Milan venció a Fiorentina sobre la hora y no le pierde pisada a Napoli

Jonathan Moscrop/Getty Images

Con mucho en contra, Milan consiguió un triunfo agónico en el último partido del año previo al parón para no perderle pisada a Napoli en su deseo de ganar el Scudetto. Venció por 2-1 a Fiorentina en el San Siro por la 15° fecha de la Serie A y se mantiene como el único escolta.

Si bien la historia comenzó sencilla para los dirigidos por Stéfano Pioli, con el correr de los minutos todo se complicó y terminó padeciendo sus propios errores. En la segunda mitad mereció mejor suerte, pero no tuvo la eficacia necesaria para convertir el segundo.

De entrada nomás, Rafael Leao se encaminó al área tras recibir el balón por parte de Olivier Giroud y definió con categoría con el pie derecho abierto junto al palo izquierdo de Pietro Terracciano, que no llegó a rechazar su disparo. Y de esa manera, rompió la paridad.

Sin embargo, de a poco la visita se acomodó y le generó problemas. Precisamente, primero lo tuvo Cristiano Biraghi con un fuerte remate que se estrelló en el palo derecho y minutos después, llegó la igualdad por parte de Antonin Barak, con una mediavuelta letal.

Barak controló, giró y tiró de zurda entre las piernas rivales, y el desvío en Malick Thiaw descolocó a Ciprian Tatarusanu, que tuvo una floja reacción. Antes del final, el Rossoneri respondió con un mano a mano de Brahim Díaz que Lorenzo Venuti despejó sobre la línea.

Ya en la segunda parte, Milan lo tuvo con un remate de Giroud, luego de un centro desde la derecha de Pierre Kalulu que Terracciano sacó con una gran atajada. Más tarde, Leao probó desde el borde del área con un disparo que salió cerca del palo izquierdo.

La falta de fortuna incluso casi consigue que Kalulu la meta en su propio arco, pero Tatarusanu logró sacarlo a tiempo sobre su izquierda. Después, Giroud ensayó una chilena en el aire sin dirección, aunque el balón se terminó yendo junto al palo derecho del arquero.

Leao lo perdió tiempo después con un tiro frente al arco tras capturar un rebote que se fue por encima del travesaño. Aunque cerca del cierre, los de Florenzia se las ingeniaron para dejar al local al borde de la derrota: Aleksa Terzic y Jonathan Ikoné casi lo dan vuelta en Milán.

Hasta que un centro desde la derecha de Kalulu en tiempo adicionado provocó una salida en falso de Terracciano que derivó en un desvío en Nikola Milenkovic, que se llevó la pelota por delante y la metió dentro de su propio arco para desatar la euforia con el triunfo agónico.

Con eso alcanzó para que Milan se quede con los tres puntos en su estadio y despedir el año con una alegría. Si bien está lejos de Napoli, es su principal perseguidor y apunta a alcanzarlo y superarlo en la vuelta de la Serie A. Su próximo partido será el 4 de enero con Salernitana.

Foto: Jonathan Moscrop/Getty Images