Masters 1000 de París-Bercy: Novak Djokovic, campeón, conquistó otro récord y superó a Rafael Nadal

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La felicidad de Novak Djokovic: el serbio, número 1 del mundo, conquistó el Masters 1000 de París-Bercy al derrotar al ruso Daniil Medvedev.
Thibault Camus

Novak Djokovic, el número 1 del mundo, volvió a competir esta semana en el circuito por primera vez desde la final perdida en el US Open, el 12 de septiembre pasado, ante el ruso Daniil Medvedev. Lo hizo en París-Bercy, el último Masters 1000 de la temporada, con la prioridad de ganar partidos y asegurarse finalizar el año en la cima, objetivo que finalmente consiguió. Pero conquistó mucho más que eso: el serbio obtuvo el título al vencer en la final -precisamente-al número 2 del mundo y su verdugo en Nueva York, por 4-6, 6-3 y 6-3 , en 2h15m.

Nole, campeón en París-Bercy por sexta vez en su carrera, rompió otra marca: llegó a los 37 trofeos individuales en torneos de categoría Masters 1000, superando por uno a otro de los integrantes del legendario Big 3, el español Rafael Nadal. Además, el balcánico sumó su título número 86, siendo superando únicamente por Nadal (88), Ivan Lendl (94), Roger Federer (103) y Jimmy Connors (109) .

Djokovic, que en París estuvo acompañado por Goran Ivanisevic, uno de sus entrenadores (el otro es Marian Vajda), y por su fisioterapeuta, el argentino Ulises Badio, afrontó la final ante Medvedev con la tranquilidad de haberse garantizado terminar el año como número 1 del ranking por séptima vez en su carrera, lo que le permitió superar al estadounidense Pete Sampras (lo logró seis veces, entre 1993 y 1998).

En la primera final de París con los dos mejores jugadores del mundo desde 1990 [Stefan Edberg vs. Boris Becker, con triunfo del sueco], Djokovic necesitó algo de tiempo para adaptarse al partido, romper la sólida estrategia de Medvedev y dejar de cometer errores no forzados. El match fue muy físico y ambos jugadores obsequiaron puntos de altísima categoría, todo un deleite para el público en el AccorHotels Arena, antiguamente conocido como el Palais Omnisports. Pero una vez que Nole equiparó las acciones y el score, fue imparable.

El serbio Novak Djokovic besando a su hijo Stefan después de derrotar al ruso Daniil Medvedev en la final de París-Bercy.
Thibault Camus


El serbio Novak Djokovic besando a su hijo Stefan después de derrotar al ruso Daniil Medvedev en la final de París-Bercy. (Thibault Camus/)

Djokovic terminó con seis aces, dos doble faltas, un 66% de primeros servicios, un 79% de puntos ganados con el primera saque y un 31% con el segundo. Le quebró el saque a Medvedev cinco veces y, el moscovita, se lo rompió en tres oportunidades.

“Regresé al circuito después de revisar la final del US Open, ver qué había hecho mal y qué hice bien. Traté de leer los patrones de su servicio y el lanzamiento de la pelota. Traté de buscar los pequeños detalles, porque era una combinación de pequeños márgenes. Empezó mejor, me rompió el servicio en el primer juego y volví. Sirvió el primer set con bastante comodidad, pero me sentí como si estuviera allí”, analizó Djokovic en “, dijo Djokovic en Tennis Channel.

El serbio Novak Djokovic derrotó al ruso Daniil Medvedev para conquistar el Masters 1000 de París.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT


El serbio Novak Djokovic derrotó al ruso Daniil Medvedev para conquistar el Masters 1000 de París. (ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/)

Y siguió: “Pensé que era sólo cuestión de tiempo cuando iba a leer mejor su servicio y comenzar a hacer algunas jugadas. A Daniil no podés atravesarlo. Tenés que encontrar una manera de jugar con agresión controlada, jugar bien tiros en el momento adecuado y hacer que entre. Es la variedad lo que gana partidos contra él. Ambos sufrimos en la cancha y hubo muchos rallyes agotadores”. Para Djokvic fue un triunfo especial, además, porque pudo celebrar con la presencia de sus hijos en la primera fila.

El año de Djokovic está lejos de haber terminado. Por delante tiene dos desafíos de mucho valor. Primero, el Masters, que este año ya no se disputará en Londres y se hará en Turín. Allí, el serbio buscará su sexto título de maestros. Y, luego, las Finales de la Copa Davis, con el equipo serbio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.