Mundial de Qatar 2022: Dinamarca se viste de luto y oculta su logo y su marca, en homenaje a los muertos en las obras del Mundial

La camiseta titular de Dinamarca para el Mundial, y una de las alternativas "de color negro luto" (@hummelsport)
La camiseta titular de Dinamarca para el Mundial, y una de las alternativas "de color negro luto" (@hummelsport)

Una nueva polémica vinculada con Qatar y los derechos humanos tiene como protagonista al seleccionado de Dinamarca, que este miércoles anunció un “mensaje subliminal” en los diseños de camisetas que usará en el Mundial 2022. Mientras que la casaca titular será toda roja, en la alternativa predominará el blanco. En tanto, la tercera camiseta será negra, en señal de luto.

Aunque las reglas FIFA prohíben las declaraciones políticas en el uniforme de los equipos de fútbol, los tres diseños de camisetas de Dinamarca no infringen ningún reglamento, y de hecho no utilizan palabras ni símbolos que sean una postura explícita en contra de la política qatarí sobre los derechos humanos.

“Esta camiseta lleva consigo un mensaje. No queremos ser visibles durante un torneo que les ha costado la vida a miles de personas. Apoyamos a la selección danesa en todo momento, pero eso no es lo mismo que apoyar a Qatar como nación anfitriona”, sentenció en Twitter la empresa Hummel, que viste al conjunto danés.

En Instagram, en tanto, fue todavía más allá: “Con las nuevas camisetas de la selección nacional danesa, queríamos enviar un doble mensaje. No solo están inspiradas en la Euro 92, rindiendo homenaje al mayor éxito futbolístico de Dinamarca, sino también [constituyen] una protesta contra Qatar y su política de derechos humanos. Es por eso que hemos atenuado todos los detalles para las nuevas camisetas de Dinamarca para la Copa del Mundo, incluyendo nuestro logo y los icónicos chevrons. No queremos ser visibles durante un torneo que ha costado sus vidas a miles de personas. Apoyamos a la selección nacional danesa todo el camino, pero eso no es lo mismo que apoyar a Qatar como nación anfitriona. Creemos que el deporte debería unir a la gente. Y cuando no lo hace, queremos tomar una postura clara”, acompañado del hashtag #HistoryIsWhatWeDoNow.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La respuesta del Comité Organizador del Mundial Qatar 2022 no se hizo esperar. En un extenso mensaje, rechazó las acusaciones vertidas por la empresa de indumentaria deportiva, al tiempo que detallaron lo que viene realizando el país asiático en materia de evolución social.

“Desde que obtuvo el derecho a albergar la Copa Mundial de la FIFA, el Comité Organizador ha trabajado diligentemente junto con el gobierno de Qatar para garantizar que el torneo deje un legado social duradero. Nuestro compromiso con este legado contribuyó a reformas significativas en el sistema laboral, promulgando leyes que protegen los derechos de los trabajadores y garantizan mejores condiciones de vida para ellos”, destaca inicialmente el texto.

Sexo, alcohol y bicicletas: qué se puede hacer y qué no en el emirato que organizará el Mundial

Luego, describe: “A través de nuestra colaboración con el Grupo de Trabajo de la UEFA y varias otras plataformas lideradas por la FIFA y otros grupos independientes, hemos entablado un diálogo sólido y transparente con la DBU [la Unión Danesa de Fútbol, en danés Dansk Boldspil-Union]. Este diálogo dio como resultado una mejor comprensión del progreso realizado, los desafíos enfrentados y el legado que dejaremos más allá de 2022″.

A continuación, desde Qatar desestima la acusación de la empresa: “Por esa razón, discutimos la afirmación de Hummel de que este torneo les ha costado la vida a miles de personas. Además, rechazamos de todo corazón que se trivialice nuestro genuino compromiso de proteger la salud y la seguridad de los 30.000 trabajadores que construyeron los estadios de la Copa Mundial de la FIFA y otros proyectos de torneos. Ese mismo compromiso ahora se extiende a 150.000 trabajadores en varios servicios de torneos y 40.000 trabajadores en el sector de la hospitalidad.”

De acuerdo a informaciones no oficiales, en la construcción de los estadios del Mundial murieron al menos 6500 personas
De acuerdo a informaciones no oficiales, en la construcción de los estadios del Mundial murieron al menos 6500 personas

Más adelante, agrega: “Siempre debe recaer en los países la responsabilidad de hacer más para proteger los derechos de los pueblos de todo el mundo, incluida Dinamarca. El trabajo del Comité Organizador es reconocido por numerosas entidades dentro de la comunidad internacional de derechos humanos como un modelo que ha acelerado el progreso y mejorado vidas. Las reformas de Qatar son reconocidas como un referente en la región. Como todo país, el progreso en estos temas es un viaje sin línea de llegada, y Qatar está comprometido con ese viaje”.

