Mundial Qatar 2022. De Mario Kempes a Franco Armani: cómo cambió la relación de la presencia local en los mundiales

Franco Armani, el único jugador del medio local en la Argentina en Qatar 2022; en Rusia 2018, el arquero fue parte del póquer del torneo argentino que compuso Jorge Sampaoli, junto a Cristian Pavón, Maximiliano Meza y Enzo Pérez
Franco Armani, el único jugador del medio local en la Argentina en Qatar 2022; en Rusia 2018, el arquero fue parte del póquer del torneo argentino que compuso Jorge Sampaoli, junto a Cristian Pavón, Maximiliano Meza y Enzo Pérez

Un pobre y cada vez más desprestigiado producto descubre sus consecuencias en el armado de la lista de 26 jugadores que designará Lionel Scaloni para el Mundial de Qatar 2022. La figura de Franco Armani es la única que representará al medio local, un número que resalta la relación inversa de la presencia de los futbolistas que militan en el torneo nacional, respecto a aquellos que son parte de las competitivas y poderosas ligas de Europa.

Es una situación totalmente opuesta a la que procesó César Luis Menotti cuando debió diseñar la nómina para la Copa del Mundo de 1978, donde Mario Kempes se presentó como la única pieza que se sumó al grupo desde el extranjero: el Matador, finalmente goleador y figura de la primera conquista mundialista de la selección, llevaba dos temporadas en Valencia, de España.

Mario Kempes celebra uno de sus goles en la final de 1978 contra Holanda. En la rodilla derecha del Matador puede verse la "vendita" que le recomendó usar el curandero Pepe hasta el final de su carrera.
Mario Kempes celebra uno de sus goles en la final de 1978 contra Holanda. El Matador era el único "foráneo" de aquella selección campeona

Múltiples factores invitaron a los seleccionadores a elegir entre los jugadores que se desempeñan en las ligas extranjeras por sobre el campeonato argentino, al igual que numerosas son las razones que apuran a los futbolistas a emigrar. La competitividad, medirse todo el tiempo con los mejores del planeta, un motivo que ningún entrenador puede eludir.

La presencia de Armani choca hasta en cierta medida con la intención primaria de Scaloni, que era la de convocar a tres arqueros que jugaran en el exterior: Emiliano Dibu Martínez, desde Aston Villa, en la Premier League, se mide con atacantes de la talla de Harry Kane, Cristiano Ronaldo, Mo Salah, Gabriel Jesús y para la actual temporada se sumó el implacable Erling Haaland. Gerónimo Rulli, en Villarreal, de la Liga de España, tiene rivales de la jerarquía de Karim Benzema, Vinicius Jr., Robert Lewandowski, Antoine Griezmann o Álvaro Morata. La tercera opción pudo ser Juan Musso (Atalanta), pero una fractura de pómulo en septiembre lo sacó de la batalla; Agustín Marchesín (Celta) completaba el póquer internacional, frente a Armani y a Agustín Rossi (Boca), del medio local.

Julián Álvarez, ex compañero de Franco Armani en River, y el último jugador de la lista que se marchó del fútbol argentino al exterior
Julián Álvarez, ex compañero de Franco Armani en River, y el último jugador de la lista que se marchó del fútbol argentino al exterior - Créditos: @ANDRES KUDACKI

El cambio de reglamentación de 1995, con la Ley Bosman cualquier futbolista de la Unión Europea puede jugar sin restricción, abrió las fronteras y el mercado y así posibilitó mayores facilidades para emigrar. Quitando a Lionel Messi, que realizó el camino desde las divisiones inferiores de Barcelona, y a Armani, el resto de los nombres fueron captados por las seis mejores ligas de Europa: Inglaterra, España, Italia, Francia, Alemania y Portugal son los países que se reparten a los jugadores que alimentan el sueño.

La estrella de Messi alumbra a PSG y a la Ligue1, a la que arribó este año Nicolás Tagliafico, después de sus cinco temporadas en Ajax (Holanda; la Premier League tiene un póquer de representantes con Cristian Romero, Lisandro Martínez, Julián Álvarez y Alexis Mac Allister; la Bundesliga cobija a Exequiel Palacios; la Superliga portuguesa está patentizada con Nicolás Otamendi y Enzo Fernández, mientras que la Seria A italiana dispone de Ángel Di María, Lautaro Martínez, Paulo Dybala, Joaquín Correa y Leandro Paredes; la más numerosa es la LaLiga española, con Rodrigo De Paul, Nahuel Molina, Gonzalo Montiel, Germán Pezzella, Papu Gómez, Marcos Acuña, Guido Rodríguez, Ángel Correa y Juan Foyth, los dos últimos disputándose la última plaza para Qatar.

