Mundial Qatar 2022: la histórica noche en la que Japón superó a España y sacudió el statu quo de la FIFA

DOHA, QATAR - DECEMBER 01: Gavi of Spain in action during the FIFA World Cup Qatar 2022 Group E match between Japan and Spain at Khalifa International Stadium on December 01, 2022 in Doha, Qatar. Salih Zeki Fazlioglu / Anadolu Agency (Photo by SALIH ZEKI FAZLIOGLU / ANADOLU AGENCY / Anadolu Agency via AFP)
Gavi de España en acción durante el partido del Grupo E de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 entre Japón y España en el Estadio Internacional Khalifa el 01 de diciembre de 2022 en Doha, Qatar - Créditos: @SALIH ZEKI FAZLIOGLU

DOHA (Enviado especial).- La Copa del Mundo de las sorpresas aporrea a desprevenidos. Se burla de los autosuficientes. El que se descuida un segundo, cae en una trampa mortal. No importa si es un campeón mundial, como la Argentina, Alemania, Francia o España, o un equipo de creciente valoración como Bélgica o Dinamarca. Qatar 2022 se esmera día tras día por convertirse en el más impensado de los Mundiales. Japón le dio un histórico sacudón al Grupo E, venció a España por 2 a 1 y terminó de “desordenar” por completo el cuadro de los octavos de final. Provocó un temblor inolvidable al statu quo de la FIFA.

El tesón y la perseverancia de un equipo que por momentos puede pecar de ingenuo, consiguió un merecidísimo premio con la clasificación para la siguiente etapa y nada menos que en la primera posición. Dejó segundo a España y sacó del torneo a Alemania , que por segunda vez consecutiva sufre la terrible frustración de no poder cruzar la etapa inicial. ¿Dónde quedó aquello de que el fútbol era un deporte de 11 contra 11 en el que los alemanes siempre llegan a la final? Lo que se vivió en el estadio Al Khalifa fue un shock que enmudeció a 40.000 espectadores , mientras unos 5000 japoneses no paraban de alentar al conjunto azul.

Spain's forward #17 Yeremy Pino (L) heads the ball during the Qatar 2022 World Cup Group E football match between Japan and Spain at the Khalifa International Stadium in Doha on December 1, 2022. (Photo by Jewel SAMAD / AFP)
El gol de cabeza de Morata a Japón; España comenzó ganando pero perdió 2-1 en el Estadio Internacional Khalifa en Doha el 1 de diciembre de 2022 - Créditos: @JEWEL SAMAD

España fue bastante mejor en la primera parte y mereció conseguir algún gol más. El equipo de Luis Enrique realmente juega bien, pero tiene –se dijo- algunos asuntos pendientes con el trabajo defensivo. La premisa es salir jugando desde atrás. Sin importar cuánto presione el rival. El arquero Unai Simón cumple la norma al pie de la letra. En la primera mitad ya había pasado algunos sobresaltos, pero salió airoso. El entrenador streamer, aplaudió con ganas cada vez que, pese a bordear el precipicio, los suyos salían a puro toque desde atrás, aunque los corazones españoles se aceleraran en las tribunas.

En el arranque del segundo tiempo, la insistencia asiática logró el primer milagro a los 3 minutos. Simón lo exigió demasiado a Balde. Ritsu Doan le metió el cuerpo de arrebato y sacó un remate impreciso, al medio del arco. El arquero español, atrapado en su error inicial, se desorientó y apenas la manoteó, pero antes del furioso festejo japonés.

Lo mejor del partido

Tres minutos después el VAR hizo de las suyas. Una pelota que por perspectiva de las cámaras parecía completamente afuera, la tecnología la vio dentro. Determinaron que no había salido. Tal vez porque el canchero utilizó la brocha gorda en la pintura de cal o el rodillo más grande. Karou Mitoma devolvió la pelota desde el abismo al juego y Ao Tanaka marcó el 2-1. Que se festejó dos veces. En el momento y cuando desde una cabina los volvieron a autorizar.

Con su línea de cinco defensores muy prolija, Japón nunca salió de su libreto. España controló la pelota y llevó el partido donde el “orden establecido” indicaba. Pero otra lección deportiva se impuso. Japón no tiene mejores jugadores que los españoles. Tampoco es mejor equipo. Pero no necesita serlo siempre. Alcanza con que lo sea una noche. La indicada .

Una acción alcanza para dar cuenta de eso. A falta de 20 minutos, una recuperación sobre la izquierda hizo que el marcador de punta Mitoma se lanzara a la carrera por el andarivel. Dani Carvajal, hombre de mil batallas con el omnipotente Real Madrid, le llevaba ventaja, pero lo vio pasar por un costado al japonés como si fuera montado en una máquina del Moto GP.

Cuando la cabeza está inquieta, las piernas no responden. ¡Si lo sabrá la Argentina por su vivencia con Arabia Saudita! Este partido fue idéntico . En seis minutos de la segunda mitad, Japón lo dio vuelta y luego el “grande” no supo responder.

Costa Rica, en el estadio Al Bayt, a unos 35 kilómetros del Al Khalifa, le daba vuelta el partido a Alemania y pasaba a ganar 2 a 1. En ese momento, los clasificados eran centroamericanos y asiáticos, mientras que los campeones mundiales se sentían afuera.

El gol de Morata

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Llegó el empate de Alemania y Luis Enrique volvió a respirar. Luego el tercero de los alemanes. Ese, directamente fue gritado con fuerza y con los puños en alto por los periodistas españoles en el palco de prensa que para esa altura sudaban pese a que el aire acondicionado, como siempre, estaba al máximo.

Japan's teammates celebrate after winning the Qatar 2022 World Cup Group E football match between Japan and Spain at the Khalifa International Stadium in Doha on December 1, 2022. (Photo by JAVIER SORIANO / AFP)
Los compañeros de equipo de Japón celebran después de ganar el partido de fútbol del Grupo E de la Copa Mundial de Qatar 2022 entre Japón y España en el Estadio Internacional Khalifa en Doha el 1 de diciembre de 2022 - Créditos: @JAVIER SORIANO

Alemania no alcanzó a salvarse, pero en la congregación de campeones del mundo, al menos puso a resguardo a España, que a esa altura ya era una versión gelatinosa de sí misma. Fue una noche increíble. Hay que repasar: Arabia Saudita le ganó a la Argentina, Túnez a Francia, Japón a Alemania y a España, Marruecos a Bélgica, Australia a Dinamarca… El Mundial está patas arriba. Y ya nadie sabe qué más puede pasar para agigantar el asombro.