo advirtió demasiado tarde

Lionel Scaloni lanzó una frase que generó demasiado ruido sobre los lesionados, y después intentó bajarle el tono, tras la goleada a Emiratos Árabes Unidos, el último partido de la Argentina antes del Mundial Qatar 2022.
Lionel Scaloni lanzó una frase que generó demasiado ruido sobre los lesionados, y después intentó bajarle el tono, tras la goleada a Emiratos Árabes Unidos, el último partido de la Argentina antes del Mundial Qatar 2022. - Créditos: @Aníbal Greco

ABU DHABI, Emiratos Árabes Unidos (Enviado especial).– Cables por todos lados, cámaras encendidas, micrófonos y grabadores distribuidos a lo largo de un salón de unos 25 metros. Una zona mixta algo desprolija; palabras en español, inglés y árabe, todo entrelazado, volando de un lado al otro. La expectativa por la salida del equipo argentino tras un 5-0 sobre Emiratos Árabes Unidos rumbo al Mundial Qatar 2022 y la sensación de que la excursión por este suelo resultó perfecta, de que era el escenario que todos aquí esperaban. Sin embargo, todo dejó de ser ideal cuando Lionel Scaloni salió del vestuario. El entrenador del seleccionado nunca imaginó que sus dichos y un gesto que indicaba alguna incomodidad podían romper esa armonía que persigue, que defiende y que quería llevar a Doha. Lo advirtió un par de minutos después e hizo todos los esfuerzos posibles por torcer el rumbo, pero resultó demasiado tarde: la alarma ya estaba encendida y los interrogantes se amplificaron e inundaron el ambiente.

EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES: sumate a Qatar al día, el newsletter con el resumen más completo de cada jornada mundialista

Cuatro paradas realizó Scaloni en la zona mixta. En la primera tocó el botón del pánico sin que nadie lo llevara a ese terreno: “Tenemos algunos problemitas, tenemos días para decidir la lista. Si te soy sincero, hoy no te puedo decir 100%, pero tenemos tiempo. Por suerte, o ‘mala’ suerte, podemos cambiar. Está la posibilidad”. Con 31 palabras dejó a un costado los 5 goles a Emiratos Árabes, la sensación de que en la cancha no hubo problemas físicos de sus futbolistas y la función montada con Lionel Messi como un imán. Cuando soltó esa frase no tomó real dimensión de lo que pasaría con ella. Por eso, cuando se detuvo por segunda vez no volvió sobre la cuestión; se concentró en lo que se vio del equipo en el campo de juego. Hasta entonces nadie le había abierto los ojos de que sólo él había instalado hacía algunos minutos un tema que no parecía serio, sino que se presumía controlado, porque fue el propio Scaloni quien remarcó antes de dar la lista de 26 futbolistas que no iba a convocar “a jugadores que estén tocados”.

Sin embargo, creció tan rápido en la Argentina lo que él dijo que rebotó inmediatamente aquí y resultó inevitable que mientras el entrenador caminaba hacia su tercera parada para charlar con la prensa, le comunicasen que lo que había dicho poco antes había generado un “revuelo terrible en Argentina”. Rápido de reflejos, el director técnico aprovechó la inevitable pregunta sobre si todos sus futbolistas estaban bien tras la excursión por estas tierras para minimizar “su” tema: “A los que no se cambiaron –creo que son cuatro– preferimos no arriesgarlos. Algunos vienen de una inactividad, otros vienen tocados, y como es evidente, convenía no arriesgar, como dije ayer en la rueda de prensa. Creo que el resto que terminó bien. Algunos, con alguna molestia lógica, porque venimos de un mes de octubre muy complicado”.

Scaloni salió preocupado del vestuario del estadio de Abu Dhabi.
Scaloni salió preocupado del vestuario del estadio de Abu Dhabi. - Créditos: @Aníbal Greco

Con esa cara de preocupación con la que salió del vestuario del estadio Al Jazira Bin Zayed, comentó: “Si a Cuti [Romero] si hubiéramos querido arriesgarlo, podíamos exigirlo”. Explicó que el equipo llega bien al debut con Arabia Saudita y que está contento porque puede mantener la línea de juego a pesar de la baja de Giovani Lo Celso. Confió que a Acuña lo sacó del partido para cuidarlo. “Y a Nico [Tagliafico] preferimos no arriesgarlo”, puntualizó.

Ya con una sonrisa, cuando se le insistió sobre si la lista podía sufrir modificaciones, pareció hasta sorprendido. Y comentó: “No sé qué decirte. Hasta el 22 hay tiempo si pasara algo; espero que no. Los que quedaron afuera [del amistoso]. fue por precaución, si es lo que quieren saber”. No pareció casual la última aclaración, porque en unos segundos se habían multiplicado versiones que señalaban a Nico González y a Cristian Romero como los futbolistas “muy jugados” y que podían salir de la nómina mundialista antes del 22, el plazo último que pone FIFA para modificaciones.

"Los cuatro que quedaron afuera están bien", dijo Scaloni para reducir la incertidumbre que generaron sus declaraciones.
"Los cuatro que quedaron afuera están bien", dijo Scaloni para reducir la incertidumbre que generaron sus declaraciones. - Créditos: @Aníbal Greco

En la postura corporal de Scaloni también había otro mensaje, porque el DT se permitió reír cuando se volvía sobre el tema. Incluso cuando le preguntaron si hasta el día del estreno, el martes próximo, todos iban a “llegar al 100%”. “¿Qué soy yo? ¿Mago? ¿Cómo te lo puedo asegurar?”, dijo y de manera muy sutil, con una mano, recurrió a un recurso nada elegante para espantar los malos augurios. Reforzó el concepto con esta frase: “Los cuatro que quedaron afuera están bien”, aludió a Papu Gómez, Paulo Dybala, Romero y González. “Sí, fue por precaución, sólo por eso. Como dije en la conferencia, no iba a arriesgar a nadie”, fundamentó.

Ahora bien, lo que parece no haber medido Scaloni es el alcance de lo que dijo aquí, tamaña reacción en la Argentina. De alguna manera, sus palabras de antes de que diera la lista de 26 jugadores terminaron por incomodarlo. Había dicho que no iba a seleccionar futbolistas “tocados” para la nómina de la Copa del Mundo, y sí tiene jugadores fuera de su mejor versión física. Y había asegurado que se tomaría hasta el último día para dar esa lista, justamente porque había algunos futbolistas bajo la lupa. Sin embargo, la anunció tres días antes del límite, que era este lunes.

Cuando salió del estadio el entrenador sí comprendió que lo que había declarado estaba en boca de todos y que generaba una incertidumbre en torno al equipo que nadie imaginaba. Scaloni reaccionó según su instinto, sin calcular tanto qué decir. Quedó en el aire la idea de que quizá algunos de los que jugaron ante Emiratos no terminaron tan bien, aunque también circuló que el DT estaba incómodo con algunos futbolistas “tocados” a los que necesitaba hacer reaccionar. En realidad, ni por un segundo el entrenador pensó en semejante cosa. Por eso después intentó minimizar el tema y descartó que, al menos ahora, esté pensando en modificar la nómina. Una situación inesperada en un Scaloni al que la honestidad, o el enojo, quizá lo llevó a romper la templanza que trabaja por construir.