México, el país que festejaría eliminar a Argentina como si fuera el Campeonato del Mundo

México tiene el objetivo de superar a Argentina en Qatar 2022. (REUTERS/Carl Recine)
México tiene el objetivo de superar a Argentina en Qatar 2022. (REUTERS/Carl Recine)

México jugará su partido más importante del Mundial Qatar 2022 contra Argentina. No hay la menor duda al respecto. Y resulta mejor no adelantarse a pensar que puede haber un duelo más grande en octavos de final. Porque, precisamente, pasar a octavos de final depende de lo que haga o no haga el equipo nacional el día de mañana en la cancha del Estadio Lusail. No hay vuelta atrás: el día que tanto se esperó, desde que la suerte los emparejó en el Grupo C, ha llegado. Dos horas de juego definirán quién de los dos sigue con vida y quién se regresa a casa (aunque habrá que ver cómo salen Polonia y Arabia Saudita, para tener el panorama matemático al 100%).

Y este duelo representa una revancha largamente anhelada por el futbol mexicano, especialmente por sus aficionados. Haciendo de lado las ridículas guerras xenófobas, es un hecho que las dos eliminaciones mundialistas (Alemania 2006 y Sudáfrica) resultaron sumamente amargas para los fans del Tri. En el ideario colectivo, Argentina representa el némesis por excelencia. Y no hay mejor forma de cobrar esos agravios, para los fans y para los jugadores, que echarlos del Mundial justo ahora, que están débiles, que se creían invencibles, y cuando su máxima estrella ha dicho que después de Qatar los mundiales se habrán terminado para él.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pese a ese clima, la pérdida de sentido es evidente: hace tres años, cuando Gerardo Martino llegó a la selección, se hablaba de que las metas de la selección seguían siendo las mismas de toda la vida. A la cabeza de todo, trascender en la Copa del Mundo; por lo tanto, jugar los cuartos de final, esa fase que se le ha escapado a la selección durante siete mundiales de manera consecutiva. El proceso desbordó todas las alegras expectativas que se formulan cuando algo nuevo empieza.

Ahora parece que sería un milagro avanzar a la siguiente ronda. El partido contra Polonia, que parecía fatídico hace apenas unos días, ahora representa un arrepentimiento de larga duración: México tenía todo para ganar ese juego y llevarse tres puntos vitales en la pugna por los dos boletos a octavos. Además, de ese modo llegarían al partido contra Argentina con la batuta en la mano. En su mente, y pese a la presión que tienen, los de Messi entienden que México también siente el agua en el cuello. Mucho más si salen a encerrarse para rescatar el 0-0.

Salir a empatar siempre es un mal negocio en el futbol. A Martino eso le funcionó en el Mundial de 2010, cuando llegó con Paraguay hasta los cuartos de final con tres empates y una victoria —se fue eliminado por España en un recordado y dramático desenlace—. Pero México no tiene la solidez defensiva de aquel equipo paraguayo. Ni mucho menos: la defensa suele tener desatenciones muy marcadas. Sin embargo, decidido a no arriesgar (no lo hizo ante Polonia), Martino no verá con malos ojos que su equipo rescate un punto y llegue a jugarse todo contra el equipo que, en teoría, es inferior a todos —aunque ya quedó claro que no lo son—.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Una victoria para México rompería todos los paradigmas conocidos hasta hoy para el futbol nacional. Ni siquiera ganarle a la Alemania campeona del mundo, hace cuatro años, podría equiparse con vencer a Argentina. Sería insuperable. En redes sociales todos lo dan por hecho y lo firman. Hasta se dice que no importaría perder con Arabia Saudita con tal de vencer a Argentina y provocar que se despidan prematuramente del mundial. No se sabe si es la desesperanza previa o la animadversión en contra de La Albiceleste, quizá una mezcla de ambas cosas, pero el pulso nacional dejar ver eso: el sueño del quinto partido es una cosa de niños comparado con derrotar a Argentina.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Muchos dicen que la selección mexicana de 2018 vencería sin problema a esta Argentina, y no cesan de repetir sus lamentos por el nivel actual de México y por le hecho de que sean dirigidos por Martino (que a ojos de los fans es sospechoso por el simple hecho de compartir nacionalidad con el extraño enemigo de mañana y por sus palabras en las conferencia de prensa hoy). Ya mañana ninguna elucubración tendrá importancia. México puede experimentar la alegría más grande de su historia o añadir una decepción más a un compilado sin fondo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El récord de México en Copas del Mundo de Fútbol que nadie ha podido igualar