Ariel Ortega y la pelota: al final, el Burrito heredó la camiseta de Maradona
Ariel Ortega, junto a Claudio Husain, los dos jugadores del medio local que convocó Marcelo Bielsa para el Mundial de Corea-Japón 2002

Si Armani es el único jugador de la liga nacional, en Corea del Sur-Japón 2002 estuvo a punto de repetirse la experiencia: Ariel Ortega y Claudio Husain –ambos de River– fueron los nombres del medio local que llevó Marcelo Bielsa a la cita asiática.

Para Alemania 2006, José Pekerman incluyó tres elementos: Roberto Abbondanzieri y Rodrigo Palacio –Boca– y Oscar Ustari, de Independiente; la misma cantidad Alejandro Sabella, que citó para Brasil 2014 a Maxi Rodríguez (Newell’s) y Fernando Gago y Agustín Orion (Boca). Diego Maradona convocó a seis nacionales para Sudáfrica 2010: Otamendi (Vélez), Juan Sebastián Verón y Clemente Rodríguez (Estudiantes), Martín Palermo (Boca), Diego Pozo y Ariel Garcé, ambos de Colón.

Maradona y Palermo en un abrazo eterno
Maradona y Palermo en un abrazo eterno; fue la noche del triunfo ante Grecia en Sudáfrica 2010, cuando el Titán anotó su único gol mundialista - Créditos: @Fabián Marelli

El extremo de Qatar 2022 fue el Mundial 1978, donde siete equipos argentinos aportaron 20 de los 22 nombres: River, con Daniel Passarella, Ubaldo Fillol, Leopoldo Luque, Norberto Alonso y Oscar Ortíz; Independiente, Daniel Bertoni, Rubén Galván, Omar Larrosa y Rubén Pagnanini; Huracán, Osvaldo Ardiles, René Houseman y Héctor Baley; Talleres (Córdoba), Luis Galván, José Valencia y Miguel Oviedo; Racing, Ricardo Villa y Daniel Killer; San Lorenzo, Jorge Olguín y Ricardo La Volpe; Newell’s, Américo Gallego. Alberto Tarantini lo hizo en calidad de futbolista libre y su último club fue Boca.

La formación de la Argentina que ganó la final del Mundial 1978: Mario Kempes, entre Alberto Tarantini y Ubaldo Fillol, el único jugador de la lista que jugaba en el exterior
La formación de la Argentina que ganó la final del Mundial 1978: Mario Kempes, entre Alberto Tarantini y Ubaldo Fillol, el único jugador de la lista que jugaba en el exterior - Créditos: @Archivo

Desde entonces, lentamente, la presencia de los que jugaban en el exterior empezó a avanzar sobre los jugadores del medio local. En España 1982 y en México 1986, la relación fue de 15 a 7 a favor de los que militaban en la liga argentina. Italia 1990 revirtió por primera vez el modelo, con una decena de nombres que se desempeñaban en el país –Sergio Batista, José Serrizuela y Ángel Comizzo (River); Néstor Fabbri y Julio Olarticoechea (Racing); Ricardo Giusti y Pedro Monzón (Independiente); Juan Simón (Boca); Gustavo Dezotti (Newell’s) y Fabián Cancelarich (Ferro).– y 13, fuera.

Alfio Basile le devolvió la supremacía a los nacionales en Estados Unidos 1994: 12 a 10. Ya a partir de Francia 1998 no hubo vuelta atrás: Daniel Passarella citó a Germán Burgos, Leonardo Astrada, Marcelo Gallardo, Sergio Berti, Pablo Cavallero y Marcelo Delgado –a los cuatro primeros los dirigió en River– y el resto fueron de las ligas extranjeras. Rusia 2018 tuvo apenas cuatro representantes en la lista de Jorge Sampaoli: Armani y Enzo Pérez (River), Maximiliano Meza (Independiente) y Cristian Pavón (Boca).

“Qatarata Mundial:” así será la cobertura de LA NACION