Marcos Moneta, el Rayo: fue descubierto por casualidad, voló a la fama y se consagró en los Pumas 7s

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Marcos Moneta
    Argentine rugby sevens player
Marcos Moneta, con el Olimpia de Plata; el wing cerró un 2021 perfecto y fue distinguido como el mejor jugador del mundo de Seven
Rodrigo Nespolo

La velocidad con la que fue creciendo Marcos Moneta en el rugby va de la mano con sus corridas adentro de la cancha. Y en este fin de año el wing cierra un 2021 inolvidable en el que celebró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, formó parte del plantel de los Pumas en el Rugby Championship, fue seleccionado como el mejor jugador del mundo en el planeta Seven y finalmente levantó la estatuilla de Plata en los premios Olimpia.

Vale la pena retroceder en el tiempo para entender cómo se fue forjando la vida deportiva de Moneta, de apenas 21 años. Asistió al colegio San Andrés y allí empezó con este deporte, a los 10 años. Como muchos, también, se trataba de un niño amante del fútbol. “En la categoría M15 me dediqué de lleno al rugby. Me encantaba jugar al fútbol, era habilidoso. Lo hacía en mi barrio y nuestro entrenador también trabajaba en Argentinos Juniors en las inferiores. Una vez me quiso llevar a una prueba, pero no pude ir”, detalla en una charla con LA NACION.

Marcos Moneta, en acción en Dubai
Marcos Moneta, en acción en Dubai


Marcos Moneta, en acción en Dubai

Moneta se lució en el momento justo y en el lugar indicado. Era todavía un jovencito que un tiempo atrás había tomado una decisión clásica entre adolescentes que practican varios deportes, en su caso el rugby y el fútbol. Criado y formado en el club San Andrés, pelota en mano, el wing de pelo largo mostraba cambio de paso y aceleración electrizante. “No recuerdo específicamente el partido, pero yo jugaba con el novio de Valentina, la hija de Agustín Pichot. Y una vez, es verdad, él me vio jugar”. El resto es historia conocida: el excapitán de los Pumas le avisó a Santiago Gómez Cora: “Hay un chico que es rapidísimo”. Con ese equipo juvenil de San Andrés, Moneta salió campeón del torneo y del Seven durante dos años consecutivos: en menores de 16 y menores de 17.

Con los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 como objetivo final, durante 2015, 2016 y 2017, Gómez Cora comenzó con el proceso de búsqueda y desarrollo de jugadores por todo el país; en 2017 fue elegido Lucas Borges como entrenador del seleccionado nacional M18 y Moneta –con 17 años– apareció a finales de ese año en uno de los últimos trials. “Ahí empecé mi carrera en el sistema de la UAR. Fue hermosa la manera en que la que se dio todo”, comenta.

Marcos Moneta, Jugador del Año de Seven masculino, premio World Rugby Awards
Marcos Moneta, Jugador del Año de Seven masculino, premio World Rugby Awards


Marcos Moneta, Jugador del Año de Seven masculino, premio World Rugby Awards

Con esto, Moneta emergió en la escena internacional en Buenos Aires 2018, colgándose en el pecho la medalla dorada. “Yo lo considero mi primer torneo internacional y jamás lo voy a olvidar. Éramos chicos, pero estábamos en la Argentina y contábamos con la chance de tener a nuestra familia y amigos. La medalla fue la frutilla del postre”, sostiene. Moneta quedó en los libros como uno de los tres integrantes del aquel plantel juvenil que además celebró la medalla de bronce este año en Tokio. Los otros son Lucio Cinti e Ignacio Mendy.

Así, se dio un ascenso meteórico desde aquella vez que Pichot le echó un ojo. Por supuesto, el “Rayo” creció a la par de los entrenadores de San Andrés y con la camiseta argentina de la mano de Lucas Borges y Gómez Cora, entre otros. Empezaban a incorporar con él un arma que el equipo no tenía.

