Lo que Marc Márquez debe aprender de Valentino Rossi para volver a la cima

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Marc Márquez se encuentra ante una situación muy parecida a la que vivió Valentino Rossi en 2008
Marc Márquez se encuentra ante una situación muy parecida a la que vivió Valentino Rossi en 2008 (Photo by Jose Breton/Pics Action/NurPhoto via Getty Images)

Las carreras de Valentino Rossi y Marc Márquez han sido siempre comparadas desde que el español llegó a MotoGP y empezó a arrasar, tal y como hizo el italiano en la década anterior. Su relación pasó de una amistad divertida a una rivalidad muy tensa que acabó con un respeto mutuo por lo que ambos han conseguido. Sus números siempre se ponen frente a frente para defender quién ha sido el mejor de la historia, pero lo cierto es que hay parecidos más allá de las meras estadísticas. Uno de ellos es la situación en la que se encuentra a día de hoy Márquez, que buscará ganar el título dos años después. Nunca ha estado tanto tiempo sin ser campeón compitiendo entre los mejores del mundo.

Estar dos años en blanco es algo que Valentino supo gestionar después de demostrar ser el mejor con diferencia y esta es la lección que debe aprender Marc del nueve veces campeón del mundo para volver a lo más alto. Rossi en 2006 y 2007 se quedó sin título después de cosechar cinco campeonatos seguidos en la categoría reina y la fatídica caída de Jerez 2020 impidió a Márquez seguir con su racha de cuatro coronas. Ambos, uno por lesión y el otro por falta de regularidad, han vivido años duros donde veían como la jóvenes promesas se abrían camino cuando todo el mundo los daba por intocables.

En 2007, a bordo de la Ducati, irrumpió Casey Stoner asombrando a todo el paddock con una facilidad para reventar los cronos pasmosa. Eso sorprendió a Valentino que para volver a ganar en 2008 tuvo que volver a entrenarse como si de su primera temporada se trataba. Se dio cuenta de que lo que hacía antes ya no servía. Además, junto con Stoner llegó Lorenzo, otro hueso duro de roer. Una vez dejas de ganar es muy complicado volver a la cima y que por primera vez las quinielas no te dejen como favorito no debe ser nada fácil. Rossi supo sobreponerse a esta situación y volvió a proclamar a los cuatro vientos ‘aquí estoy yo’. Fueron batallas épicas con los recién llegados como Laguna Seca 2008 o Catalunya 2009. El esfuerzo valió la pena y el rey recuperó lo que era suyo. Agigantó su mito.

Hasta hace nada el rey de MotoGP era Marc Márquez. Nadie podía toserle. Prueba de ello fue su espectacular 2019, donde siempre terminó 1º o 2º exceptuando una carrera. Pero con la lesión el hombro vio como le arrebataron el trono sin poder ni siquiera defenderse. En 2021 tampoco pudo pelear en igualdad de condiciones porque empezó aun recuperándose del calvario del año anterior. Además, le ocurre lo mismo que le pasó a Valentino: el talento joven que ha llegado promete dar guerra, y mucha. Prueba de ello es el campeonato de Fabio Quartararo. El francés ha cosechado su primer título a base de regularidad con una Yamaha que tampoco era un cohete. La verdad es que está preparado para marcar época, igual que lo estaba Stoner en 2008, pero el italiano lo impidió. Veremos si puede Marc.

Para darle más inri al asunto en este paralelismo, está la edad con la que llega Marc Márquez a este nuevo reto. Este febrero cumple 29 años, los mismos con los que Valentino logró recuperar el trono. Ya no es una edad tan prematura y tampoco hay tan margen de maniobra para conseguir más títulos. Para poner un ejemplo, Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo se retiraron con 33 y 32 años, respectivamente. Todo depende de lo que quiera y pueda aguantar Márquez, pero llegar a la decena de títulos, algo que Rossi nunca ha podido hacer a pesar de sus múltiples intentos, no parece tan probable como creíamos en su momento.

Algo que diferencia la situación de Márquez con la de Rossi es que el catalán llega mermado físicamente. La diplopía va mejorando poco a poco pero no llega en las mejores de las condiciones. Il Dottore empezó su reconquista en plenitud de condiciones. Pero el de Cervera cuenta con una ventaja también y es que ya sabe lo que es desquiciar a su nuevo gran rival. En 2019 batió en cada uno de los duelos que tuvo contra Quartararo hasta tal punto de ver imágenes de desesperación del francés, como las vistas en la recta de meta de Buriram. Pero ahora Fabio es mucho más maduro y comete muchos menos errores, así que un duelo al límite entre ambos está lleno de incógnitas.

En definitiva, aunque a muchos no les guste, Marc Márquez y Valentino Rossi siguen viviendo grandes paralelismos en sus legendarias carreras. Esto provoca eternos debates y disputas para defender los intereses de cada uno, pero también da pie a un aprendizaje que puede ser muy útil. Que Marc eche un vistazo a cómo actuó Valentino en esa época de sequía puede traer muchas más ventajas que inconvenientes. Que estén obsesionados entre ellos también da sus frutos.

Vídeo | El gol de la semana

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.