Mundial Qatar 2022. Lionel Messi y la confesión sobre el vestuario tras la caída: “Muertos, es un golpe muy duro, no esperábamos empezar así”

Lionel Messi y todo el dolor en su cara
Lionel Messi y todo el dolor en su cara - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

DOHA (Enviado especial).- Tras la derrota 2 a 1 frente a Arabia Saudita en el debut mundialista de la Selección argentina, el capitán del plantel, Lionel Messi, analizó lo que pasó en el enfrentamiento inicial por la Copa del Mundo en Qatar. “No hay excusas”, aseveró el diez, que anotó el primer y único gol del plantel que conduce Lionel Scaloni, y hacia adelante indicó: “Habrá que demostrar que somos un grupo de verdad”.

En la zona mixta imprimió además una fuerte autocrítica y reveló cómo se vivió en el vestuario la caída. “[Estamos] muertos, es un golpe muy duro, no esperábamos empezar así”, dijo.

“Habrá que demostrar que somos un grupo de verdad”

El rosarino que juega en el PSG contó que en el Seleccionado sabían que se medían con un equipo con “buenos jugadores”, que “movía bien la pelota” y adelantaba la línea. “Lo habíamos trabajado, por eso tuvimos muchas situaciones de goles que nos anularon. Quizás no encontramos el momento justo para no caer en la trampa, ellos hacen muy bien [eso de] tirar la línea y pararse”, sostuvo Messi en cuanto al juego del rival, durante una charla con los medios posterior al partido en la que estaba LA NACION.

Sin embargo, asumió el mal desempeño del plantel cuando le consultaron por la injerencia que tuvo en el resultado el sistema de VAR semiautomático que se utiliza en Doha, luego de que a la Argentina le anularan tres goles. “Se dicen tantas cosas del VAR; hoy se dio así y ya está, no hay excusas”, indicó Messi.

Entonces hizo énfasis en la unión que deben tener los jugadores de cara a los próximos cruces del grupo, contra México y Polonia -que entre ellos se enfrentarán hoy a las 13-. “[Tenemos que estar] más unidos que nunca. Este grupo, como viene demostrando, es fuerte de esa manera y ahora más que nunca”, marcó el capitán. “Es una situación que nunca nos tocó vivir, hace mucho que no nos tocaba pasar un golpe tan duro. Habrá que demostrar que somos un grupo de verdad”, dijo, después de que la Argentina perdiera su invicto de 36 partidos.

Estábamos confiados de que íbamos a ganar, pero por algo pasan las cosas. Hay que esperar lo que viene, tenemos que ganar o ganar ahora, depende de nosotros y sí, hay que ganar”, sostuvo y siguió: “Es el primer partido y depende de nosotros ya corregir lo que hicimos mal, intentar volver a la base de lo que somos”.

El capitán -vestido con el equipo deportivo blanco de la Selección y escoltado por personal de seguridad- aceptó que los jugadores están “dolidos” por el resultado desfavorable y habló de una “amargura muy grande”.

Asimismo respondió sobre cómo se encuentra físicamente al no haber mostrado un rendimiento alto como se esperaba en este primer partido. “Está bien”, contó sobre su tobillo en medio de versiones sobre un posible malestar.

“Que la gente confíe”

Unos metros más adelante, en el sector donde se disponen los periodistas, el diez argentino siguió con sus observaciones sobre el juego, pero también envió un mensaje a los hinchas. “Sabemos que es una derrota que duele, pero tenemos que seguir confiando en nosotros. Que la gente confíe, que este grupo no los va a dejar tirados y vamos a intentar ir a ganarle a México para volver a acomodarnos”, arengó.

Al respecto de la articulación del Seleccionado, dijo que tal vez se “aceleraron un poquito” y se “desordenaron” tras los frenéticos cinco minutos del segundo tiempo en los que Arabia Saudita metió dos goles y se puso arriba. “Empezamos a perder el funcionamiento, a jugar a lo desesperado, al centro, y no pudimos”, reflexionó.

“Por ahí el gol tan temprano nos hizo mal, nos hizo confundir. Sabíamos que podía pasar lo del primer partido, de no jugar de la mejor manera, creo que no encontramos el funcionamiento, el juego que venimos demostrando durante mucho tiempo; y a medida que iba pasando el partido, cuando te ponés con resultado en contra se hace más difícil”, comentó también.

“Muertos, no esperábamos empezar así”

Fue en ese momento que reveló que en el vestuario estaban “muertos” con lo acontecido. “Es un golpe muy duro porque no esperábamos empezar de esta manera. Confiábamos en arrancar bien, ganar los tres puntos en un partido que te da tranquilidad. Este grupo se destaca por la unión, por la fortaleza”, admitió.

Frente al desafío que se viene para intentar reposicionarse en la Zona C y avanzar en los cruces, el capitán pidió a sus compañeros estar más unidos que nunca y volver a la base del juego que suele mostrar la Argentina. Convencido de que es necesario “pasar página”, insistió con la necesidad de “sacar reflexiones y cosas positivas” del partido de hoy, para mejorar lo que no funcionó y pensar en México.

“Siempre dijimos que vamos a ir a ganar todos los partidos y ahora más que nunca”, remarcó.