Marco Antonio Rodríguez, el polémico árbitro que la Liga MX extraña hoy en día

·4  min de lectura
Marco Antonio Rodríguez pitó cerca de 400 partidos de futbol en los que destacaron tres copas del mundo (Foto: Refugio Ruiz/LatinContent via Getty Images)
Marco Antonio Rodríguez pitó cerca de 400 partidos de futbol en los que destacaron tres copas del mundo (Foto: Refugio Ruiz/LatinContent via Getty Images)

Marco Antonio Rodríguez no pasó desapercibido mientras se mantuvo como árbitro de la Liga MX. Al polémico silbante se le extraña en el torneo azteca gracias a sus buenas actuaciones, esas que hoy en día carecen los colegiados del campeonato mexicano. Con 19 años de carrera, Rodríguez dirigió cerca de 400 encuentros de futbol profesional, además de ser considerado en tres copas del mundo.

A los 17 años de edad, Marco Antonio decidió ponerse el uniforme de árbitro gracias a un amigo de la juventud. Si bien no era una profesión a la que desde infante se quería dedicar, las circunstancias así lo decidieron: “La profesión en un principio no es apasionante. Un amigo me invitó a pitar un partido y me iban a pagar $18 pesos, lo hice sin conocer las reglas, ya había jugado futbol. Luego pitaba partidos en colegios amateur pero no sabía las reglas”, contó a Antonio de Valdés en su canal de Youtube.

Las metas para Marco estaban alejadas de los campos de futbol, ya que su mirada estaba enfocada a Juegos Olímpicos y deportes de resistencia que reúnen diferentes disciplinas como el ciclismo y el atletismo. Gracias a que un futbolista de llano le recriminó que tenía desconocimiento por las reglas, en ese momento se puso como objetivo ser profesional con la finalidad de pitar en tres mundiales.

Así, la trayectoria como árbitro inició cuando se mudó junto a su familia a Tepic, Nayarit. Allá, pasó los cursos para enfundarse como silbante a través del ahora Colegio para árbitros de Fútbol del Estado de Nayarit A. C. Asimismo, durante esa etapa participó en una convención de árbitros en Culiacán, Sinaloa, donde todo tomó sentido para convertirse en silbante.

El debut llegó en 1991 en un cotejo entre Toluca y Tecos de un torneo de reservas. A partir de ese momento, la personalidad acompañó a Marco Antonio dentro del terreno de juego. Si había que sacar una tarjeta roja en el minuto uno, lo hacía. Si había que marcar un penalti riguroso lo marcaba. Una de esas historias ocurrió en la Copa Libertadores de 2014, cuando al segundo 23 de haber iniciado el juego entre Atlético Nacional y Nacional de Uruguay, expulsó al colombiano Alejandro Bernal tras una falta. Aún tiene el récord de ser el jugador en recibir la expulsión más rápida del torneo suramericano de clubes.

El debate sobre si era un árbitro protagonista lo atormentó en su trabajo, al grado de casi costarle la ida a la Copa del Mundo de Brasil 2014. En un duelo entre Tigres contra Santos previo a la justa internacional, Chiquimarco amonestó a Héctor Mancilla y Carlos María Morales al mismo tiempo. La situación la aclaró tiempo después: “Eso no fue planeado, no fue así. Casi me cuesta la copa del mundo”, aseveró para Hechos AM de TV Azteca.

La indiferencia del llamado, Chiquidrácula, no estaba en sus planes, pues la controversia lo acompañó como silbante. Algunos futbolistas como Oswaldo Sánchez criticaron al colegiado, pues el sentirse el actor principal de la obra era un defecto que tenía: “Marco tenía una gran capacidad y por eso fue a tres mundiales. Por algo es considerado dentro de los mejores, pero siempre buscaba un protagonismo especial. Los principales protagonistas deben ser los jugadores”, declaró el guardameta en 2014.

A diferencia de lo que ocurre hoy en día con los escándalos de la Liga MX y el VAR, Chiquimarco no tenía la posibilidad de contar con la tecnología y la repetición a través de la asistencia de video, por lo que las decisiones las tomaba al instante, como se acostumbraba en años anteriores. Esa ayuda, con cámaras en todo el estadio, tal vez le habría facilitado expulsar a Luis Suárez cuando mordió a Giorgio Chiellini en Brasil 2014.

El delantero uruguayo Luis Suárez reacciona frente al árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez Moreno durante un partido de fútbol del Grupo D entre Italia y Uruguay en el Dunas Arena de Natal durante la Copa Mundial de la FIFA 2014. (Foto: DANIEL GARCIA/AFP a través de Getty Images)
El delantero uruguayo Luis Suárez reacciona frente al árbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez Moreno durante un partido de fútbol del Grupo D entre Italia y Uruguay en el Dunas Arena de Natal durante la Copa Mundial de la FIFA 2014. (Foto: DANIEL GARCIA/AFP a través de Getty Images)

Porque sí, Marco Antonio Rodríguez es recordado como un personaje dentro del futbol mexicano, con su pros y sus contras. Lo palpable es que pudo estar presente en Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, como árbitro internacional de la FIFA.

Luego de su retiro, en 2014, como árbitro profesional, su fin en las canchas no terminó ahí, pues consiguió su título como entrenador profesional. En 2019, el Salamanca de la segunda división de España lo anunció como su estratega, pero a los tres días fue destituido de su cargo. La institución ibérica mencionó que el técnico no se atuvo a las condiciones pactadas, mientras que Rodríguez retractó lo dicho y aseguró que lo utilizaron como imagen de publicidad, pues sería otra persona quien dirigiría al equipo. Ahora, Chiquimarco ejerce como analista de arbitraje en TUDN, tras la salida de Arturo Brizio del canal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Furia y destrozos de conductor de tráiler para huir de choque en México