Mundial Qatar 2022: Japón, la hinchada más querible y la curiosidad en su principal canción de cancha

Los hinchas japoneses despliegan una bandera gigante en el comienzo del partido
Los hinchas japoneses despliegan una bandera gigante en el comienzo del partido - Créditos: @Frank Augstein

DOHA (Enviado especial).- Un hincha japonés corre desesperado por una de las explanadas externas del estadio Al Janoub. Tiene rostro preocupado. Faltan dos horas para que comience el partido, esa no puede ser la razón de su prisa. Lleva en la mano una bufanda croata. Ya no es extraño. Después de 20 metros de carrera, alcanza al hincha que la perdió y se la devuelve -ahora con una sonrisa inmensa, ya sin la inquietud inicial-. El simpatizante, del equipo adversario de esta tarde, lo agradece con un golpe de puño típico de la era pandémica. Pero al instante se da cuenta de que no es suficiente. Entonces le da un abrazo. Es una pequeña anécdota para la introducción de un tema distinto: la de Japón es la hinchada más querible de este Mundial. Probablemente lo haya sido, también, en los anteriores. Es imposible no tener simpatía por ellos.

Ni hablar de sus muy difundidos videos en los que limpian el estadio antes de retirarse. Son únicos. Amables, están siempre felices, se esfuerzan mucho por hacerse entender. Y, al estilo argentino, alientan los 90 minutos del partido.

Además, sorprenden con su principal canción. ¿Cuál es? “ ¡Oohhh, vamo’ Niiipon (Japón), Niiipon, Niiipon, vamo’ Niiipon!”.

Tomoo Aoyama, periodista japonés aclara: “No sé muy bien el origen, pero la canción se canta desde hace 25 años y seguramente se tomó de las hinchadas argentinas, porque somos muy fanáticos del fútbol de su país”.

Cuando se les pregunta a sus simpatizantes por qué usan una palabra en español y no en su lenguaje, muchos ni siquiera saben qué quiere decir. Simplemente lo escucharon y lo repiten. Otros, como Yoshiko, sí la conoce y lo argumenta: “Vamo es lo mismo que cuando en los Estados Unidos dicen ‘Let’s go’, significa eso”. Pero se sorprende cuando le dicen que esa palabra es del idioma español y que está copiada de una canción argentina. No lo sabía.

Naohiro, otro fanático con la camiseta azul, confundido, argumenta: “Creo que es en portugués”. “Significa ‘Fight’ (combate), estoy casi segura”, dice Miwako, una mujer que lleva la cara pintada con los colores de la bandera de su nación, y que tampoco acierta.

No importa. Lo sepan o no, ese es el principal “himno” de cancha de su seleccionado nacional. Y no paran de cantarlo. Dicen que también lo usan algunos equipos de la J.League, el principal torneo del fútbol japonés. En el estadio Al Janoub, que tiene capacidad para unos 40.000 espectadores, unos 10.000 son japoneses, pero están diseminados por varios lugares. Detrás de uno de los arcos hay un grupo de 50 que lleva el control de los cantos. Ellos no paran nunca. El resto se “enciende” cuando el equipo ataca.

El espectáculo de los hinchas japoneses dura 90 minutos, como los partidos
El espectáculo de los hinchas japoneses dura 90 minutos, como los partidos - Créditos: @Francisco Seco

La canción se utiliza desde hace décadas en la Argentina. ¿El origen? Está tomada de la melodía de la canción Pop Goes The World, que el conjunto Men whithout Hats creó en 1987. “Ohh, vamo’ River Plate”, es una de las que se le asemeja. También la utiliza Boca, pero con una variante: “Dale Bo, dale Bo… dale, dale Bo”. Así que ese no es el origen. Pero está claro que la influencia es ciento por ciento argentina.

El equipo japonés concretó los dos resultados más resonantes del torneo, con los triunfos ante Alemania primero y España después. Le tocó quedarse al margen temprano, en los octavos de final. Merecía más el equipo. También sus hinchas, que son tan apasionados que en la mayoría de los partidos aquí en Qatar 2022 lograron ser más ruidosos que hinchadas con más tradición futbolera, como las de España o Croacia. Pero ya no son una selección “llamativa” o “pintoresca”. Son un equipo de fútbol muy sólido, con ideas claras y buenos jugadores. Y su gente, es tan agradable como siempre. Eso no cambió.