Mirka y Roger Federer: la historia de amor interminable que nació entre los courts

·5  min de lectura
Una alianza de fuego entre Roger Federer y Mirka Vravinec
Roger Federer y Mirka Vavrinec, la historia de amor indeleble que nació en los courts de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000

Es septiembre del año 2000. Se disputan los Juegos Olímpicos de Sydney. Un jovencísimo Roger Federer (18 años) disputa el doble mixto con Mirka Vavrinec (22); ambos representan a Suiza, su país. Pero, más importante, ambos duermen en el mismo piso, reservado para los equipos de tenis y de lucha del equipo helvético. Él queda prendado de la belleza de su compañera y trata de conquistarla durante las dos semanas de competencia. Al final, consigue darle un beso rodeado de luchadores. Es el comienzo de una historia de amor que perdura hasta hoy: Mirka es esposa desde 2009, RRPP y madre de los hijos del tenista que este jueves anunció su retiro en la Laver Cup, por disputarse en una semana.

Mirka Vavrinec y Roger Federer, jugando para Suiza en la Copa Hopman de 2002

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

“Los dos competíamos en tenis para Suiza. Y nos pasamos dos semanas en aquellas habitaciones de la Villa Olímpica. Estábamos junto a los luchadores y los otros atletas del equipo, todos geniales. Creo que durante esas dos semanas se generó una química entre nosotros dos”, recordó Federer en 2019. Y añadió: “Uno de los luchadores me dijo: ‘Ey, besala ahora’. Y yo le respondí: ‘No...No sé. Quizás. ¿Debería?”. Quien convenció a Federer se llama Ludwin Kung y hoy es su amigo. Contó con un cómplice, otro luchador llamado Urs Burgler. Ambos no sólo insistieron para que el tímido Federer diera el primer paso, sino que además dejaron a Mirka y Roger fuera de los dormitorios del piso que ocupaba la delegación suiza. “Ahora, ustedes se conocen”, les dijeron. El resto es historia. Federer dio el primer paso y, a los 15 minutos, Mirka y él regresaron riéndose. Era el comienzo de la historia de amor entre ambos.

Federer y su esposa, Mirka Vavrinec
Federer y su esposa, Mirka Vavrinec

“Al besarme, Mirka me dijo que yo era muy joven. Traté de decirle que tenía 18 años y medio. ¡Me agregué un cuarto de año”, bromeó Federer sobre aquel momento. Kung contó cómo fue aquel inicio. “Sabíamos que a Roger le gustaba Mirka y lo ayudamos un poquito”, dijo al sitio suizo Blick. Además, relató que ambos tenistas pasaron 15 minutos juntos y reaparecieron riéndose. “Desde ese momento, Roger y Mirka fueron pareja”, completó Kung.

“Ella es increíble. No sé por dónde empezar”, le dijo el gran campeón a LA NACION durante una entrevista en Basilea. Miroslava “Mirka” Vavrinec nació en Eslovaquia en abril de 1978 y tenía apenas 2 años cuando su familia se mudó a Kreuzlingen, Suiza. A los 9, su padre la llevó a ver un torneo de tenis en Filderstadt, al sur de Alemania, donde conoció a Martina Navratilova, también exiliada checoslovaca. Martina le regaló una raqueta y la animó a jugar al tenis. Mirka siguió su consejo y alcanzó el puesto 76º del ranking de la WTA en 2001.

Al tiempo de que Roger y Mirka fueran pareja, una lesión en el tendón de Aquiles interrumpió la carrera tenística de ella, pero la relación sentimental con Roger se fue consolidando, hasta convertirse en inseparables y en la madre de sus hijos. Además, claro, de ser una pieza fundamental, según cuentan, en el armado de la agenda del helvético. En aquella entrevista con LA NACION, Federer se deshizo en elogios hacia su mujer y habló de su importancia en el día a día.

–El día que tu esposa diga: ‘Basta de viajar’, ¿listo, punto final para tu carrera?

–Si hablo de tenis, ella [Mirka] tuvo un profundo impacto en mi carácter, quizá no en mi juego, pero sí en mí como profesional porque fue tenista profesional antes que yo, tenía más experiencia cuando yo llegué al tour, sabía lo que era el trabajo duro, yo estaba aprendiendo lo que era. Entonces, ella me hizo crecer y madurar en los primeros años. Después, creo que el apoyo que recibí de ella, siempre fue amor incondicional, siempre estuvo ahí para ayudarme, me hizo la vida más fácil, sin importar que yo ganara o perdiera siempre la voy a tener en mi esquina y me da gran estabilidad. Como tenista, siempre es bueno tenerla, porque algunos jugadores tienen una novia un año y después la cambian, salen, tienen una vida de ir a los boliches. Cualquier cosa a la que esa vida te puede llevar puede ser divertida, pero también puede distraerte mucho. Mi vida está perfecta así como es. Siempre me encantó tener la misma novia, la misma esposa, con la organización de la familia y siempre quise protegerla de la prensa, entonces hace como 12 o 15 años que no hace una entrevista, por lo que la gente no sabe todo lo que ha hecho, una increíble cantidad de trabajo en el detrás de escena para mis padres, para mi vida, para Tony [Godsick], para los chicos. Es una gran trabajadora. Es genial. Así que espero que nunca cambie. Yo siempre estuve ahí para ella, ella siempre estuvo ahí para mí. Y si dijera: ‘¿Podemos bajar un poco el ritmo?’, yo le diría: ‘Bueno, pero vayámoslo haciendo lento, de a poco’. Por el momento tenemos buenas conversaciones, está contenta con las giras. Pero por supuesto que, por los chicos, siempre tenemos que armar la mejor agenda posible, anticiparnos en todo y organizarnos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Con insultos y pedradas, pobladores corren a alcaldesa de Puebla por colapso de obra