El Mundial arranca con mucho en juego para el anfitrión, Qatar

Por Andrew Mills y Maya Gebeily

AL KHOR, Qatar, 20 nov (Reuters) - El Mundial de fútbol comenzó el domingo en Qatar, con el anfitrión jugándose su reputación para organizar el torneo sin problemas en medio de un aluvión de críticas por el trato que da a los trabajadores extranjeros, los derechos de la comunidad LGBT y las restricciones sociales.

El Emir de Qatar, el Jeque Tamim bin Hamad al-Thani, llegó al estadio flanqueado por el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ante una multitud enfervorizada, y tomó asiento junto a otros líderes árabes.

"Qué bonito es que la gente pueda dejar de lado lo que les divide para celebrar su diversidad y lo que les une al mismo tiempo", dijo el emir en su discurso inaugural. "Desde Qatar, desde el mundo árabe, doy la bienvenida a todos al Mundial 2022".

A continuación se desarrolló un espectáculo sobre el terreno de juego, con tres camellos, el actor estadounidense Morgan Freeman y la interpretación de la canción del torneo, llamada Dreamers, en la que participó el cantante Jungkook, de la banda K-pop BTS y el cantante qatarí Fahad Al-Kubaisi.

El príncipe heredero de Arabia Saudita y los presidentes de Egipto, Turquía y Argelia, así como el secretario general de las Naciones Unidas, estuvieron entre los líderes presentes en el estadio con forma de carpa antes del primer partido entre el local y Ecuador.

Qatar, que ha negado las acusaciones de maltrato a los trabajadores y de discriminación, y la FIFA esperan que la atención se centre ahora en el juego. Los organizadores también han negado las acusaciones de soborno para ganar la sede.

En el interior del estadio Al Bayt, muchos asientos seguían vacíos y había atascos en la autopista que conduce al recinto, donde se escucharon vítores cuando apareció el equipo de Qatar para disputar su partido inaugural.

Por primera vez, un vuelo comercial directo de Tel Aviv a Doha aterrizó en Qatar a pesar de la ausencia de lazos bilaterales formales, en un acuerdo negociado por la FIFA para llevar tanto a palestinos como a israelíes al torneo.

(Información de Maya Gebeily y Andrew Mills; escrito por Ghaida Ghantous. Editado en español por Javier Leira)