Marc Márquez tiene una tarea pendiente para volver a ser el que fue

·3  min de lectura
ARAGON, SPAIN, SEPTEMBER 12 : Marc Marquez of Repsol Honda Team celebrates during the Gran Premio TISSOT de Aragon at the Motorland Aragon Circuit on September 12, 2021 in Aragon, Spain. (Photo by Stringer/Anadolu Agency via Getty Images)
Marc Márquez cosechó el segundo podio de la temporada en Aragón el pasado fin de semana (Photo by Stringer/Anadolu Agency via Getty Images)

Marc Márquez volvió a sonreír tras una carrera de MotoGP en el Gran Premio de Aragón del pasado fin de semana al lograr un nuevo podio. El piloto español lleva un año muy complicado en medio de su recuperación y las alegrías que suma esta temporada son muchas menos de a las que nos tenía acostumbrados el ocho veces campeón del mundo. Las buenas sensaciones, pero, tienen algo en común: el sentido antihorario.

Al de Cervera siempre se le ha dado muy bien los circuitos donde predominan las curvas hacia la izquierda. Sus números son monstruosos. En Sachsenring, donde se disputa el GP de Alemania, ha ganado 10 veces y de forma consecutiva. Todas las ediciones desde 2010. No hay circuito en el calendario que tenga tantas curvas a izquierda como este. Pero es que hay más trazados donde ha sido prácticamente imbatible. En Austin, que se corre desde 2013, ha sido el vencedor en todas sus ediciones exceptuando una, la de 2014, que se cayó yendo líder. Otro trazado predilecto para el catalán es Aragón, donde se disputó la última carrera. En MotoGP ha ganado 5 de las 8 carreras que ha disputado en Motorland y solo en dos se ha bajado del podio.

Por lo tanto, es más que obvio que Marc tiene un sexto sentido para trazados de esta tipología. Pero es que durante esta temporada ha quedado mucho más reflejado debido a su evolución en el brazo. Fijémonos en un sus números de la campaña. Perdiéndose la doble cita de Qatar, Márquez suma 11 GPs. Pues bien, en cinco de ellos se ha ido al suelo si solo contamos las caídas del domingo. 5 de 11 son muchas para un piloto que, en su última temporada completa, en 2019, se cayó una sola vez y el resto de la temporada fue primero o segundo.

Esto es sinónimo de que por mucho que quiera a día de hoy Márquez sigue teniendo una limitación importante. Y ya no solo por su húmero derecho. La Honda tampoco está pasando por su mejor momento. Pero hay que recalcar que, de estas cinco caídas, hasta cuatro son en curvas de derechas. Es ahí donde se demanda más esfuerzo en el brazo afectado. Se cayó en Le Mans, Mugello, Catalunya, Austria y Silverstone. En todas estas se cayó tumbándose hacia la derecha exceptuando su cero en Barcelona, que se cayó en la curva más lenta del trazado y esa es de izquierdas.

La confianza de Marc no es ni por asomo la misma que en otras temporadas. Es lo más obvio y lo más lógico tras estar casi un año parado pasando por quirófano tres veces. Pero, en cambio, cuando el circuito es antihorario la cosa cambia. Ya es un Marc mucho más reconocible y que nos asombra como siempre. En Sachsenring victoria y en Aragón podio a décimas del triunfo. Hay que contar con él para Austin sin dudarlo. Pero le queda la espina del giro a la derecha para poder estar al 100% en otros circuitos. Los números así también lo reflejan. El mejor puesto que ha cosechado son dos 7º puestos.

Esto clarifica que un Márquez con confianza y que no tenga que exprimir su brazo al máximo está para ganar. Si el año que viene sus problemas físicos ya están en mucho mejor estado -habrá tenido mucho más tiempo para reposar que un simple fin de semana- y pueda entrar a las curvas de derecha igual que a las de izquierda habrá que contar con él. Seriamos unos insensatos si lo diéramos por muertos.

Vídeo | Sebastian Vettel ofrece una lección de lo que debería ser un deportista en la derrota

Otras historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.