Qué es el ‘milagro de Berna’ y por qué la muerte de un exfubolista ha conmocionado a Alemania

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Horst Eckel
    Futbolista alemán

Horst Eckel, es el último de los héroes alemanes del ‘Milagro de Berna‘, la primera victoria de la Alemania Occidental en un Mundial (1954),que falleció este viernes a los 89 años, anunció la Federación Alemana de Fútbol.

Jugador del Kaiserslautern, era el más joven del equipo que batió contra pronóstico a Hungría en la final mundialista, 3-2.

David contra Goliat: así podría cifrarse el duelo definitivo del 4 de julio de 1954. El acceso a la final de los alemanes ya había representado todo un hito incluso antes del pitido inicial, publicó Fifa.

Lee: FIFA abre investigación por abusos sexuales contra jugadoras de futbol en EU

Después de haber disputado en 1950 su primer partido internacional tras la Segunda Guerra Mundial, la escuadra teutona participaba por tercera vez en su historia en un campeonato del mundo.

“Cuando la selección alemana en torno al capitán Fritz Walter, Helmut Rahn y Max Morlock saltó al campo del estadio Wankdorf de Berna a las 16:45 del 4 de julio de 1954, seguro que sus miembros no imaginaban que iban a entrar tan gloriosamente en los anales del fútbol”, explicó Fifa.

“Apenas nos lo creíamos mientras escuchábamos el himno nacional de pie sobre el césped. Sin planearlo, todos entrelazamos los brazos con los jugadores de al lado, tan profundo era el sentimiento de auténtica amistad”, recordó el defensa alemán Jupp Posipal en relación con los minutos posteriores al triunfo contra la entonces todopoderosa Hungría en la final de la Copa Mundial de 1954.

En los 90 minutos de juego anteriores, habían nacido once héroes, y la historia de la Copa Mundial acababa de escribir uno de sus capítulos más emocionantes: “El milagro de Berna“.

“El milagro de Berna” es una frase que permanecerá ligada al fútbol alemán para siempre. “Sobre ningún otro partido de fútbol y sobre ninguna otra selección se han escrito tantas leyendas e historias como sobre esta final mundialista de 1954 celebrada en Berna entre la República Federal Alemana y Hungría”, añade Fifa.

Esta inesperada victoria fue un elemento fundador de la identidad alemana de posguerra, ya que los germanos tuvieron un motivo de orgullo por primera vez desde la vergüenza del nazismo y la derrota militar, informó AFP.

No te pierdas: Por la dignidad del futbol femenil en México

Dos veces campeón de Alemania con el Kaiserslautern, Horst Eckel había entrado la semana pasada a formar parte del ‘Salón de la Fama’ del fútbol alemán en Dortmund, junto a otros grandes del fútbol germano como Uwe Seeler, Franz Beckenbauer, Gerd Müller y Sepp Maier. N

Con información de AFP y Fifa

 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.