Mundial Qatar 2022: Graham Arnold, el DT de Australia, sancionado romper el confinamiento de Covid-19, rival de Maradona y discípulo de Hiddink

Todo un personaje: el técnico de Australia en Qatar 2022, Graham Arnold, ex rival de Maradona
Todo un personaje: el técnico de Australia en Qatar 2022, Graham Arnold, ex rival de Maradona

Graham Arnold, el entrenador de Australia , uno de los seleccionados sorpresa del Mundial de Qatar 2022, es todo un personaje. Rival de la Argentina de este sábado, por los octavos de final, hoy parece ser toda una celebridad en el mundo del fútbol, pero hace tan sólo unos meses fue rechazado por una importante porción de los habitantes del país oceánico y estuvo muy cerca de ser despedido del seleccionado. ¿Por qué motivo? Por romper las reglas de confinamiento por el Covid-19.

"Vi cadáveres". El defensor de Australia que sufrió la guerra en su infancia y tendrá la misión de detener a Messi

Desde el primer momento de la pandemia, Australia fue uno de los países más estrictos en el cumplimiento de las normas. En marzo pasado, el entrenador de los Socceroos violó una orden de autoaislamiento después de haber salido de su casa tres días después de dar positivo por coronavirus. Se lo vio paseando a su perro en la playa de North Narrabeen Ocean Pools cuando se suponía que debía pasar siete días de aislamiento. La noticia fue de alto impacto en los medios australianos: Arnold, tras asumir el error, recibió una multa de 25.000 dólares australianos por parte de Football Australia (la asociación de fútbol de ese país) y fue notificado por la policía de Nueva Gales del Sur por la “violación del aislamiento”.

El gesto del técnico australiano Graham Arnold durante la celebración del triunfo ante Dinamarca en Qatar 2022
El gesto del técnico australiano Graham Arnold durante la celebración del triunfo ante Dinamarca en Qatar 2022 - Créditos: @Thanassis Stavrakis

Arnold había sido enviado a cuarentena domiciliaria durante siete días después de dar positivo por Covid-19 un jueves y salió de su casa el domingo siguiente, a pesar de que las normas de salud del estado del sureste australiano donde vive requerían que permaneciera aislado hasta el miércoles siguiente por la noche. “Me disculpo sinceramente por mi error. Acepto que no debería haber salido de mi casa según los protocolos de autoaislamiento de Nueva Gales del Sur y permaneceré en mi propiedad hasta que concluya mi ventana de autoaislamiento. También acepto las sanciones que vienen por este error”, declaró el técnico. La multa que le aplicó la asociación australiana se donó al Fondo de Ayuda para Inundaciones de la Cruz Roja de ese país.

El tema ganó espacio en todos los medios nacionales. Incluso, tiempo después, los hinchas en el campeonato australiano de fútbol le dedicaron una canción irónica al DT: “¡Graham Arnold, está paseando a su perro!”. James Johnson, alto funcionario de Football Australia, sentenció: “Graham ha cometido un error de juicio, lo que es claramente decepcionante”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pese a todo, Arnold, de 59 años, continuó el su cargo y, en junio pasado, tras la emotiva victoria por penales ante Perú, en el estadio Al Rayyan de Doha, Australia se quedó con el repechaje entre Sudamérica y Asia, ganándose un lugar en la Copa del Mundo 2022. Luego de un comienzo (lógicamente) errático en Qatar (caída 4-1 frente a Francia), el seleccionado aussie venció a Túnez (1-0 y a Dinamarca (1-0) en el grupo, para obtener un boleto para los octavos de final.

Arnold, nacido en Sydney en 1963, se formó como delantero en el club australiano Bankstown Berries. Su explosión fue en el Sydney United, donde jugó por ocho temporadas y llegó a marcar 68 goles en 178 partidos. Emigró a Europa para jugar en el Roda, de Países Bajos. En 1992 fichó por el Lieja, de Bélgica, y dos años después por el Royal Charleroi, del mismo país europeo. Finalmente, tras jugar desde 1995 hasta 1997 en Breda (Países Bajos), viajó a Japón para actuar en Sanfrecce Hiroshima. Tras dejar el club al final de temporada, volvió a Australia para jugar y retirarse -en 2001- en el Northern Spirit.

También se desempeñó en el seleccionado australiano, con 54 presencias y 19 goles oficiales. Además, fue rival de la Argentina en el recordado repechaje -de ida y vuelta- para el Mundial de los Estados Unidos 1994, cuando Diego Maradona salió del retiro para ayudar al seleccionado dirigido por Coco Basile.

Maradona recibe una falta durante el repechaje Argentina-Australia, de 1993; Graham Arnold, con el N°9 y actual DT de Australia, observa la acción
Maradona recibe una falta durante el repechaje Argentina-Australia, de 1993; Graham Arnold, con el N°9 y actual DT de Australia, observa la acción

Apasionado y de fuerte carácter, se inclinó por la dirección técnica, incluso, durante sus últimos años como futbolista (a veces haciendo una suerte de doble función). Tuvo un enorme aprendizaje como asistente de Guus Hiddink, cuando el neerlandés dirigió a la selección australiana en el Mundial de Alemania 2006. Aquel equipo, que alcanzó los octavos de final de una Copa del Mundo por primera vez, fue considerado como una generación dorada. “Lo que aprendí de Guus en un año me habría llevado diez por mi cuenta. Fue increíble. No estaba a tiempo completo. También estaba en el PSV Eindhoven y sólo podía trabajar para la Federación durante 28 días en el año previo al Mundial. Así que cuando llegó, me dio mucha responsabilidad en la planificación y la organización”, contó Arnold en The Coaches Voice.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En julio del año pasado, Arnold fue el entrenador del seleccionado australiano Sub 23 que derrotó por 2 a 0 a la Argentina conducida por Fernando Batista, en el debut olímpico de Tokio. Es decir que ya conoce lo que es vencer a la Argentina. ¿Tiene ilusión de derrotar a Leo Messi y compañía? Le sobra Así lo dejó en claro durante una entrevista con la TV de su país: “¿Si vamos a ganar? ¡Por supuesto! Dirigí al equipo olímpico en Tokio y vencimos a Argentina 2-0. Es una camiseta amarilla contra una celeste y blanca. Es 11 contra 11″.