Finalmente, desde Qatar plantean: “Instamos a la DBU a transmitir con precisión el resultado de su extensa comunicación y trabajo con el Comité Organizador, y a garantizar que esto se comunique con precisión a sus socios en Hummel”.

A pesar de la defensa realizada por el Comité Organizador del Mundial 2022, un informe publicado por el diario inglés The Guardian en febrero de 2021 afirmó que un total de 6.500 trabajadores de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka habían muerto en Qatar desde que se conoció su candidatura a la Copa del Mundo. El gobierno de Qatar cuestionó este número y afirmó que solo ocurrieron 37 muertes entre los trabajadores que edificaron los estadios durante jornadas de altísima temperatura y en condiciones infrahumanas.

La otra cara del Mundial de Qatar 2022

Qatar fue muy criticado en la última década por su trato a los trabajadores inmigrantes, en su mayoría del sur de Asia, mano de obra barata y muy necesaria para construir estadios, autopistas, hoteles y otras infraestructuras valuadas en decenas de miles de millones de dólares. Y todo se potenció cuando comenzaron las obras de construcción de los ocho estadios en donde se disputará el Mundial.

Dinamarca, que ocupa el puesto número 10 del ránking mundial de la FIFA y fue semifinalista en la Euro 2021, fue uno de los pocos seleccionados del mundo que adoptó una firme postura en contra de Qatar. De hecho, funcionarios daneses lideraron a un grupo de federaciones de fútbol europeas que visitan ese país con frecuencia para monitorear y controlar el progreso de las reformas prometidas en lo referido a las leyes laborales.

El logotipo de la Copa Mundial de Fútbol se exhibe cerca del Centro de Exposiciones y Convenciones de Doha
El logotipo de la Copa Mundial de Fútbol se exhibe cerca del Centro de Exposiciones y Convenciones de Doha

A su vez, Dinamarca es uno de los países que se unió a una campaña europea lanzada la semana pasada, que promueve que los capitanes usen brazaletes multicolores con forma de corazón “OneLove” en los partidos de la Copa del Mundo y, de esa forma, tomar una postura en contra de la discriminación y la situación de los derechos humanos en Qatar. Los otros seis seleccionados europeos que apoyan esta moción son Inglaterra, Países Bajos, Bélgica, Francia, Alemania, Suiza y Gales.

El sorteo determinó que Dinamarca forme parte del grupo D, en donde se enfrentará con el campeón defensor, Francia, habituado a utilizar una camiseta azul oscuro, Australia, que usualmente viste una casaca amarilla o dorada, y Túnez, de frecuente camiseta blanca.

De acuerdo con el calendario de partidos del torneo, Dinamarca figura como local y con la primera opción de color de camiseta solo para su partido inaugural, previsto para el 22 de noviembre contra Túnez.

Los dos primeros de este grupo se cruzarán en octavos de final con los dos que encabecen el grupo C, en donde aparece la Argentina. Según los resultados de unos y otros, un cruce entre la selección albiceleste y la danesa es más que factible.

Joseph Blatter al nombrar a Qatar como sede
Joseph Blatter al nombrar a Qatar como sede

Una sede polémica

Mucho más allá del fútbol y de los derechos humanos, el Mundial Qatar 2022 quedará signado por otra enorme polémica. Desde su designación como sede, las acusaciones de sobornos para que el país árabe fuera elegido salpicaron a una docena de dirigentes de la FIFA; incluso ese hecho formó parte del popularmente conocido FIFAGate, que descabezó a la entidad que nuclea el fútbol mundial en mayo de 2015.

El primero que destapó la olla fue un artículo de 2013 publicado por la revista francesa France Football, que explicaba la trama de cómo los qataríes habrían pagado sobornos para conseguir votos a favor de la candidatura de su país.

La investigación refería a una reunión secreta celebrada en el Palacio del Elíseo, el 23 de noviembre de 2010, con el entonces presidente francés Nicolás Sarkozy, el príncipe heredero de Qatar, Tamin bin Hammad al-Thani, Michel Platini, entonces presidente de la UEFA, y Sebastián Bazin, propietario del Paris Saint Germain. En la reunión -según la investigación-, se habría acordado que Platini votara a favor de Qatar y que el país beneficiado iba a ayudar a superar la grave crisis financiera que sufría el PSG.