El jugador de San Andrés fue vital en los Juegos Olímpicos, ya que terminó como tryman en Tokio, con seis conquistas en la misma cantidad de partidos; hizo dos tries ante Sudáfrica para el pase a las semifinales (éxito por 19-14), y otro contra Gran Bretaña para el tercer lugar en el podio (victoria por 17-12). “Los Juegos Olímpicos fueron preciosos. Inicialmente tuvimos un camino muy difícil debido al Covid-19, primero porque se postergaron un año y luego por la incertidumbre de los contagios o los contactos estrechos. La experiencia me encantó. Es un evento de una magnitud impresionante”, asegura.

Los Pumas 7s, tras ganar la medalla de bronce en el estadio de Tokio; triunfo e histórica conquista para el equipo nacional
Santiago Filipuzzi


Los Pumas 7s, tras ganar la medalla de bronce en el estadio de Tokio; triunfo e histórica conquista para el equipo nacional (Santiago Filipuzzi/)

–¿Cómo viviste la experiencia en la Villa Olímpica? ¿Le pediste una foto a alguna estrella mundial?

–Sí, nos cruzábamos con muchísimos atletas. Lo que más recuerdo es cuando lo vimos a Novak Djokovic. Se dio en el comedor y todo el mundo le pedía una selfie, algo. Tenía muy buena onda, vio que éramos argentinos por nuestra ropa y nos saludó: “Hola, amigos”. Le gusta nuestro país y hablar en español. Después nos encontramos a Dani Alves y también le pedimos una foto. Y por supuesto a estrellas argentinas, como Facundo Campazzo y Luis Scola.

Marcos Moneta
Marcos Moneta


Marcos Moneta

El “Rayo” es uno de los jugadores más veloces del Circuito Mundial, en el que suma 19 tries en 24 partidos: su récord de velocidad lo alcanzó en los Juegos Olímpicos, cuando en el duelo frente a Sudáfrica su GPS registró 38,6 kilómetros por hora. La marca del wing es 10,72 metros por segundo. En este punto se lo puede comparar con otros jugadores destacados en la categoría. Por caso, el estadouniense Carlin Isles tiene como antecedente máximo 11,5 metros por segundo; el neozelandés Rieko Ioane recorrió 10,69 metros por segundo, y el sudafricano Cheslin Kolbe hizo 10,70 metros por segundo. “Me describo como un jugador rápido y determinante. Picarón y con mucha confianza”, dice sonriendo.

Amante del fútbol e hincha de River, Moneta –también le gusta practicar pádel– suele vivir una buena parte del año de avión en avión y de ciudad en ciudad para disputar el Circuito Mundial de Seven. Sin embargo, también se hace tiempo para estudiar Administración de Empresas en la Universidad de San Andrés. “Cuando viajo lo disfruto y trato de encontrar un equilibrio. Vamos a lugares muy bonitos y podemos conocer. En cuanto al estudio, hay un plan para deportistas de alto rendimiento. Podemos acomodar las fechas de los parciales o finales. Y también puedo rendir de manera online, así que eso es bárbaro”.

Con Los Pumas 7′s, Moneta tuvo un 2021 memorable. El seleccionado terminó en el podio en todos los torneos en los que participó. En total fueron seis títulos (el Sudamericano de Chile, los dos Sevens de Madrid, otros dos certámenes en Dubai y en el Quest for Gold Seven de Los Angeles) y tres medallas de bronce (en los Juegos Olímpicos y las dos primeras escalas del Circuito Mundial en Dubai, de las cuales Moneta solamente participó de la última). Para coronar un año fantástico, el wing fue convocado por Mario Ledesma e integró el plantel de los Pumas en el Rugby Championship, aunque no llegó a jugar.

“Esta última la viví como una experiencia muy hermosa e intensa. Ahí ves la magnitud que tiene el profesionalismo. Entrené a la par de Nicolás Sánchez, Pablo Matera y Matías Moroni, por ejemplo. Son jugadores a los que veía por televisión desde chico y no lo podía creer”, describe. Además, dentro del carrusel de emociones, Marcos recientemente fue invitado para ser parte del combinado internacional de Barbarians (a último momento, el cruce ante Samoa no pudo disputarse por un caso de Covid-19). Finalmente, hace algunos días, el jugador nacido el 7 de marzo de 2000 ganó el Olimpia de Plata. En la terna también figuraban Marcos Kremer y Julián Montoya.

