Mallorca repite con Aguirre en el banquillo y Muriqi en el ataque

·3  min de lectura

Palma, 8 ago (EFE).- El Mallorca afrontará su segunda temporada consecutiva en LaLiga Santander, con el técnico mexicano Javier Aguirre de nuevo en el banquillo tras salvar al equipo y el delantero kosovar Vedat Muriqi, ídolo de la afición, comandando el ataque.

Ambos son el santo y seña de un equipo que mantendrá el grueso de la plantilla y con las únicas novedades, por ahora, del guardameta serbio Pedrag Rajkovic (Stade Reims) y el central andaluz José Copete (Ponferradina), a falta de concretar altas y bajas en los próximos días.

Aguirre y Muriqi llegaron al club balear en el tramo decisivo del pasado campeonato y ambos, también, fueron determinantes en la dura batalla por evitar el descenso, que no se consiguió hasta el último partido con la victoria (0-2) ante Osasuna en El Sadar.

El "Vasco", sustituto de Luis García Plaza en el pasado mes de marzo, tenía firmada su continuidad si el equipo seguía en Primera; el "Pirata" jugó en calidad de cedido por la Lazio y el Mallorca tuvo que hacer un gran esfuerzo económico -unos diez millones de euros- para tenerle en propiedad hasta 2026.

Los cinco goles y las tres asistencia de Muriqi desde que llegó a la isla en el mercado de invierno, fueron argumentos de peso para afrontar la inversión. Pero sobre todo, lo que más pesó en el ánimo de la directiva para asegurarse la continuidad del goleador fue su lucha, entrega, sacrificio y capacidad para abrir espacios en las defensas rivales haciendo valer sus 1.94 metros de estatura.

El Mallorca de Aguirre ha reajustado sus líneas para presentar batalla ante los "grandes" del fútbol español. Ejecutó la cláusula para quedarse en propiedad con el lateral derecho Pablo Maffeo (Stuttgart) y renovó al francés Clément Grenier y al argentino Rodrigo Battaglia.

Se marcharon el meta Manolo Reina (Málaga), Salva Sevilla (Alavés), el lateral Joan Sastre (PAOK Salónica), Take Kubo (Real Sociedad), Fer Niño (Villarreal) y Brian Oliván (Espanyol).

El Mallorca se guarda también un as en la manga con su estadio. Esta temporada se inaugurará la nueva Grada Sol -primera parte del proyecto global de reforma-, que recortará unos 8,5 metros la distancia que separa a los espectadores del campo. De esta manera, unos 6.556 aficionados animarán a su equipo casi pegados a la línea de banda desde esa zona del estadio tras la eliminación de la pista de atletismo.

Los equipos visitantes sentirán más la presión de los hinchas locales, que esta temporada han apoyado al club batiendo los registros de renovaciones de abonos y nuevas altas, pese al alza de los precios en todas las localidades. La pretemporada ilusionante que está realizando el equipo de Aguirre también ha influido en el elevado ritmo de venta de los abonos.

Se mantiene invicto, a la espera del amistoso ante la UD Ibiza, y solo ha encajado un gol tras las victorias ante el Wieczysta Krakow polaco (3-0), Génova italiano (1-0), Sporting de Gijón (1-0), y los empates ante la selección de Catar (0-0) y el Nápoles (1-1). El Mallorca debutará en LaLiga el 15 de agosto ante el Athletic Club en el estadio San Mamés.

(c) Agencia EFE