Messi fuera de la cancha: sus reacciones cuando lo sacan y el fin del récord en Champions

·5  min de lectura
Soler reemplaza a Messi, en una imagen muy infrecuente para el rosarino
Soler reemplaza a Messi, en una imagen muy infrecuente para el rosarino - Créditos: @ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

El reemplazo que decidió realizar Christophe Galtier a los 38 minutos del segundo tiempo del partido entre PSG y Juventus no fue uno más. La decisión del DT del conjunto parisino le interrumpió a Lionel Messi una marca notable. Ocurre que el crack argentino llevaba 63 partidos consecutivos sin ser reemplazado en la Champions League, un récord que parece irrepetible.

Carlos Soler. Así se llama el español que sentenció la cifra. Fue él quien lo reemplazó, cuando al tiempo reglamentario le quedaban 7 minutos de un encuentro que PSG ya tenía controlado y ganaba 2 a 1, que fue el resultado final.

No es nada frecuente que Messi salga reemplazado. De hecho, hay que remontarse al 21 de octubre de 2014 para posicionarse en el inicio de este récord.

Messi marca el 2 a 0 parcial ante Ajax en 2014; hasta este martes, esa había sido la última vez que salió reemplazado en la Champions
Messi marca el 2 a 0 parcial ante Ajax en 2014; hasta este martes, esa había sido la última vez que salió reemplazado en la Champions

Esa noche, Barcelona derrotó como local a Ajax por 3 a 1, por un partido de la etapa de grupos de la edición 2014/2015. Con el encuentro encaminado, el técnico Luis Enrique decidió preservar al ídolo (autor del 2 a 0 parcial) y reemplazarlo a los 22 minutos del segundo tiempo por Munir.

En la Ligue 1 actual, Messi disputó completos los partidos ante Clermont, Montpellier, Lille y Nantes, mientras que Galtier lo sacó a los 42m del ST del encuentro con Monaco, cuando el resultado estaba 1 a 1 y así terminó, y a los 38m del complemento del cruce con Toulouse (goleada 3-0 de visitante).

Como todo crack, el rosarino quiere jugar completos todos los partidos posibles, y siempre mostró su fastidio cuando ve que sobre la línea de cal el cartel luminoso marca el número de su dorsal. Porque, además, esa situación tan infrecuente lo ubica de inmediato en el centro de todos los flashes, que buscan tomar cada detalle de su reacción posterior.

El gesto de Messi cuando Pochettino lo reemplazó, en la temporada pasada
El gesto de Messi cuando Pochettino lo reemplazó, en la temporada pasada - Créditos: @NurPhoto

La más recordada se dio en la temporada pasada, cuando se vivió un momento de tensión cuando la Pulga desairó ante los ojos del mundo a Mauricio Pochettino, cuando el entrenador lo sustituyó durante un cotejo ante Lyon.

Aquella vez, el entonces DT del PSG le había extendido la mano para saludarlo y por respuesta solo recibió una mirada de desaprobación de Messi. Luego, con su proverbial espíritu conciliador, Pochettino explicó las causas: “Tomé la decisión de reemplazarlo para protegerlo de posibles lesiones. Tenemos partidos importantes por delante y queremos cuidarlo. Este es un plantel muy amplio, tengo 35 jugadores, y los entrenadores estamos para tomar decisiones. A veces pueden gustar y a veces no. ¿Su reacción? Le pregunté cómo estaba, me respondió que bien, sin problemas. Listo, esa fue toda la conversación en la banda”.

Hay un dato que evidencia un cambio de época en Messi. Sin dudas de que son decisiones para preservarlo de lesiones, algo lógico a sus 35 años. Pero en solo 6 fechas de la actual Liga de Francia fue reemplazado tantas veces (dos, las citadas antes) como en los 24 encuentros que fue titular en la temporada anterior.

Con Pochettino en el banco la temporada pasada, además del episodio ante Lyon, en septiembre, salió en el juego con Lille, un mes más tarde. Por el contrario, disputó completos los siete partidos por la Champions League.

“No me gusta salir”

Se sabe que, salvo causa de fuerza mayor (lesión o un partido posterior que él y el club prioricen), Messi siempre quiere terminar los partidos. Esa es una voluntad que conocen muy bien en Barcelona, en PSG y en el seleccionado argentino.

De hecho, él mismo lo dejó bien claro en más de una ocasión. “No me gusta salir, prefiero entrar y jugar menos”, reconoció. En sintonía, su exentrenador Pep Guardiola sentenció una vez, cuando lo dirigía en Barcelona: “A Messi no hay que sacarlo nunca, ni para la ovación”.

Durante su etapa en Barcelona hubo antecedentes como el de este martes. En un partido ante Real Sociedad de 2013, Barcelona ganaba con comodidad. Entonces, el técnico Gerardo Martino decidió reemplazarlo a los 35 minutos del complemento, para cuidar su físico y que el estadio lo ovacionara. Pero a Messi no le gustó nada y se lo hizo saber al Tata: cuando salió reemplazado por Sergi Roberto ni miró a su DT.

Messi se retira y Martino lo mira
Messi se retira y Martino lo mira

Al respecto, Martino declaró: “Ustedes lo saben mejor que yo, Leo nunca quiere salir de la cancha. Pero mi obligación es cuidarlo”, explicó. Aunque de ahí en adelante no volvió a sacarlo.

Un año más tarde, en un encuentro ante Eibar, Luis Enrique buscó la aprobación de Leo para consensuar su reemplazo. Pero el número 10 se negó en dos ocasiones. Entonces, el entrenador español evitó un conflicto posterior, cambió sus planes y el que salió fue Neymar.

“Quizás lo reemplazo y nos perdemos de uno de los goles que marca”, justificó Luis Enrique tras el encuentro. Y agregó: “Me fío mucho de las sensaciones, de lo que me comenta sobre cómo se encuentra. Aunque a lo largo de la temporada, descansarán todos los jugadores”.

Tan infrecuente es ver a Messi salir reemplazado que las estadísticas así lo evidencian. De hecho, en los últimos 10 años solo sucedió en apenas 22 partidos, sumando Liga y Champions.

Hasta aquí fueron 17 con Barcelona (en 371 partidos jugados) y los cinco ya mencionados con PSG (cuatro por la Ligue 1 y el del martes por la Champions).

Luis Enrique y Messi, en Barcelona
Luis Enrique y Messi, en Barcelona, una de las veces que el DT lo reemplazó. La imagen es elocuente

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Un espectacular Carlos Alcaraz se planta en semifinales tras derrotar a Sinner en 5 sets