"Manny" Barreda se estrenó con un triunfo en su presentación

·1  min de lectura

Sebastián García

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 13 (EL UNIVERSAL).- Fueron casi 14 años los que Manny Barreda luchó, aguantó y sufrió para llegar a Grandes Ligas. Un tiempo que se convirtió en un sube y baja de emociones para el lanzador de padres mexicanos, pero nacido en Prescott, Arizona.

De perfecto castellano y con increíbles números en el beisbol de México, "Mannyday" vio cumplido su sueño el pasado miércoles en la sorpresiva victoria de los Orioles sobre Kansas City. Pero no sólo fue el debut en la "Gran Carpa", el tricolor se adjudicó el triunfo con una labor de una entrada en la que enfrentó a tres bateadores.

"No perdí el enfoque de estar aquí. Agradecido de estar aquí, viviendo el día a día. Sé que mi tiempo está un poco contado, pero agradecido. No pensé en aspirar a una victoria, lo único que pensaba era en tirar strikes, entrar a la zona", comparte.

Hubo días en que pensó abandonar ese sueño y volver al beisbol mexicano, con los Toros de Tijuana; sin embargo, tenía dos grandes motivaciones: Ser ejemplo de perseverancia para todos los mexicanos y demostrarle a su hija que se puede. "Mi familia nunca se da por vencida y siempre me respaldaron... Tengo a Sofía, mi hija, y pensaba en decirle ‘lo logré, lo hice con perseverancia’. Además, demostrar que la nación mexicana tiene con qué y que las cosas no vienen solas".

Barreda sabe que su tiempo es corto, pero también valora la oportunidad, porque era la última que esperaría para Grandes Ligas. "No me siento como una historia de Cenicienta, lo veo de otra manera, son experiencias que nunca voy a olvidar", finalizó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.