Joachim Trouabal de Francia es abordado por Marcos Moneta de Argentina durante el partido 8 Grupo C del HSBC World Rugby Sevens Series 2022 en el emirato del Golfo de Dubai
NEVILLE HOPWOOD


No todo es velocidad: aquí, en busca de frenar al francés Joachim Trouabal, en el Series que se jugó en Dubai (NEVILLE HOPWOOD/)

Por otro lado, esa velocidad internacional fue decisiva para que a Moneta lo eligieran como el mejor jugador del año en el formato Seven en los World Rugby Awards. Al cabo, fue la primera vez en la historia que un rugbier de nuestro país obtuvo uno de los premios principales. Marcos compartía la nominación con los fijianos Napolioni Bolaca y Jiuta Wainiqolo y el neozelandés Scott Curry. En esta gala, los antecedentes marcan que hubo argentinos dentro de las nóminas, aunque ninguna de esta trascendencia. Moneta fue sorprendido por Brian O’Driscoll, leyenda irlandesa, que le entregó el galardón. “Cuando me dieron el premio no lo podía creer. Ahora han pasado un poco los días y trato de entenderlo un poco más. Es un reconocimiento al trabajo de todo el equipo de Seven y su staff. Esto es para ellos también, para los jugadores que fueron a Tokio y para quienes no pudieron viajar”, remarca.

–¿En tus inicios, te imaginaste que la vida te iba a llevar a la actualidad que hoy tenés con apenas 21 años?

–No, jamás. Nunca pensé que podía llegar a los Pumas y al seleccionado de Seven. A veces, es difícil que te vean en un club que no es tan grande como el SIC, CASI o CUBA. Aunque a mí me pasó. Ahora, por suerte, también se amplió el espectro y se mira hacia muchísimos lugares.

Con el Olimpia de Plata en Rugby que recibió hace algunas semanas
Rodrigo Néspolo


Con el Olimpia de Plata en Rugby que recibió hace algunas semanas (Rodrigo Néspolo/)

–¿Cuánto te cuesta el cambio y la adaptación entre el rugby de 7 y el de 15?

–No es sencillo porque el rugby convencional es un deporte mucho más pesado, si se quiere. Hay muchas diferencias tanto en lo físico como en lo rugbístico. El de 7 es más atlético, se juegan tres partidos por día y los espacios son absolutamente diferentes. Son dos deportes muy distintos.

–Sos muy joven y lógicamente tu carrera todavía es corta. Ya te hemos visto en el rugby Seven y en el rugby de 15. ¿Qué objetivos te planteás a futuro?

–En general me gusta pensar más a corto plazo. Por supuesto, siempre quiero ser mejor jugador y mejor persona. En septiembre de 2022 apunto a llegar al Mundial de Seven de Sudáfrica. También me encantaría ganar con la selección alguna etapa del Circuito Mundial. París 2024 está más lejos, claro, pero será otro gran objetivo.

Momento inolvidable: en el podio de Tokio 2020
Santiago Filipuzzi


Momento inolvidable: en el podio de Tokio 2020 (Santiago Filipuzzi/)

Así lo vio Gómez Cora

Santiago Gómez Cora es otro de los protagonistas del rugby seven que disfruta en el cierre de 2021. El entrenador del seleccionado nacional, medallista de bronce en Tokio, es uno de los artífices en el crecimiento de Marcos Moneta. Así recuerda aquella vez que Agustín Pichot le marcó al pibe que lo había deslumbrado por su velocidad en San Andrés. “Me comentó que su yerno jugaba ahí, que los había visto e iban primeros en el torneo. Esa camada del club era realmente muy buena. Raúl, un primo de Marcos del que soy amigo, también me sugirió que lo observara. La verdad es que me pareció muy rápido y lo incluimos en el programa de los Juegos de la Juventud. Nosotros ya llevábamos dos años trabajando, pero a veces sucede que un chico se puede desarrollar más tarde. Era menudito, pero muy veloz. Lo fuimos probando y la rompió toda en Buenos Aires 2018. Así empezó todo”, manifestó el coach del conjunto nacional.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.