La Maquina sigue sin arrancar

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·1  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 30 (EL UNIVERSAL).- Cruz Azul no se encarrila, pierde gas, la marcha y puntos.

El empate a un gol contra Pachuca provoca preocupación en el equipo de Juan Reynoso, que ve cómo se alejan los punteros y, lo peor, su futbol no mejora.

Los Tuzos fueron mejores que los cementeros en los momentos clave. Tres goles les invalidaron, uno quizá debió valer. Se ganó el mérito de llevarse el punto, pero las circunstancias jugaron en contra. Y Cruz Azul está lejos de lo que lo hizo campeón.

Desbordó Nico Ibáñez, centró y la pelota llegó hasta el corazón del área, donde Roberto Alvarado y Yoshimar Yotún no se hablaron, provocando el autogol (23’).

El tanto no despertó a La Máquina; aunque Pachuca reculó, no hubo dominio ni llegadas.

En la prórroga de la primera mitad, se marcó un penalti sobre Jonathan Rodríguez, que fue echado para atrás, al ser revisado por el VAR.

Fue hasta la segunda parte que Cruz Azul se comportó un poco más como campeón. La pelota se paseaba por el área de Ustari hasta que la encontró Santiago Giménez, quien rompió la red con un cañonazo y empató el juego (58’), pero no más.

El campeón decepcionó.

Un empate más, 10 puntos en su cosecha, muy poco para la prosapia, y aunque hay ausencias y lesiones, esto ya no puede ser pretexto. Pachuca llegó a siete unidades, mereció mejor suerte.

* LOS DIRECTORES TÉCNICOS

A Juan Reynoso empieza a terminársele el tiempo para reaccionar. Paulo Pezzolano merecía más que el punto obtenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.