El festejo en casa de padres del ecuatoriano Carapaz, ganador de oro en el ciclismo de ruta de Tokio2020

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
ECUADOR-CARAPAZ (AP)
ECUADOR-CARAPAZ (AP)

Hacia las 3 y media de la mañana se fundieron en un abrazo intenso, en silencio. Las lágrimas corrían por las mejillas de Antonio Carapaz y Ana Montenegro.

Por televisión habían visto recién el despliegue de valentía y poder que permitió el sábado a su hijo Richard Carapaz ganar la medalla de oro en el ciclismo de ruta de los Juegos Olímpicos en Tokio.

Pasado el primer momento de incredulidad, los padres estallaron en gritos de alegría y nuevos abrazos en la soledad del campo, dentro de su humilde morada rural cerca de la población de El Carmelo.

La cuna de Carapaz se ubica a 3.000 metros de altura, en la provincia de Carchi, cerca de la frontera con Colombia y 126 kilómetros al norte de la capital ecuatoriana.

En la mañana del sábado, cerca de 300 personas habían copado el patio de tierra de la vivienda de los Carapaz, adonde también habían llegado la banda municipal y Cristian Benavides, alcalde de la ciudad de Tulcán, capital de Carchi.

OYAMA, JAPAN - JULY 24: (L-R) Silver medalist Wout van Aert of Team Belgium, gold medalist Richard Carapaz of Team Ecuador, and bronze medalist Tadej Pogacar of Team Slovenia, pose on the podium during the medal ceremony during the Men's road race at the Fuji International Speedway on day one of the Tokyo 2020 Olympic Games on July 24, 2021 in Oyama, Shizuoka, Japan. (Photo by Tim de Waele/Getty Images)
(Photo by Tim de Waele/Getty Images)

Durante la jornada, un río de gente subió un lodoso camino que llevaba hasta la casa, todos querían felicitar a los Carapaz, abrazarlos y dirigirles algunas palabras —si bien a los más emotivos se les quebraba la voz.

Leyenda

Carapaz, de 28 años, se ha convertido en la nueva leyenda deportiva de Ecuador luego de ganar el Giro de Italia, el segundo puesto en la Vuelta a España, el tercer lugar en el Tour de Francia y ahora el oro olímpico.

Apenas la semana pasada, la madre del campeón lo vio subir en tercer lugar en el podio del Tour de Francia. Esta vez, en declaraciones a The Associated Press dijo: “me siento feliz y contenta al ver que mi hijo logró un triunfo que tal vez no lo esperábamos”.

Recordó al pequeño Richard, inquieto, jugando con su primera bicicleta sin llantas y sin asiento, la que rescató de la chatarra y con la cual comenzó hace cerca de 20 años sus sueños de ciclista en medio de la pobreza y la dura vida de campo, en los Andes ecuatorianos.

La familia tiene ganado vacuno y cultivos de papas, a lo que ha sumado desde el 2019, luego del triunfo en el Giro de Italia, la escuela de ciclismo que lleva el nombre del campeón.

Entre las decenas de aficionados que llegaron a festejar la medalla olímpica figuró Mathew Bolaños, estudiante de 22 años, quien envuelto en una bandera de Ecuador estaba desde primera hora en la casa de los Carapaz. 

“Vine a felicitarlos porque Richard refleja a tantos jóvenes que tenemos tantos sueños y queremos conquistar el mundo, pero Richard los está haciendo con dos ruedas, para mí ese es el imán que nos está atrayendo hasta esta casita”, manifestó.

Comida para todos

Los padres de Carapaz ofrecieron a los visitantes comida, como caldo de gallina, chuletas de cerdo fritas, queso con miel y productos de la tierra. La mayor parte degusta los platos, ofrecidos a módicos precios.

“Siento una gran emoción que mi hijo haya logrado lo que no se ha logrado en este país y ver la alegría tan grande que ha provocado entre los ecuatorianos, es un orgullo y un honor que sea mi hijo. El es mi héroe, lo admiro”, expresó Antonio Carapaz, de 60 años, en declaraciones a la AP. “Siento una emoción y un orgullo tan grande en el pecho que me estalla de la alegría, solo quiero abrazarlo y decirle que lo amo”.

Muchos visitantes quieren posar ante la destartalada primera bicicleta que permanece colgada bajo el alero de la casa, otros prefieren fotografiarse frente a la bandera de Ecuador, con un mágico paisaje formado por retazos de colores de los diferentes cultivos andinos a sus espaldas.

Diego Herrera, un arquitecto de 60 años, llegó al sitio en una imponente moto y aseguró a la AP: “en cuanto vi el triunfo de Carapaz, decidí que debía llegar acá, conocer a sus padres y sobre todo agradecerles por el hijo tan maravilloso que han dado a Ecuador, pocos tienen la fortuna de parir un hijo de esos quilates”.

Ana Montenegro ríe cuando recuerda que, cuando era niño, Richard le pedía a su papá que sembrara espinacas, porque quería ser tan fuerte como Popeye el Marino. 

“Ahora creo que es tan fuete como Popeye”, añadió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.