Mourinho: "Prefiero perder un partido 4-0 que perder cuatro partidos 1-0"

·2  min de lectura

José Mourinho no se guardó nada después de que la Roma perdiera el invicto en la Serie A tras caer por 4-0 ante Udinese como visitante. El conjunto de la capital italiana no pudo mantener tampoco la punta, que ahora le pertenece a Napoli y Milan.

"Prefiero perder un partido 4-0 que perder cuatro partidos 1-0. Es duro para nosotros y para la afición, pero así es la vida, ya habrá otro partido el jueves. Eso se lo dije a mis jugadores en el vestuario", comenzó diciendo el portugués.

Este tropiezo significó la mayor derrota de Mourinho en su carrera en la Serie A. Es más, solo dos veces había perdido con un margen de cuatro o más goles en un partido de liga: un 0-5 contra Barcelona cuando era técnico de Real Madrid (2010) y un 0-4 cuando dirigía a Manchester United, ante Chelsea (2016).

"Nos enfrentamos a un equipo físico y experimentado. Si quedas abajo en el marcador, te metes en dificultades. También tuvimos una oportunidad al principio con Dybala, que pese al resultado fue el mejor del campo", analizó el portugués sobre el trabajo de su equipo en Údine.

Sobre el arbitraje, disparó: "No vio un posible penalti cuando el partido iba 1-0, pero cuando pierdes 4-0 no hay que hablar del árbitro, aunque tenga un perfil perfecto para un equipo como el Udinese en un partido así".

También se lamentó por las chances desperdiciadas: "Hemos fallado varias oportunidades con el partido abierto y antes del 1-0 tuvimos una. Ellos han sabido aprovechar las suyas. Ya estamos pensando en el partido que tenemos partido el jueves".

Por último, no quiso responsabilizar a ningún futbolista por la derrota y aseguró que fue un mal rendimiento en conjunto. ¿Errores individuales? En mis equipos los errores individuales se convierten en errores colectivos. Nos equivocamos cuando teníamos el partido abierto", dijo.

"Tenemos 10 puntos y muchos equipos están cerca. Felicito al Udinese, que ha estado perfecto. A veces me gustaría tener recogepelotas así en mi estadio también", cerró, con un poco de sarcasmo, el portugués, que ahora espera dejar otra imagen cuando su equipo debute en la Europa League, el jueves, ante Ludogorets.

Foto: Getty Images