Mientras Marcelo Tinelli decide si se va o se queda en San Lorenzo, suenan un posible manager y una idea: elecciones anticipadas

·5  min de lectura
Tinelli espera consenso para presentarse en las elecciones en AFA
Tinelli espera consenso para presentarse en las elecciones en AFA

San Lorenzo está entró en su cuenta regresiva. Este viernes se vencerá el plazo legal de la licencia (la cuarta desde que está en el club) que se tomó Marcelo Tinelli, presidente hasta diciembre de 2023. El conductor televisivo mantuvo reuniones en las últimas semanas con Matías Lammens, vicepresidente segundo del club y ministro de Turismo de la Nación, pero no confirmó si retomaría su actividad al frente de la entidad o se retiraría. Su determinación final dependerá de un cúmulo de factores, más allá de que los hinchas ya dieron su veredicto en los últimos dos partidos del Ciclón en el Nuevo Gasómetro: lo quieren afuera.

Sin entrenador permanente –dirige Fernando Berón, coordinador del fútbol amateur–, sin mánager –renunció Mauro Cetto, ¿llegará Mario Husillos?– y con el principal refuerzo para esta temporada, Ricardo Centurión, ausente sin aviso en las últimas dos prácticas, el equipo está más cerca del descenso que de volver a pelear por un título. El último fin de semana, para colmo, cayó como local contra Patronato, de Paraná, el peor equipo en la tabla de los promedios. Ya naufragó Pedro Troglio, el DT que había llegado desde Honduras para revitalizar a un plantel devaluado por la escasez de dinero. Los juveniles queman etapas y aparecen como titulares para apagar el incendio. Necesitan tiempo para terminar su formación. Eso, justamente, es lo que San Lorenzo no tiene: tiempo.

“No ha renunciado. Antes del viernes, cuando vencen los plazos, tomará una definición sobre si se queda o se va. Depende de varias cosas, que tienen que ver con lo político-institucional, el apoyo o no, la familia, lo laboral de su programa, el canal y la productora La Flia”, dijo a LA NACION un allegado del conductor televisivo. Así como cuando un equipo va mal y encadena resultados negativos el fusible es el entrenador, cuando la política de un club tambalea los dirigentes son los primeros que tienen que descomprimir. Los hinchas azulgranas se convocaron en marchas y protestaron en el Nuevo Gasómetro por la actualidad del club. Nadie está conforme y en las redes sociales arrecian las críticas para el conductor de Showmatch.

Ante las versiones que aseguraban que había dejado su cargo de forma permanente, el propio Tinelli acudió a Twitter para desmentirlo. El mensaje estuvo cerrado a comentarios. “San Lorenzo es mi vida, mi familia, y representa el amor de millones de personas. En los próximos días voy a estar tomando la decisión más conveniente para el presente y futuro del club. Abrazos”, sostiene la publicación. Las próximas 48 horas serán vitales para el futuro del club.

¿Elecciones anticipadas?

La actual comisión directiva tiene mandato hasta 2023, y una posibilidad que en algún momento merodeó las oficinas de la Avenida La Plata es adelantar los comicios para despresurizar la situación actual. Algunos dirigentes piensan que la salida es una transición con Horacio Arreceygor, vicepresidente primero en ejercicio de la presidencia, y Lammens, y elecciones en diciembre de este año o en febrero de 2023. No habrá comicios inmediatos si Tinelli decide irse para evitar un desmadre deportivo: “Ningún cuerpo técnico y ningún manager querrán venir si saben que en lo inmediato va a cambiar todo”, dicen en el club. La idea, entonces, será estabilizar lo deportivo para, después, encauzar lo institucional.

El panorama tiene un antecedente en fines de 2012, cuando Lammens y Tinelli se hicieron cargo del club en un contexto similar: llegaron tras la gestión de Carlos Abdo, que terminó con el club en la promoción para no irse a la B Nacional (hoy, Primera Nacional). El “orden interno” fue una de las características de la nueva gestión, que pronto consiguió un título (el del Torneo Inicial 2013) y la clasificación para la Copa Libertadores 2014. Justamente el orden es lo que le falta a la etapa actual, que tuvo una impronta muy marcada de Tinelli entre 2019 y 2021, con decisiones deportivas importantes, como las contrataciones a los hermanos Ángel y Óscar Romero. A partir de la licencia del empresario, Arreceygor se calzó la banda presidencial y Lammens se volcó más a la gestión.

Los hinchas de San Lorenzo protestaron en los últimos dos partidos del Ciclón en el Nuevo Gasómetro, hartos de la actualidad del club.
Fernando Gens


Los hinchas de San Lorenzo protestaron en los últimos dos partidos del Ciclón en el Nuevo Gasómetro, hartos de la actualidad del club. (Fernando Gens/)

Según lo que reconstruyó LA NACION, el problema actual es mucho más político que económico. Desde que comenzó el año, San Lorenzo pagó más de 6.000.000 de dólares en deudas y atrasos que mantenía con diversos acreedores. El principal era Palestino, de Chile, que recibió 2,5 millones por el pase de Paulo Díaz, que había terminado en un litigio en FIFA y por el que el club argentino había sido condenado. Además, el déficit operativo “bajó a menos de la mitad”, según fuentes de la entidad del Boedo. Y el plantel profesional tiene futbolistas jóvenes y vendibles, como Nicolás Fernández Mercau, Agustín Martegani y Federico Gattoni. “El problema es político y deportivo”, razonan en las oficinas del Nuevo Gasómetro. Y agregan: “Todo estaría un poco mejor si el equipo hubiera ganado tres partidos”.

No los ganó y su principal refuerzo, Centurión, dejará San Lorenzo: le rescindirán el contrato y volverá a Vélez. La posible incorporación de Mario Husillos (su último trabajo fue en West Ham United, con el chileno Manuel Pellegrini como entrenador) es vista por algunos como un salto de calidad. Su llegada, piensan, aportaría algo del orden perdido. Ese orden que llevó a San Lorenzo del borde del precipicio a la gloria continental. Casi una década después, el Ciclón necesita una metamorfosis parecida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.