Mateo Fernández de Oliveira lidera el Latin America Amateur Champioship a una vuelta del final

Mateo Fernandez de Oliveira dio una exhibición de juego y domina con cuatro golpes de ventaja
Mateo Fernandez de Oliveira dio una exhibición de juego y domina con cuatro golpes de ventaja - Créditos: @Charles Laberge

RIO GRANDE, Puerto Rico.- Una máquina de fabricar golf de excelencia, un deleite para los ojos dentro de un paisaje paradisíaco. Mateo Fernández de Oliveira jugó una vuelta que recordará toda su vida, en un torneo que puede significar el gran trampolín para su carrera: firmó 63 golpes (-9), totaliza 198 (-18) y lidera el Latin America Amateur Championship por cuatro a una jornada del cierre. Una ventaja sobre el mexicano Luis Carrera (68 ayer) que lo acerca a la clasificación para tres de los cuatro majors de este año: el Masters, el US Open y el Open Británico, en ese orden cronológico. Este domingo procurará estar “en su zona”, como le gusta decir respecto de la cuestión mental, para que los nervios no lo traicionen y siga desplegando un rendimiento que se asemeja al de los profesionales del PGA Tour.

La comparación con los golfistas que embolsan dinero por actuar en el máximo circuito no es antojadiza: Fernández de Oliveira igualó el récord para los primeros 54 hoyos de Victor Hovland, Scott Brown y Fabián Gómez en la misma cancha del Puerto Rico Open. Los dos primeros terminaron siendo campeones y el chaqueño quedó a un golpe de ingresar en un playoff. Además, el sanisidrense empardó la vuelta más baja del LAAC en la historia: el dueño de esa marca de 63 correspondía exclusivamente a Joaquín Niemann, que en la jornada final de Santiago de Chile, en 2018, firmó ese score y se impuso a pura contundencia. Poco después, el trasandino daría el salto al PGA Tour y ganaría dos títulos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Este es un deporte de momentos”, asegura Fernández de Oliveira, de 22 años y formado en la Universidad de Arkansas. “Es esperar el momento de meterse en tu proceso mental. El birdie en el hoyo 11 me puso en marcha y mantuve la paciencia, un factor que fue clave”, cuenta. Y también confiesa que viene sintiéndose más tranquilo dentro que fuera del campo. A juzgar por la función excelsa que dio, es rigurosamente cierto: nueve birdies en la tercera vuelta (cinco seguidos del 11 al 15) y ningún error. Su cierre en el 18 resultó a toda orquesta, con otro birdie que obliga a su principal retador, el mexicano Carrera, a extremar esfuerzos para el desenlace, que irá televisado en vivo por ESPN desde las 12 de nuestro país. “No la consideraría la mejor ronda de mi vida porque todavía me queda jugar una más. Pero fue en la que me sentí más cómodo, porque veía que tenía todo bajo control”.

En la cita del año pasado en Casa de Campo, República Dominicana, Fernández de Oliveira arrancó el domingo a siete golpes de distancia de la punta y finalizó segundo. Ahora, mirará a todos desde arriba: “Aquella vez tenía que poner un número en el Club House y no me alcanzó. Ahora me gustar estar como líder”, asegura, en una muestra de madurez y con un estilo asociado con el método y el análisis, sin dejar aspecto librado al azar. Eso no quita que se haya permitido una estrategia plena de creatividad para calcular piques y sortear palmeras, porque el recorrido tampoco estuvo exento de dificultades. Aunque cada vez que se vio en problemas, salió airoso con llamativa soltura.

Mateo Fernandez de Oliveira y su caddie, Tomás Mariscotti; hasta ahora, la fórmula viene dando resultados
Mateo Fernandez de Oliveira y su caddie, Tomás Mariscotti; hasta ahora, la fórmula viene dando resultados - Créditos: @Charles Laberge

En el grupo final habrá otro argentino, Vicente Marzilio, que también viene acumulando méritos para lograr algo importante en el campo Grand Reserve, a orillas del Mar Caribe. El jugador de Hindú Club firmó 66 golpes, aparece a cinco de su compatriota y todavía se ilusiona, aunque el sábado hubo un detalle que le llamó la atención: “Me sorprendió ver el tablero en el 17; ahí me di cuenta que habían llenado la cancha de birdies. Pensé que estaba más cerca de la punta, pero no importa: mi idea es jugar con menos control y más relajado para mi golf fluya”.

Otros dos albicelestes, Manuel Lozada (-10 total) y Mateo Pulcini (-8), se metieron en el top 6 y no quieren rendirse en el LAAC, el torneo que ungirá este domingo a un campeón y le dará tres recompensas invalorables en una misma entrega de premios.