Miguel Borja y Pablo Solari: cómo fue el debut en River de dos apuestas fuertes de Marcelo Gallardo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Miguel Borja busca la pelota en el área de Gimnasia
Miguel Borja busca la pelota en el área de Gimnasia - Créditos: @Fotobaires

La expectativa se notó desde antes del comienzo del partido entre River y Gimnasia en el Monumental. Los hinchas, que completaron la capacidad del estadio, llegaron con la certeza de que, al menos, Miguel Borja y Pablo Solari iban a estar en el banco de suplentes. Y era lógico imaginar que dos de las tres apuestas de Marcelo Gallardo en el mercado de pases iban a tener sus primeros minutos con su nueva camiseta. La otra, Rodrigo Aliendro, iba a ser titular... y la figura del triunfo por 1-0, la primera luego de dos derrotas y un empate en el torneo.

“Estaba almorzando con mi novia cuando recibí el llamado. La verdad es que fue muy emocionante para mí, por todo lo que vengo trabajando. Que se me diera este paso tan importante en mi carrera hizo que se me cayeran las lágrimas, por el aprecio que le tengo al club y por lo que significa. Estoy muy contento, me llena de orgullo por mi familia y espero estar a la altura del club, que es lo más importante”, había expresado Solari, confeso hincha de River, el día de su presentación ante la prensa. “Para mí jugar en River es todo. Le tengo un aprecio muy grande a este club, porque de chiquito mi papá me inculcó eso. Estoy muy orgulloso por todo el sacrificio que hice para llegar hasta acá”, agregó, por si a alguien pudiera quedarle alguna duda de lo que significa este momento en su carrera. A los 21 años, luego de explotar en Colo-Colo de Chile, el joven surgido en Talleres de Córdoba afronta el mayor reto de su incipiente carrera.

Anoche, Solari ingresó en lugar de Simón, cuando iban 17 minutos del segundo tiempo. Luego, a los 28′′, también se produjo la presentación del colombiano Miguel Borja en lugar de Lucas Beltrán, autor del gol, que se retiró exhausto. En ese momento, el Monumental devolvió un caluroso aplauso para los dos: el que salía, que había tenido un muy buen partido, y el que ingresaba: a los 29 años, Borja iniciaba su camino en River con el peso de saberse el fichaje más caro del mercado. River invirtió 11.500.000 dólares en el actual mercado de pases para adquirir a Borja y Solari, que costaron 7 y 4,5 millones, respectivamente,

Cómo jugaron Borja y Solari

A Solari se lo vio encarador, decidido, por la banda derecha, su hábitat natural. Trató de desbordar a Nicolás Colazo en cada oportunidad que recibió la pelota, y a vreces lo logró. Incluso en un par de ocasiones buscó a Borja: en una, el colombiano remató afuera y en la otra, Rodrigo Rey le tapó el remate. A los dos, se notó, les costó adaptarse a un campo de juego muy rápido, una característica propia del Monumental, que a nadie le resulta instrascendente, Hasta Beltrán, que volvió recientemente de su préstamo de Colón, reconoció luego del partido que tiene que volver a acostumbrarse a jugar allí: “Los controles y la velocidad acá son diferentes”, dijo el goleador de la noche, que también le había anotado a Vélez el domingo.

Miguel Borja le agradeció “a Dios por esta oportunidad de llegar a un club como este”. ”Me sentí bien y estuve cerca de convertir en mi primer partido, pero el arquero de Gimnasia me tapó muy bien. Fue mérito suyo. Me siento bien desde que llegué, porque además conocía a algunos compañeros de Colombia, como el caso de Agustín Palavecino. También conozco a Juanfer (Quintero) y Armani”, resaltó quien llegó de Junior, de Barranquilla.

Relajado, con una sonrisa, el delantero habló también de las sensaciones que lo atravesaron por ser local por primera vez en un estadio que ya había visitado con otras camisetas: “Es un lindo escenario, la verdad que es algo que me imaginaba y es una de las hinchadas más fieles del país. El respaldo del aficionado es muy importante para tomar confianza. Eso lo ayuda a uno y lo motiva aún más”. En tiempo de descuento, incluso, se animó a levantar los brazos hacia el público, un pedido de más apoyo mientras River intentaba cerrar una victoria impostergable en este tramo del campeonato: ahora suma 12 puntos, siete menos que Argentinos juniors y Atlético Tucumán, los líderes.

Pablo César Solari en acción: su nombre es un homenaje a Aimar, un ídolo de River
Pablo César Solari en acción: su nombre es un homenaje a Aimar, un ídolo de River - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Sobre las características del fútbol argentino, expresó: “Muy intenso todo. Creo que es un fútbol más dinámico a comparación del que se vive en Colombia. De a poco me voy adaptando, voy conociendo a los compañeros y ellos me conocen a mi también”. Además, sobre Marcelo Gallardo y su forma de trabajar, expresó: “Eso fue lo que me motivó a venir. Estoy con ganas de seguir mejorando cada día y para eso se necesita un entrenador como él”, reconoció.

¿Y cómo será su competencia interna con Lucas Beltrán? “Necesitamos de todos para cumplir el objetivo que es salir campeón. Lo felicito porque viene haciendo muy buenos partidos. Contra Vélez hizo un desgaste impresionante y estoy muy contento por él”, elogió a su compañero.

Solari, en cambio, guardó sus emociones para el fuero íntimo, luego de una noche inolvidable. Pero habrá poco tiempo para celebrar el logro personal: la agenda de River señala a Aldosivi en Mar del Plata, el domingo a partir de las 15.30, como la próxima meta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.