Masters 1000 de París-Bercy: Holger Rune, el chico que sorprendió a Novak Djokovic y se adueñó de un récord inesperado

Novak Djokovic, seis veces campeón en París, felicita a su vencedor, Holger Rune
Novak Djokovic, seis veces campeón en París, felicita a su vencedor, Holger Rune - Créditos: @Thibault Camus

En febrero pasado estuvo en la Argentina. Pasó por el Córdoba Open y por el ATP de Buenos Aires sin demasiada suerte, con sendas derrotas en primera rueda. Todo fue parte del crecimiento, en una temporada que había empezado fuera del Top 100 y la terminará como el número 10 del mundo. Holger Vitus Nodskov Rune es el nuevo campeón del Masters 1000 de París. Con apenas 19 años, se dio el lujo de ganarle la final a Novak Djokovic, seis veces campeón en el Omnisports de Bercy, por 3-6, 6-3 y 7-5. Por eso, desde este lunes, estará dentro de los 10 mejores del mundo.

Holger Rune cerró con su triunfo ante Nole una semana excepcional: es el primer jugador en ganarle a cinco Top 10 en una semana, por fuera del Masters de fin de año. Djokovic (7°) fue el último eslabón de una cadena que en estos días contó con victorias sobre Stefanos Tsitsipas (5°), Carlos Alcaraz (1°), Andrey Rublev (9°) y Hubert Hurkacz (10°), al que desplaza en el ranking desde este lunes. Más aún: en la primera ronda había levantado tres match-points antes de ganarle a Stan Wawrinka por 4-6, 7-5 y 7-6 (7-3). Vencer a tres campeones de Grand Slam en la misma semana (Djokovic, Alcaraz, Wawrinka) tampoco es algo habitual. Y Rune lo hizo.

Un joven Holger Rune y Djokovic, en una selfie de hace algunos años, tras un entrenamiento en París
Un joven Holger Rune y Djokovic, en una selfie de hace algunos años, tras un entrenamiento en París - Créditos: @Twitter

El Masters 1000 de París es, lógicamente, el título más importante en la aún incipiente carrera de Rune, que este año conquistó también los torneos de Munich y Estocolmo, y llegó a las finales de los ATP de Sofía y Basilea. Su sprint en las últimas semanas fue impresionante: ganó 19 de sus últimos 21 partidos. Estaba clasificado ya para el Masters de la Next Gen que se jugará en Milan esta semana, pero su victoria en París lo deja a las puertas de las Finales de la ATP: quedó como el primer suplente del Masters que reúne a los 8 mejores de la temporada.

La felicidad de Holger Rune, con el singular trofeo del Masters 1000 de París
La felicidad de Holger Rune, con el singular trofeo del Masters 1000 de París - Créditos: @Thibault Camus

En todo caso, justo es tener en cuenta que hace un tiempo Holger Rune es considerado una de los jugadores con mayor proyección. No por casualidad recibió decenas de invitaciones especiales para acudir a los torneos -tal como sucedió en febrero con el Argentina Open-, además de ser entrenado por Patrick Mouratoglou, uno de los coaches de mayor renombre del tour, quien lo llevó a su academia en París hace ya seis temporadas.

El resumen de la final de París

De su lado, Djokovic, que ya es dueño del récord de títulos, se quedó con las ganas de sumar su 39° conquista en este nivel del tour. El serbio, que abrazó efusivamente a su vencedor apenas concluyó el partido, lo elogió luego en la ceremonia de entrega de premios. “No estoy contento de que me hayas ganado, pero por otro lado me alegro por ti porque me gusta tu personalidad, eres una persona muy dedicada que ama el tenis”, dijo Djokovic con una sonrisa en la presentación del trofeo. ”Le has dedicado muchas horas de trabajo duro, te está dando resultado y tu futuro es brillante”, remarcó el exnúmero 1 del mundo.

El esfuerzo de Holger Rune para alcanzar la devolución
El esfuerzo de Holger Rune para alcanzar la devolución - Créditos: @Thibault Camus

Rune levantó seis puntos de quiebre para sentenciar el partido. Djokovic salvó un match point cuando el danés cometió una doble falta. Pero el juvenil no falló en la siguiente oportunidad, ejecutando una derecha que picó frente a los pies del astro serbio, cuya devolución de volea acabó en la red. Rune, quien tiene la misma edad de Alcaraz, se arrojó de espaldas, asombrado con su primera corona de un Masters. Cerró una sensacional semana en la que derrotó a cinco rivales del Top 10 uno detrás del otro. “Estoy fundido. Ha sido un torneo increíble”, dijo Rune. “Guardo muchísimo respeto por todo lo que (Djokovic) ha hecho. Es uno de mis jugadores favoritos, lo veía jugar desde que era un niño. Es un placer compartir esta final contigo”, le dijo Rune a su vencido. “Me siento muy orgulloso, aún no lo asimilo. El último juego ha sido uno de los más estresantes de mi carrera tenística”, agregó.

Novak Djokovic y una frustración inesperada en un torneo que ganó en seis ocasiones
Novak Djokovic y una frustración inesperada en un torneo que ganó en seis ocasiones - Créditos: @thibault camus

Y es que, en el comienzo, la lógica parecía indicar que Djokovic se encaminaba sin problemas hacia el 91er título de su carrera frente a su novel adversario. El serbio se quedó con el primer set con comodidad, y luego se puso 0-40 con el saque del danés en el primer juego del segundo parcial. Pero Rune levantó esos tres puntos de quiebre y consiguió levantar al público parisino. Inesperadamente, Djokovic quedó expuesto con su saque y lo perdió a continuación para cederle el control del duelo a Rune. Ya en el tercer set, Djokovic logró el quiebre para irse arriba 3-1, pero el serbio falló un smash para tomar ventaja de 4-1, Rune conectó una devolución de volea y se enganchó otra vez en el partido ante un Djokovic que mostró cansancio, pero resistió hasta un duodécimo juego larguísimo, que duró casi 20 minutos. Rune se sobrepuso a los nervios y a la tensión para capturar su tercer título del año. Y el más importante, hasta aquí, de una carrera que promete muchos más festejos.