Mundial Qatar 2022. Inglaterra pasó de un festival a quedarse sin gol y le apuntan al DT Gareth Southgate por haber guardado a Phil Foden

England's forward #09 Harry Kane (C) reacts after his shot at goal was blocked by USA's defender #03 Walker Zimmerman (R) during the Qatar 2022 World Cup Group B football match between England and USA at the Al-Bayt Stadium in Al Khor, north of Doha on November 25, 2022. (Photo by Patrick T. FALLON / AFP)
Harry Kane se toma la cabeza tras una ocasión desperdiciada por Inglaterra frente a Estados Unidos, en un nuevo 0-0 del Mundial Qatar 2022. - Créditos: @PATRICK T. FALLON

El duelo entre los inventores del fútbol, o al menos quienes lo reglamentaron hace cerca de 150 años, y los que lo adoptaron seriamente unas décadas antes de que terminara el siglo XX, terminó en tablas. Ni football, representado en la prosapia y la tradición inglesas, ni soccer, la expresión estadounidense en continua evolución. Fue 0-0, resultado que no debe ser leído como aburrido, sino como una consecuencia de un partido del Mundial Qatar 2022 que en varios momentos fue de ida y vuelta, con llegadas, aunque ninguno logró poner a un jugador mano a mano con el arquero rival. Y si bien no escatimaron entrega ni le quitaron el cuerpo a cada jugada, terminó siendo un encuentro entre gentlemen: no hubo amonestados.

La igualdad deja a los cuatro seleccionados del grupo B con posibilidades en la última fecha. A Inglaterra le alcanza un empate ante Gales para clasificarse para los octavos de final. Y también le serviría una derrota que no fuera por cuatro o más goles de diferencia, gracias al 6-2 sobre Irán en el debut. Mucho más picante se anuncia el choque entre los iraníes (3 puntos) y Estados Unidos (2). En los mundiales, los ingleses acumulan 11 partidos sin derrotas en la etapa de grupos, en una estadística que encabeza Brasil, con 16.

Ni el cabezazo del final

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Inglaterra pasó de la abundancia del estreno a quedarse seco contra un adversario que lo afrontó sin complejos, le planteó lucha en cada sector del campo y lo hizo temblar con un remate de Christian Pulisic que se estrelló contra el travesaño.

El encuentro marcó un retroceso del equipo británico, luego de un debut de lo más inspirado contra Irán. Esta igualdad lo devuelve a las dudas con que llegó a Qatar, y que tienen su origen en la final de la Eurocopa perdida en Wembley.

Gareth Southgate hizo ingresar a Jordan Henderson y Jack Grealish, pero muchos le pidieron a Phil Foden.
Gareth Southgate hizo ingresar a Jordan Henderson y Jack Grealish, pero muchos le pidieron a Phil Foden. - Créditos: @ODD ANDERSEN

Ninguno de los hombres de ataque que se lucieron frente a los asiáticos repitió el rendimiento. Buyako Saka, que venía de hacer dos goles, sólo dejó algún detalle en el primer tiempo. David Sterling estuvo bien controlado por Sergiño Dest. Harry Kane no había convertido en el festival de la presentación, pero fue un Nº 9 cerebral que tuvo sentido colectivo y lectura del juego, como lo probaron sus dos asistencias aquel día.

Contra Estados Unidos, al capitán inglés se le notó más que no está en su mejor estado físico. La exigencia continua, con un partido cada cuatro días, le pasa factura. Menos influyente en la organización del juego, el delantero de Tottenham tuvo dos ocasiones para marcar los goles que le faltan para alcanzar a Wayne Rooney como anotador histórico de Inglaterra (53). Pero un remate frente al arco rebotó en Walker Zimmerman y un cabezazo en el final salió desviado. Kane sigue parado en el mojón de los 51 tantos.

Ni siquiera el impulso que traía le bastó a Inglaterra para vencer por primer vez a Estados Unidos en un mundial. A la derrota por 1-0 de 1950 la siguieron dos empates: 1-1 en 2010 y el de este viernes.

England's goalkeeper #01 Jordan Pickford dives to make a save during the Qatar 2022 World Cup Group B football match between England and USA at the Al-Bayt Stadium in Al Khor, north of Doha on November 25, 2022. (Photo by Kirill KUDRYAVTSEV / AFP)
Inglaterra también sufrió, con este remate de Christian Pulisic al que no llegó Jordan Pickford y que dio en el travesaño. - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

El entrenador Gareth Southgate intentó en el segundo tiempo romper el firme bloque norteamericano con el gambeteador Jack Grealish y Marcus Rashford, que contra Irán había encontrado rápidamente el gol. Fue insuficiente, y el director técnico de The Three Lions recibió críticas por haberse guardado a Phil Foden, un atacante explosivo, que tiene quiebre de cintura y remate.

El delantero de Manchester City protagonizó los últimos 20 minutos en el estreno, cuando el partido estaba 4-1. Varios ex jugadores de Inglaterra le cayeron a Southgate por haber dejado a Foden sentado en el banco. Michael Owen, como comentarista de ITV, calificó a este último como “el mejor jugador de Inglaterra, el de más talento”. “Aunque ya sabemos que no es titular para Gareth, debería haber entrado”, objetó. Gary Neville opinó en el mismo sentido, y en su demanda abarcó la inclusión del lateral de Liverpool Trent Alexander-Arnold: “Que Foden y Arnold no salieran del banco fue decepcionante, ya que son talentos de clase mundial. Otras selecciones, como España, Brasil y Francia, probablemente tendrían a Alexander-Arnold y Foden en la formación inicial”.

Remate de Kane bloqueado

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Jamie Carragher y Alan Shearer se manifestaron en redes sociales con un tono crítico. “Mala actuación de Inglaterra. Hizo falta Foden”, escribió Shearer. El ex zaguero de Liverpool especuló con que Southgate se irá tras el Mundial. Gary Lineker, sin mencionar a Foden, puso en la mira al DT: “La gran pregunta, incluso con un equipo tan talentoso, es si el entrenador puede cambiar las cosas de manera positiva con sus tácticas y sustituciones cuando no están funcionando”.

Southgate trató de esquivar las polémicas. Defendió la inclusión de Grealish por su capacidad para el manejo de la pelota, y la de Rashford, por su velocidad. También rebajó las altas expectativas que se dispararon tras el debut: “No tuvimos el mismo ritmo que contra Irán. Pero esto va a suceder. Es un Mundial; no vamos a pasar por encima de todos. Hay noches como ésta, en las que necesitamos mostrar diferentes cualidades para conseguir un resultado. Me dejó conforme la mentalidad del equipo”, sostuvo el seleccionador.