Monetizar las estadísticas, la nueva cruzada del fútbol inglés

·3  min de lectura

Londres, 18 oct (EFE).- Más de 850 jugadores del fútbol inglés se han unido bajo el nombre "Project Red Card" para evitar que las casas de apuestas y las compañías de videojuegos se lucren a costa de sus estadísticas y datos, un vacío legal que no está contemplado aún en los contratos de derechos de imagen.

"En los últimos cinco o diez años el uso de estadísticas y parámetros de los futbolistas ha explotado y si ves cómo se utilizan estos datos, verás que hay un problema porque no se usan de forma transparente, de forma justa y de forma precisa", explica a Efe Chris Farnell, el abogado de la firma IPS Law que lidera el proyecto.

"Las casas de apuestas, por ejemplo, están generando 7.000 millones de libras (8.300 millones de euros) anuales. Están logrando mucho beneficio a través del uso de estas estadísticas y sin que nadie lo permita", añade.

Parámetros como los tiros a puerta, los "goles esperados", kilómetros recorridos, así como el historial médico de los jugadores, sus lesiones y sus mediciones físicas, son compartidas por casas de apuestas, compañías de estadísticas y empresas de videojuegos, que son las tres principales involucradas en la reclamación.

Según explica Farnell, 17 de ellas ya han sido contactadas para abrir un proceso de diálogo y llegar a un acuerdo que no implique tener que recurrir a la vía judicial por violar la Ley de Protección de Datos de 2018.

"No hay un deseo de acabar con el ecosistema actual, pero si va a suceder de este modo, tiene que hacerse en línea con la legislación y tenemos que encontrar una manera de que funcione. No hay ninguna cláusula en los contratos de los futbolistas que permita a estas empresas usar los datos y procesarlos para lucrarse", subraya.

Los futbolistas implicados proceden de la Premier League, la English Football League (de Segunda hasta Cuarta división inglesa), la National League (a partir de Quinta) y la liga escocesa, pero no es un proceso para que los mejores ganen más, arguyen, sino para ayudar también a los menos conocidos.

"Este proyecto es más importante para los futbolistas que jueguen en ligas inferiores, porque sus datos son utilizados también y sus sueldos son muy bajos. Esto no va de que los futbolistas más ricos del mundo estén intentando ganar aún más, sino que los que menos ganan se puedan beneficiar del uso de unas estadísticas y parámetros que son suyos", agrega Farnell.

Con la legislación del Reino Unido en la mano, los futbolistas podrían recuperar los beneficios por el uso de sus datos de los últimos seis años, argumentando que su uso y procesamiento nunca ha sido incluido en los contratos por derechos de imagen y que estos no pertenecen a los clubes ni a las ligas.

"El objetivo es que el uso de estas estadísticas quede reflejado en los contratos de los futbolistas y que cuando estas sean procesadas, los jugadores reciban la remuneración que les corresponde. Los contratos que hemos analizado, con los equipos y con las ligas, no permiten a las compañías procesar los datos de la manera en que lo están haciendo", matiza Farnell.

Además, "Project Red Card" también pretende que se mejore la precisión con la que se muestran las estadísticas, esgrimiendo que errores en la altura, el peso o los partidos y goles de un jugador puede influir a la hora de su captación por parte de un equipo y en el contrato que le ofrezcan.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.