Mourinho y “la victoria de la familia”: el llanto del portugués tras llegar a otra final y el récord que buscará como DT con Roma

·5  min de lectura
"Levantate que no tenés nada", le dice Jose Mourinho al mediocampista Jordan Veretout durante la semifinal que la Roma le ganó a Leicester de Inglaterra en el estadio Olímpico
ISABELLA BONOTTO

Mourinho siempre fue un personaje particular. A veces provocador, a veces sensible. Pocos entrenadores han pasado por todos los estratos como él. Detallista, polémico, risueño, engreído, vuelve a estar en los focos mundiales por ser él y porque llevó a un gigante dormido como la Roma a una final. Es cierto que el torneo no es de los más relevantes: la Conference League no es la Champions. Justo él, que hizo historia con Inter también en los principales escenarios deportivos. Pero sí hubo un destello que lo llevó siempre, ganando o perdiendo: el sentimiento.

Europa League: Eintracht Frankfurt llegó a la final tras 42 años y los hinchas invadieron el campo de juego

Por eso no extrañó una de sus primeras frases luego de este jueves conseguir el boleto a Albania, donde se medirá con Feyenoord el miércoles 25. Siempre necesitó sentirse arropado por el grupo. Luego del triunfo por 1-0 sobre Leicester que clasificó al equipo italiano a la primera final de la Conference League, el DT tuvo un particular análisis sobre el valor del éxito: “Fue la victoria de la familia”, aseveró quien hizo del Mourinho enojado y osco una pantalla para el afuera, ya que –todos sus jugadores- siempre dijeron que dentro del vestuario y en los entrenamientos “era muy amable, uno más”.

La emoción de Mou en el final

Y agregó al término del partido en estadio Olímpico: “No sólo de la familia entre el campo y el banco de suplentes, sino también de la del estadio. Nuestro mayor mérito fue esta empatía, este sentido de familia”. Por ahí hay que entender el porqué del llanto del final, esos segundos antes a que el árbitro finalizara el encuentro en donde empezó a caminar hacia el banco de suplentes y ya su rostro se iba transformando para dejar escapar esa emoción inexplicable.

Mourinho también llora: su costado humano, cuando copió a Guardiola y su estrategia en “modo Gallardo”

Roma jugará apenas su cuarta final continental, la primera de la temporada 1990-91, gracias a la victoria que consiguió con un gol del inglés Tammy Abraham ante Leicester, contra el que había igualado 1-1 en la ida. “Hicimos un partido extraordinario, tal vez otros lo interpretarán de otro modo, pero para mí cuando tu arquero sólo tiene dos intervenciones en 180 minutos contra un equipo de la Premier League con calidad, quiere decir que hicimos algo bueno”, consideró Mourinho en diálogo con la cadena Sky Sport y reproducidas por la agencia ANSA.

Mourinho puede alcanzar un récord como entrenador. Es el primer entrenador en llegar a la final de una competición europea con cuatro clubes diferentes, habiéndolo hecho con Porto (Copa de la UEFA y la Champions League), Inter (Champions League), Manchester United (Europa League) y ahora Roma (Liga de Conferencias de Europa). Como para confirmar ese apodo que lo hizo leyenda antes de retirarse: “The Special One”.

Lo mejor del partido

Aunque fue mutando en el camino. A fines de 2020 dijo ya no sentirse así, sino “The Experienced One”: “Me llamaría así porque tengo mucha experiencia”, comentaba el entrenador del Tottenham en unas declaraciones a Tecent Sports. El técnico portugués llevaba con ese apodo desde 2004, cuando se lo auto impuso en su presentación en Londres cuando llegaba para dirigir al Chelsea después de haber sido campeón de Europa con el Oporto.

A los 59 años, Mourinho ya no se pelea tanto como antes. “Con los años uno se vuelve menos egoísta y más papá. Estoy contento por los jugadores, recordaré por siempre la gente en la calle con las banderas. Roma es una ciudad grandiosa, se siente incluso viviendo en Parioli. Di mi pequeña contribución para esta alegría y esto me hace feliz”, admitió en la conferencia de prensa.

Como no podía ser de otra manera, elogió a sus jugadores: “Los muchachos estuvieron extraordinarios. Para llegar a la final, 14 partidos son muchos y sé que lo hemos pagado con los puntos pedidos en la Serie A (el torneo local en Italia). Pero ahora iremos a la final y queremos ganarla”.

Así lo vive Jose Mourinho, es el pasaje a la final de la Conference League
ISABELLA BONOTTO


Así lo vive Jose Mourinho, es el pasaje a la final de la Conference League (ISABELLA BONOTTO/)

El entrenador portugués también reconoció en rueda de prensa que incluso derramó alguna lágrima “por todas las personas que aman este club”, que comparte con su clásico rival el quinto puesto de la Serie A en la pelea por clasificarse a la próxima Europa League. “Hoy no ganamos un trofeo, pero es una final importante para muchas personas”, resaltó Mourinho, quien pidió a la Liga de la Serie A que programe para el viernes 20 el duelo contra Torino por la última fecha del certamen. Otra forma de estar en los detalles.

A su manera, ya empezó a jugar el partido decisivo: “Seguramente Feyenoord hará lo mismo. En representación del fútbol italiano merecemos preparar la final del mejor modo posible”, argumentó Mourinho.

Durante el partido, Mou se enojó con un jugador -Jordan Veretout- cuando se quedaba en el piso por un dolor muscular y lo arengó a que se levante. Luego Abraham, autor del gol, y una de las principales figuras del equipo, reconoció quien llegó a 25 conquistas en su primera temporada con Roma al anotar justamente su primer gol al Leicester, al cual nunca le había podido marcar con la camiseta del Chelsea. “Sinceramente no sé de dónde saqué las energías para festejar. Había pedido el cambio, pero Mourinho me ordenó seguir. En el campo siempre damos todo, también por esto estamos en la final”, reconoció.

Mourinho y una queja ante un fallo del juez que no le gustó
ISABELLA BONOTTO


Mourinho y una queja ante un fallo del juez que no le gustó (ISABELLA BONOTTO/)

Cuando define su personalidad, Mourinho explica que no le gusta hacerse el desentendido con alguna decisión que toma. O por qué ante la prensa muestra una imagen diferente de cómo es dentro de un vestuario: “Quizás sea mejor ser políticamente correcto, tal vez es mejor decir lo que la gente espera que digas; tal vez sea mejor –como decimos en Portugal- esos tipos que se sumergen en una pileta, salen y están secos. Nunca salen mojados. Pero yo no soy así. Incluso antes de sumergirme ya estoy mojado”.

Roma es el décimo equipo de Mourinho como entrenador principal. Y buscará en la final su vuelta olímpica número 26. Un entrenador que hizo del verbo “competir” su principal estilo, por encima de todos los sistemas tácticos y estrategias.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.