MotoGP. Bagnaia, de la sanción a firmar un póquer y espiar al campeón Quartararo

·4  min de lectura
Desde el quinto cajón de la grilla a la victoria: Francesco Bagnaia y un triunfo que lo revitaliza para la pelea por el título
Desde el quinto cajón de la grilla a la victoria: Francesco Bagnaia y un triunfo que lo revitaliza para la pelea por el título - Créditos: @NurPhoto

La tarea en el circuito de Misano empezó de modo oscuro, aunque con fortaleza mental y velocidad logró revertir la curva. En el primer entrenamiento libre del Gran Premio de San Marino, Francesco Pecco Bagnania tuvo un incidente con Alex Márquez (Honda) y los comisarios deportivos lo sancionaron con tres posiciones en la grilla de partida. Su compañero, el australiano Jack Miller, señaló la pole, por lo que la mejor espada del equipo oficial Ducati debió contentarse con ser el escolta en la qualy y largar desde el cajón cinco, en la segunda fila, la 14ta fecha del Mundial de MotoGP. Tampoco el warm-up le sonrío: el socio de garaje en 2023, Enea Bastianini, con una Ducati modelo 2021 del equipo Gresini, marcó el mejor registro en los cronómetros. Ninguno de los contratiempos alteró el plan de Bagnaia, enfocado en la victoria para recortar el margen de puntos con el campeón y defensor de la corona Fabio Quartararo: atacó con fiereza desde que se apagaron los semáforos y después de tres giros marchaba a la cabeza de la carrera. Desde el frente marcó el pulso para vencer, por 34 milésimas, por sexta ocasión en el año y por cuarta consecutiva, convirtiéndose en el primer piloto de la historia de Ducati que celebrar un póquer de éxito en una temporada.

Una excelente largada, que le permitió saltar del quinto al tercer puesto en la Curva 1, el primer eslabón para la victoria de Bagnaia en Misano. Mientras Pecco se encendía, el pelotón ofrecía novedades con la triple caída que protagonizaron Johann Zarco, Michelle Pirro -ambos con Ducati- y Pol Espargaró (Honda). La nueva buena llegó en el giro siguiente para el italiano, cuando Miller se cayó el piso; el australiano, que solamente tenía una pole en su historia, en el GP de Argentina 2018, dilapidaba cualquier oportunidad de sumar un éxito en su último año como piloto del equipo oficial Ducati. La tarea de recuperación de Bagnaia terminó en la tercera vuelta, cuando superó en la Curva 8 a Bastianini, que enseñaba una moto indócil en el inicio, al extremo que en la Curva 14 a punto estuvo de ser parte de la lista de pilotos que se cayeron.

Sexta victoria en la temporada, cuarta consecutiva, para Francesco Pecco Bagnaia; el italiano es el primer piloto en firmar un póquer de éxitos con Ducati
Sexta victoria en la temporada, cuarta consecutiva, para Francesco Pecco Bagnaia; el italiano es el primer piloto en firmar un póquer de éxitos con Ducati - Créditos: @Steve Wobser

La única preocupación de Bagnaia era descubrir cómo desarrollaría la carrera Quartararo, que exprime su talento para disimular la falta de velocidad de Yamaha. El Diablo, que partió octavo, logró deshacerse de Aleix Espargaró (Aprilia) -hasta entrar al GP de San Marino el escolta del francés en el campeonato-, aunque la quinta plaza en el clasificador resultó todo lo que pudo rescatar. El conjunto de motos italianas que marchaban delante -Bagnaia, Bastianini y Luca Marini, con Ducati; Maverick Viñales (Aprilia)- estuvo en la mira, pero nunca al alcance del campeón.

La maniobra que definió la carrera: el sobrepaso de Francesco Bagnaia a Enea Bastianini en el tercer giro; Pecco venció a la Bestia por apenas 34 milésimas
La maniobra que definió la carrera: el sobrepaso de Francesco Bagnaia a Enea Bastianini en el tercer giro; Pecco venció a la Bestia por apenas 34 milésimas - Créditos: @FILIPPO MONTEFORTE

“Muy feliz de ganar desde el quinto lugar. Fuimos mejorando, porque al comienzo teníamos poco grip”, comentó Bagnaia, que comenzó hablando en italiano y luego se percató que la entrevista era con la transmisión oficial, que se realizan en inglés. El saludo a Domizia Castagnini, su pareja, y a su hermana Carola, que lo acompaña a todas las carreras, parte del festejo de Pecco, que le ofreció la décima victoria en 14 fechas a Ducati. La última, por 34 milésimas sobre Bastianini, que después de cometer un error en la Curva 4 durante el giro final, aceleró para darle forma a un desenlace apretado a una carrera que desde la tercera vuelta le empezó a sonreír a Bagnaia, después de un inicio complejo de fin de semana.

Con las 25 unidades del éxito superó a Aleix Espargaró, ganador del GP de Argentina, en Termas de Río Hondo, en el campeonato y ahora se enfoca en descontar los 30 puntos que lo separan de Quartararo. En dos semanas, en el Gran Premio de Aragón, en España, Pecco y el Diablo volverán a medirse en una batalla por el título que tiene apenas seis carreras para el cierre de la temporada.