El Mundial de ajedrez: Magnus Carlsen y Nepo aburren a las piedras

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Magnus Carlsen
    Magnus Carlsen
    Ajedrecista noruego
El ruso Ian Nepomniachtchi recurre a los videojuegos para resistir la tensión del match por el cetro mundial de ajedrez y el campeón defensor, Magnus Carlsen, confía en su condición de "mejor jugador".
GIUSEPPE CACACE

El problema de las excesivas tablas en los campeonatos mundiales es de larga data en el ajedrez. Ya José Raúl Capablanca, hace casi cien años, proponía cambios en las reglas para evitarlas. En el match actual entre el noruego Magnus Carlsen y el ruso Ian Nepomniachtchi en Dubái se implantó la prohibición de ofrecer tablas antes de la jugada cuarenta. Pero ni por ésas. El entrenamiento con computadoras ha mejorado la técnica defensiva de los jugadores y en el primer nivel es complicado sacarse ventajas.

Además, en estos encuentros se hace una preparación muy específica “hacia el otro”, para neutralizar sus principales aperturas. El encuentro es al mejor de 14 partidas, dos más que en los anteriores. Las primeras cinco han terminado en empate, o sea que ya ha transcurrido más de un tercio del total. En el caso de que finalicen empatados se jugará un alargue de partidas rápidas.

Magnus Carlsen
Magnus Carlsen


Carlsen es el mejor ajedrecista de estos tiempos, con logros y récords.

Fue en esa instancia que Carlsen venció sus dos últimos encuentros por el título, frente a Sergei Karjakin y a Fabiano Caruana. Carlsen lleva 19 empates seguidos a ritmo clásico entre los últimos tres mundiales (en el match con Caruana de 2018 todas las partidas finalizaron en tablas). Algunas igualdades son casi cómicas: en la cuarta partida de este match, Carlsen, con blancas, decidió testear la preparación de Nepo en la ultrasólida defensa Petroff.

Los dos jugaban a ritmo relámpago una posición que cada uno había estudiado en detalle en equipo, sabiendo ambos que de no mediar un improbable error el resultado sería un inevitable empate, como sucedió. Por ahora Nepo espera. Utilizando la misma estrategia que casi le dio éxito a Karjakin en el match de 2017. Bien pertrechado detrás de las murallas, confía en que Carlsen arriesgará en demasía y le dara ocasión de ganar una partida. Siendo un jugador de ímpetu atacante, ha variado un poco su estilo, haciéndolo más posicional. Parece querer plantear un duelo de paciencia con el campeón. A ver quién parpadea primero.

Los encuentros por el Campeonato Mundial se desarrollan cada dos años. El campeón defiende su título ante el ganador del Torneo de Candidatos, en el que compiten los ocho mejores exceptuando al campeón. El actual match debió tener lugar el año pasado pero fue postergado por la pandemia. La bolsa es de dos millones de euros; 60% al ganador, 40 % al perdedor.

Nepomniachtchi, de los pocos asumió algunos riesgos en un torneo bastante decepcionante
Nepomniachtchi, de los pocos asumió algunos riesgos en un torneo bastante decepcionante


"Nepo" espera, como queriendo plantear un duelo de paciencia con el gran Carlsen.

Aunque con los años el ajedrez de elite ha mejorado los premios que reparte, sigue lejos de los deportes mediáticos. La preparación de los contendientes es intensiva y el equipo de colaboradores suele ser abundante; incluye analistas de primer nivel, pero también puede haber psicólogos, cocineros, personal de seguridad. En el caso de Carlsen, es el padre, Henrik, quien hace las veces de coordinador general y siempre fue un entusiasta soporte de su hijo. Sobre qué hacer en los ratos libres, Carlsen declaró que paradójicamente una de sus principales preocupaciones durante este tipo de encuentros es la de “olvidarse del match”, es decir desenchufarse, para no estar tan agobiado por la tensión.

Nepo es adicto a los videojuegos, lo que en parte puede servirle para descomprimir, para reducir esa tensión. Digo “en parte” porque los videojuegos no dejan de ser una actividad lúdica que requiere intensidad psíquica. El equilibrio psicológico es fundamental en competencias tan parejas, en las que una derrota puede tener el efecto de una bomba. Hay que tener en cuenta que el ajedrez demanda mucho tiempo, de modo que se vuelve muy absorbente y desplaza a los otros focos de atención de la vida. En casi ningún deporte se da esta situación en la cual dos rivales piensan tanto tiempo el uno en el otro durante semanas y hasta meses, si se atiende a los tiempos de preparación. Enemigos íntimos.

Varios maestros opinaron sobre este match. La mayoría otorga su favoritismo a Carlsen, aunque con cautela. Es interesante la opinión del ex campeón mundial Vladimir Kramnik. Dijo que mientras los aspirantes a la corona mundial quieren ganar, Carlsen “necesita” ganar; que para él el segundo puesto no es una opción. Esa “necesidad” le daría un plus sobre sus rivales. Yo agregaría que la autoconfianza es otro factor en su favor. Cuando se le preguntó por qué debería ganar el match, Carlsen dijo: “Simplemente porque soy mejor jugador”. Pero estas palabras ahora están puestas a prueba. Nepo está haciéndolo bien, está bien preparado, y Carlsen deberá mostrar para ganar ese “plus” que lo distingue. Por ahora no lo consigue y tanto él como Nepo se desvelan pensando cómo encontrar la brecha que permita derribar el hasta ahora infranqueable muro del adversario.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.