Messi, el dios argentino que rescató a Argentina de la tragedia con un soberbio gol

Messi descontó con una soberbia anotación (Foto: Kirill KUDRYAVTSEV / AFP) (Foto: KIRILL KUDRYAVTSEV/AFP via Getty Images)
Messi descontó con una soberbia anotación (Foto: Kirill KUDRYAVTSEV / AFP) (Foto: KIRILL KUDRYAVTSEV/AFP via Getty Images)

Messi volvió a aparecer. No importa que en 63 minutos no haya hecho nada, que solamente hubiera hecho esa jugada en todo el partido. Por ello el astro argentino es un jugador totalmente distinto al resto, nunca lo puedes dar por desapercibido porque en la primera jugada que tenga, le dará un cambio radical al juego.

Argentina poco a poco se fue comiendo en metros a México y la respuesta no llegó ni de adentro ni de afuera. La idea de juego de la selección albiceleste fue ir de menos a más, ser conscientes de que no podían pensar en el segundo gol sin antes meter el primero. Paciencia para Messi y compañía.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Después de ir trabajando el partido, de que el medio campo del tricolor se volviera cansino y se replegaron al máximo con la línea defensiva, ahí encontró Messi el resquicio para devolverle la tranquilidad a su país.

En una jugada que parecía no tener mayor peligro, porque eran más casacas verdes que albicelestes, Ángel Di María sirvió un pase lateral para el centro del campo, a las afueras del área mexicana, donde la Pulga apareció sin ninguna referencia de marca. Controló y después hizo mover las redes. Ochoa apenas y pudo ver pasar la pelota cuando cruzó el campo de piernas que no pudieron desviar la trayectoria de ese disparo. Herrera, que era el más cercano y jamás pudo llegar a bloquear.

Ochoa jamás pudo alcanzar el esférico (Foto de: Dan Mullan/Getty Images)
Ochoa jamás pudo alcanzar el esférico (Foto de: Dan Mullan/Getty Images)

Messi, con un solo toque al balón puso a soñar a toda Argentina con la clasificación a los octavos de final, al mismo tiempo que puso a todo México a hacer cuentas exactas y a encomendarse a todos los santos porque saben que se juegan la clasificación en el encuentro contra Arabia Saudita.

Gerardo Martino y sus seleccionados dejaron jugar todo el tiempo al equipo sudamericano, que confió en que Messi pudiera redirigir la brújula y poner todo en orden, no es sorpresa para nadie.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO